En Nueva Zelanda, su primer ministra ha dado a luz y descansará por seis semanas

Jacinda Ardem es la primer ministra de Nueva Zelanda y también es la primer mujer del mundo occidental que da a luz en funciones de gobernante de un país. Con anterioridad, la presidenta de Pakistán (Benazir Bhutto) tuvo su segundo hijo en 1990, mientras estuvo en funciones.

Trasciende que Ardem, de 37 años, tomará seis semanas fuera de la oficina (por decirlo de algún modo) de las 18 que dicta la ley en Nueva Zelanda por maternidad. El cargo ejecutivo durante este período quedará en manos del viceprimer ministro Winston Peters.

Leemos un remate genial en El País:

Arden, que fue elegida en octubre es la ministra más joven del país desde 1856. Al anunciar su maternidad bromeó asegurando que no era “la primera mujer en hacer varias cosas a la vez”.

**

En el blog especializado ‘El Nido’ de El Diario, mencionan que Clarke Gayford también estará en casa durante la crianza junto a Ardem en las seis primeras semanas. Todo esto es un símbolo poderoso acerca de las mujeres en el poder, ya que en sociedades como la mexicana hasta en posiciones empresariales suele ser visto con resquemor el tema de contratar a una ejecutiva en edad fértil.

En el mismo artículo de ‘El Nido’, leemos que la noticia de Ardem es muy relevante debido a que los puestos de gobierno suelen tener una visibilidad ligada al sexo masculino, o bien damas de hierro como Angela Merkel o Margaret Tatcher. La psicóloga Teresa Jurado, experta en políticas sociales, comenta al medio sobre lo injusto del doble rasero que tiene sometida a las mujeres con preguntas como y ella cómo lo hará al saber que son líderes y madres al mismo tiempo.

El que estos ejemplos, apenas dos gobernantes en 28 años, fueran más comunes de maneras locales o regionales ayudarán a normalizar la idea de que una mujer puede estar en el poder y al mismo tiempo, tener una familia a plenitud.

Como dice el tuit de Fondo Semillas: más sociedades así.

Previo

Los cirujanos vistos bajo el prisma de la primatología

Siguiente

Los viajes entre letras y mundos de Sergio Pitol en una exposición nostálgica