Los olvidados del terremoto: El Colector 13

Todas las fotos: Annick Donkers

Hace 4-5 años se creó la Asociación Civil Derechos del Colector 13, una asociación que lucha para dignificar a las familias del Colector 13. El Colector 13 está situado en la calle con el mismo nombre, afuera del metro Lindavista en un terreno del IMSS. Después del terremoto del 1985 unas 300 familias fueron reubicadas dentro lo que era un albergue temporal, con casas provisionales de 6×3 metros cuadrados, con baños, regaderas y cocina comunitaria. Casi 33 años y 4 generaciones después, todavía viven unas 200 familias en el terreno, unas 50 originarias del sismo de 85 y otras que llegaron después de otros desastres naturales.

Ubicación del Colector 13 afuera del metro Lindavista.
Entrada del Colector 13. En la entrada se encuentra un altar de la Santa Muerte.

Vista general del campamento Colector 13:


LOS TESTIMONIOS

Alfredo Villegas
Presidente de la Asociación Civil Derechos del Colector 13 y habitante

Alfredo es el representante oficial del campamento. Los habitantes del Colector 13 seleccionaron a Alfredo en una junta. De todas las propuestas de los candidatos, fue él quien ganó. Ahora es una persona preparada quién lucha para los derechos de sus compañeros.

Alfredo en la sala de reunión

Yo me gradué como licenciado en derechos y ahora estoy terminando mi maestría en derecho penal. Ahora soy presidente de la Asociación Civil Derechos del Colector 13 ya constituida desde hace 4-5 años más o menos. Estamos en la lucha de dignificar a las familias del Colector 13.

Después del sismo del 85 destruyen completamente los inmuebles donde vivíamos para reedificar departamentos. Pero no analizaron y pensaron bien las dimensiones porque construyeron para 18 o 20 familias, nada más, y éramos 40 familias damnificadas. Y las otras se fueron rechazando. Y eso ha sido el gran problema.

En el 2008 salió un proyecto aquí en el Insurgentes Norte, afuera del metro Potrero, pero desgraciadamente empieza a ver el clientelismo de ciertos partidos políticos, que el único que hacen es, su tu eres del PRD o de X partido pues recibes y si no pues no, y pues empieza el castigo hacia el ciudadano, haciendo lo político en lugar de un derecho humano.

Al principio cuando llegamos y yo tenía 3-4 anos, no lo ves con problema, la magnitud del problema no te pasa por la mente. Cuando llegas a la adolescencia a lo mejor igual, la rebeldía tampoco no te hace madurar, pero cuando empiezas entrar a una edad más madura, es cuando analizas y dices bueno, se me fue el tiempo , ¿qué está pasando?, ¿por qué no se resuelve esto? Es cuando entramos a investigar y vemos que el gobierno ha dado, aquí en el campamento 3 proyectos de viviendas, y de estos 3 proyectos solamente ha salido la gente que se afilia a un partido político, y pues me pregunto “¿tenemos que ser de un partido político para que nos dan?”.

Este terreno está en unos millones de pesos, pues el gobierno quiere quedarse con el predio, porque les conviene más poner un centro comercial, como que ya hay varios aquí, en lugar de poner viviendas. Las viviendas no les va a dar nada, más que recuperar lo que inviertes. En cambio, con un centro comercial se gana miles y miles de pesos. Pues es triste, pero creo que para los gobiernos actuales los transnacionales son más importantes que los ciudadanos.

Muchos nos preguntan por qué nos quedamos, pero ¿a dónde vamos?

Tenemos que aportar dinero, de esto no estamos en desacuerdo, no dejar toda la responsabilidad al gobierno. Busquemos predios, dimos opciones para los predios en donde ellos pusieron la mitad y nosotros la otra mitad. Pero ellos no quisieron.

El salir a rentar es muy complicado porque yo prefería, y a todos, pagar por un patrimonio futuro en lugar de pagar por vivir en algo que no va ser tuyo. Es como vivir igual, nunca vas a aspirar.

Hicimos también la propuesta para construir aquí pero tampoco nos dejaron. Más bien, vino la delegación, hizo un recorrido e impidieron que hicimos algo, si no iban a venir con fuerza pública, y nos iban a sacar. Pues no te dejan hacer, pero tampoco hacen, eso es la incongruencia.

Pues dicen puedes ir a los estados, pero no es tan fácil porque no quieres empezar tu vida de nuevo, el trabajo ya lo tienes aquí, y tienes que trasladarte hacia el estado, y gastar en pasajes, arriesgar la inseguridad que hay en los estados, y si los salarios son bajos pues no te sobra nada.

Convenio que se firmó en el 2002, firmado por Andrés Manuel López Obrador. La meta del convenio era para resolver la situación del campamento. AMLO vino al campamento y se comprometió, pero el problema es cuando él se va y entra la nueva administración. Ahora que él va ser presidente de México, los habitantes tienen otra vez esperanza que les va a ayudar.
Certificado de trabajo para el IMSS. La persona trabaja 7/7. Algunas personas trabajan en el hospital cerca, en limpieza. Empiezan a las 6am y trabajan 2 shifts. Una quincena les da 1500 pesos.
Documento de adquisición y/o enajenación de inmuebles.

En las reuniones que tengo con los vecinos les pongo una foto del campamento, y cuando lo ves es deprimente, pero nosotros no lo habíamos visto de esta forma, porque nos enfocábamos en nuestra vida, nada más en nuestro pequeño espacio de 3×6 metros cuadrados. En las reuniones les muestro la cruda realidad, que es que vivimos entre drogadicción, alcoholismo, delincuencia. El porcentaje es mínimo, hemos disminuido la delincuencia y la drogadicción.

Lo hicimos a través de reuniones con las familias, hacer reuniones con los propios niños, festejarles el día del niño, organizarles torneos de futbol, organizarles cosas y actividades que les distraigan de este mal, invertimos, sabemos que no teníamos mucho dinero, pero invertimos con mucho gusto.

Niños en el Colector 13

Interior de casa en el Colector 13

Jeanete Isabel Morales Vázquez, habitante

Yo llegué aquí a los 9 años, venimos de la colonia Nuevo Vallejo.

Un día llegaron los de la delegación porque no existía en ese entonces protección civil, y no nos dejaron entrar al edificio. Dijeron que estaba inhabitable y que nos iban a llevar a un albergue por 15 días, en los que nos mandaban a nuestra vivienda, nos iban a dar nuestro espacio en 15 días, y se convirtió en 15 años dobles y más porque ya cumplimos 32 años aquí.

Dinero si lo hubo, pero no para nosotros. Aquel entonces éramos muy pequeños, mi madre falleció aquí esperando el proyecto de vivienda.

Jeanette Isabel Morelos Vázques en su casa.

Erika Hurtado Lara, habitante

Yo vivo aquí desde 25 años. Cuando venimos, la delegación nos mandó por acá, pero ya había módulos, prácticamente ya estaban las casitas. A ti te toca tal número, y así nos fueron a repartir. Aquí ya estaban las cocinas generales, los baños que eran para todos, regaderas, sanitarios, ahora con el tiempo, uno se va independizando, p.ej. ponen los baños, pero las regaderas siguen siendo generales para todos.

Por salud, mi mamá está con mi abuelita. Yo me quedé porque me separé y me vine por acá. Mi mamá sale en el convenio que hubo, pero nunca la entregaron el departamento. De hecho, hay personas que ni siquiera eran de aquí que están en los departamentos. Nuestra idea es seguir luchando para que nos den algo para nosotros, para tener un lugar digno.

Erika Hurtado con sus hijas en la casa.

Verónica Hernández Rosillo

Vivíamos en el centro de la ciudad, por el zócalo. Cuando fue lo del temblor, fueron muchas casas dañadas; empezaron a reubicarnos en algunos lugares. Y nos tocó aquí a nosotros. Yo en ese tiempo fui a la secundaria pues tuve 11-12 anos, pues llegamos aquí ya haciendo nuestra vida, ya crecimos, me casé con una persona que también vivía aquí. Pues nos separamos y él se fue a un lugar afuera y yo me quedé aquí con mi niña. Hicimos acá adentro un pequeño baño; nada más para nosotros, hay drenaje. Es algo necesario tener un baño. Hay baños afuera en algunos lugares y allí van algunas personas. Pero en la noche a mi si me da miedo, y más con mi hija para salir al baño pues no.

Verónica Hernández en su casa donde vive con su hija.

Verónica Morales Hernández

Vivimos en Tepito y por el temblor la mitad de la pared de la casa se cayó. Pues aquí venimos a reubicar. Vivo ahora aquí con mi esposo y mi perrito. Mi hija, vive en aquel lado allá, en un cuartito chiquito.

Nos habían dado un departamento aquí en Potrero, pero la señora Maruri dijo que faltaban unos papelitos y no nos quiso dar el departamento. Y nada mas era de entregar la llave y ya. Mi esposo metió en ese tiempo en el banco dinero; estaban preguntando por eso 5000 pesos, y ese dinero todavía está en el banco. Pues supuestamente faltaba un acta de nacimiento y papeles mío pero el titular era mi esposo y no era yo. Él tiene todos sus papeles en regla. Maruri (Imelda Socorro Maruri López, actualmente subdirectora de capacitación para el desarrollo de empresas sociales), no nos quiso dar el departamento. Ya no hemos hecho nada, ni pleito, ni nada. Pues ya nos quedamos aquí.

Verónica Morales Hernández vive con su esposo en esta casa.
Verónica me muestra cómo se baña en la casa.


Vídeo Recomendado

Previo

Los niños mexicanos regresan a clase, pero 10.1 millones lo harán en situación de marginación

Siguiente

ENTREVISTA: Alma Delia Murillo sobre 'El Niño que fuimos'

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *