Música: La armonía del universo, en el 150 aniversario del Conservatorio Nacional de Música

Las celebraciones del 150 aniversario del Conservatorio Nacional de Música (CNM) del Instituto Nacional de Bellas Artes concluirán con el magno programa titulado Música: La armonía del universo, en el cual participarán alrededor de 150 artistas, desde jóvenes alumnos hasta destacados maestros de dicha institución. El concierto se presentará en cinco diferentes recintos de la Ciudad de México.

El lunes 14 de noviembre a las 18 hrs. en el Auditorio de la Biblioteca Vasconcelos. El miércoles 16 a las 14 hrs. en el vestíbulo del propio Conservatorio. El domingo 20 a las 17 hrs. en el Museo de Sitio del Ex Convento de Culhuacán; el miércoles 23 a las 18 hrs. en el Museo de Arte de la SHCP-Antiguo Palacio del Arzobispado, y el miércoles 30 de noviembre a las 18 hrs. en el Museo Nacional de Historia-Alcázar del Castillo de Chapultepec. Todos los conciertos serán con entrada libre.

El programa comprenderá dos importantes obras del repertorio nacional e internacional: Misa a 4 en sol mayor, de Ignacio de Jerusalem y Stella; y la Oda para el día de Santa Cecilia HWN 76, de Georg Friedrich Händel, bajo la dirección de Julio Briseño, destacado maestro del CNM y uno de los trombonistas más prestigiados del mundo.



Julio Briseño, explicó la importancia de estas dos obras para el repertorio nacional e internacional:

Misa a 4 en sol mayor, del compositor italiano del siglo XVIII Ignacio de Jerusalem y Stella que vivió en México, es una obra que los maestros Manuel Rosillo y Lidia Guerberof encontraron en los archivos de la Basílica de Guadalupe hace pocos años. Se trata de una obra escrita para niños que después de casi 250 años se volverá a interpretar.

Por su parte, la Oda para el día de Santa Cecilia HWV 76, del compositor alemán Georg Friedrich Händel fue compuesta en 1739 para celebrar el día de los músicos el 22 de noviembre.

“Está basada en el poema homónimo del poeta inglés John Dryden (1631-1700), escrito en 1687 cuyo tema principal es la teoría pitagórica de Harmonia Mundi, en donde la música es una fuerza central en la creación de la Tierra. Es la cúspide de la colaboración entre la literatura y la música”, comentó Briseño.

Al respecto de la importancia del Conservatorio Nacional de Música el maestro Briseño señaló: “pocas instituciones pueden presumir tener un siglo y medio de historia y aporta a la nación en todo ese tiempo los músicos más importantes en casi todos los géneros, desde el clásico hasta el rock”.

Música: la armonía del universo, será un concierto que usted podrá disfrutar al amparo del último mes del año 2016, un año convulso y frenético, en el cual algunos grandes músicos nos han abandonado.

_____

_____

Previo

Los cartones de Naranjo 

Siguiente

Recital poético de Raúl Zurita en el festival Di/Verso de la Ciudad de México

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *