El vínculo entre el cerebro y el aprendizaje musical

Una investigación de la Universidad Concordia en Canadá ha descubierto que existe en el cerebro una región que predice las capacidades musicales de una persona, independientemente de que esta persona sea o no aficionada o profesional de la música.

Esta investigación revela que el tamaño y las propiedades estructurales del fascículo arqueado , la ruta neuronal que conecta las áreas motora y auditiva del cerebro, en el hemisferio cerebral derecho, son factores predictivos de la capacidad musical.

“Descubrimos que cuanto más denso es el fascículo arqueado del hemisferio derecho (y sólo el del derecho), mejor se desenvuelve esa persona en la ejecución de las tareas musicales”, explica Lucía Vaquero, una de las autoras de esta investigación. Añade que la mayor parte de los estudios realizados hasta ahora sobre las capacidades musicales de las personas se ha centrado en músicos, mientras que esta nueva investigación ha contado con personas con y sin experiencia musical.

Además, “utilizamos un programa informático para diseccionar virtualmente los datos de las neuroimágenes, lo que nos permitió adaptar la disección a las diferencias anatómicas de cada sujeto”, precisa Vaquero.

Un método novedoso

El estudio se desarrolló en Barcelona, donde Vaquero reunió a 44 adultos no músicos, a los que sometió a un examen por  imagen por resonancia magnética (IRM). Este examen le permitió reunir datos de neuroimagen sobre cada participante.

A continuación los participantes fueron sometidos a un test de sincronización del ritmo con instrumentos de percusión de madera, y luego ejecutaron un aprendizaje melódico sobre un teclado. De esta forma descubrieron el vínculo entre el aprendizaje musical y la organización estructural y volumen del fascículo arqueado.

Lucia Vaquero: "We found that certain features of the brain actually predict your ability to learn."  Photo: © Concordia University, photo by Lisa Graves
Lucia Vaquero: Hemos descubierto que ciertas estructuras del cerebro actualmente predicen la capacidad para aprender

Música y lenguaje
“Aislamos las diferentes partes del fascículo arqueado y distinguimos su relación son el aprendizaje musical”, añade Vaquero. “Más precisamente, pudimos predecir el aprendizaje del ritmo a partir del volumen del segmento anterior del fascículo arqueado derecho, al mismo tiempo que relacionamos también el aprendizaje de una melodía con la organización microestructural del lado derecho del fascículo arqueado”.

“El fascículo arqueado es importante no sólo en la medida en que relaciona las áreas motrices y auditivas del cerebro, sino también por el papel que desempeña en el lenguaje y las tareas relacionadas, como el aprendizaje de un idioma, donde es necesario relacionar las informaciones auditivas”, explica por su parte Virginia Penhune, otra autora de esta investigación.

Y concluye: “es importante conocer mejor los mecanismos subyacentes entre estos vínculos para comprender mejor cómo funciona el cerebro”. El descubrimiento es valioso no sólo para descubrir potencialidades musicales: “cuanto más aprendamos sobre la plasticidad cerebral, mejores resultados podremos obtener también en materia de readaptación de las víctimas de un ictus cerebral (AVC)”.

El impacto del ambiente
Es importante subrayar que estas investigaciones no condicionan las habilidades cognitivas a factores meramente biológicos. A la luz de las propuestas de la epigenética, las relaciones que aquí se presentan nos permiten entender que así como hay personas que pueden aprender música con mayor facilidad porque presentan estructuras específicas en el fascículo arqueado, también se puede concluir que aquellas personas que se enfrenten a la práctica y el aprendizaje musical, aunque sea como aficionados, impactaran en el desarrollo de esas áreas del cerebro.
Es por eso que la música, como otras artes, son fundamentales a lo largo de desarrollo humano y sobre todo en las etapas tempranas de vida (pero no exclusivamente, ya que hoy en día sabemos que el cerebro no deja de modificarse y crear nuevas conexiones en la etapa adulta). Alentar a las niñas y los niños en el ejercicio de la música es una apuesta importante para mejorar sus habilidades lingüísticas, independientemente del camino profesional que elijan eventualmente.

Con información de Neuroimage, Universidad de Concordia y Agencia T21 | Selección, edición y comentarios del Colectivo Alterius.


Vídeo Recomendado

Previo

No al racismo y xenofobia ¡Todos somos migrantes! Carta abierta a Enrique Peña Nieto

Siguiente

La penosa manera en que la prensa mexicana cubrió la represión a la Caravana Migrante

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *