El gobierno y la comunicación digital

#VueltayVuelta es una columna de Carlos Aguirre

___

La 4T se está dando en bits y megabytes; material de este artículo es plantear una reflexión sobre el uso de internet y redes sociales en un gobierno. En primer lugar, es importante establecer la reflexión general sobre que es obligación de transparencia y acceso a la información pública que un gobierno publique todas sus actividades en internet, desde reuniones de trabajo, sesiones, conferencias de prensa, mañaneras, etc. No debe haber retroceso ahí. Se deben usar las tecnologías para informar a la ciudadanía.
Por ejemplo, en el caso de los municipios, CIMTRA reportó en su evaluación de capitales que el 100% de municipios hace uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, incluyendo redes sociales para mantener informada a la población, el 35% transmite las sesiones de las comisiones edilicias y el 51% de las sesiones de cabildo. El camino hacia utilizar internet está andado, múltiples agencias y consultoras se dedican a eso, la producción en redes y en video cada vez es más espectacular para el gobierno: apps, lives, spots, pauta, copys y un largo etcétera. Aunque es una obligación de transparencia y de informar a la ciudadanía hay muchos matices que hacer.



Por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador utiliza sus cuentas personales para informar a la ciudadanía, en el caso de Youtube eso podría generar monetización si la cuenta se definiera así en un futuro (suponiendo que hoy no es así), sin embargo, el número de fans y seguidores hoy los está consiguiendo con recursos públicos; ergo, cuando AMLO no sea el presidente tendrá una cuenta con millones de seguidores ganados con recursos públicos para monetizarlos después como él decida; por ello es deseable que se use la cuenta institucional del Gobierno de la República como canal de comunicación del presidente; algo similar pasa en USA con Trump y la cuenta POTUS, Trump no dejó de usar su cuenta personal; aunque moralmente debieran de hacerlo.

En otro debate, los canales oficiales de Youtube en ocasiones tienen visualizaciones mínimas, considerando los 70 millones de usuarios de internet en México; por ejemplo la mañanera de ayer, tuvo 2 mil 600 visitas, o el video donde el Congreso recibe el informe de parte de Olga Sánchez tiene menos de 500 visitas; en el caso de Jalisco, el canal del Congreso tiene videos con menos de 10 visualizaciones o en municipios del país, sesiones de cabildo con cero visualizaciones: nos falta cultura política para consumir este contenido, pero es necesario que la austeridad y racionalidad en ese ámbito sea obligatoria; se convierten en los videos más caros del mundo.

Por último, sobre las apps de gobierno, Reporte Índigo presentó un informe donde se afirma que la app de la CFE costó más de 56 millones de pesos y ha sido descargada por 1.5 millones de mexicanos, la app de la SEDENA costó 15 millones de pesos con menos de 150 mil descargas o a del INDAABIN que costó 4 millones de pesos con 360 descargas.
Es fundamental que los gobiernos y la clase política utilice el internet para informar e interactuar con la ciudadanía, pero debemos poner atención a los matices, a los cómos y a hacer más eficientes las estrategias de comunicación para no caer en paradojas de la comunicación digital.

Producto de otro artículo será la investigación sobre el uso de los medios de comunicación digitales para posicionar tendencias en favor del presidente y atacar a la oposición.

_____

_____

Previo

Los mexicanos no están a favor de las corridas de toros, revela sondeo

Siguiente

¿Por qué se consume tanto la comida chatarra en México?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *