La violencia de un ‘hombre sensible’: Tenemos que hablar de la masculinidad tóxica de John Ackerman contra Sabina Berman

En días recientes, fue exhibido en redes sociales el desacuerdo  hasta entonces semiprivado (porque se reflejaba al final en la señal de Canal Once, una parte mínima) entre los titulares de John y Sabina. Dicha emisión es un programa de entrevistas y comentario político-social dentro de la televisora dependiente del Instituto Político Nacional.

En tiempos más felices durante la relación entre ambos, así era el programa:


Bueno tan feliz como puede ser una normalidad, tan violenta como puede ser el silencio, ante abusos pequeños por un hombre “sensible” (más de ese adjetivo en unos párrafos).

El académico y ex colaborador de Proceso, John Ackerman, volvió la turbio lo que debió ser una colaboración cordial ya que después de todo él mismo afirma haber invitado a la dramaturga Sabina Berman a conducir con él.

Berman, tenía una experiencia relevante ante las cámaras al haber conducido por años un espacio en Azteca 13. Incluso, había llevado una “amistad” en pantalla relativamente exitosa junto a la periodista Katia D’Artigues en Shalala, aunque al final Berman fue quien acabó como la titular absoluta. Yo era fan. ¿Cómo olvidar a Marcelo Ebrard simulando llegar en una bici a la sala de ambas?

Si la memoria no te llega a tanto, algún alma piadosa se ocupó de subir bastantes programas completos a YouTube. Como este con el actual presidente:

_____

_____

John Ackerman, además ser esposo de Irma Eréndira Sandoval, tiene toda una trayectoria académica como profesor en la UNAM aunque algunos han lanzado peticiones para destituirlo.

Alguna vez (2016) produje una entrevista en vídeo que tuvo mi director editorial en La Jornada Aguascalientes con él. Ackerman venía a dar conferencia en la Autónoma de Aguascalientes y lo acuerpaba una fundadora local de Morena, que fue desplazada cuando en 2018 algunos ex priístas tomaron el partido.

Durante la pequeña charla previa, Ackerman de manera altanera dejó claro que a él le gustaba (¿será?) La Jornada capitalina pero que tenía sus reservas respecto a las ediciones locales. No tengo idea por qué pensó que sería buena manera de abrir el diálogo y poner el ánimo en alto, pero se grabó el clip sin mayor problema a pesar de su peculiar introducción.

Sin embargo, su faceta más conocida ni siquiera es la del profesorado, conferencista, o pareja de una ilustre funcionaria de primer nivel y aliada del presidente López Obrador. La estrellita se la lleva por su su rol como porrista de la denominada 4T por medio de los diferentes foros en los que le dan espacio.

Incluso, John y Sabina difiere de Shalala en una cuestión de agenda (la cuál nos enteramos este fin de semana que ha sido acaparada por intereses de Ackerman) ya que basta con ver el registro en redes sociales o YouTube para comprender que la señal del Once, otra hora más, se usa para dar tiempo aire a más porristas de la actual administración.

Por ejemplo, el legislador ex-perredista y que llegó al Congreso de la mano del PES, Gerardo Fernández Noroña:

Beatriz Gutiérrez, investigadora mexicana:

El científico López-Gatell:

Luisa María Alcalde, que más allá de lazos familiares, ha sido la rara funcionaria en el sexenio que no da dolores de cabeza al jefe del Ejecutivo:

Y, no todo ha sido servidores públicos, ya que también han ido personalidades de los medios (curiosamente, afines al presidente).

Hasta ahí negocios como siempre, con una -declarada- molestia de Sabina Berman en una pareja dispareja con Ackerman. ¿Eso hace buena televisión? Depende de los gustos de cada quién, al menos no han sido cancelados.

La gota que derramó el vaso, en el universo Ackerman y en fines totalmente entendibles para Berman, fue este intercambio:

John Ackerman responde a una cuenta que sigue 3 mil usuarios y tiene 3 mil seguidores (que además tiene #RedAMLOVE en su nick). El cuestionamiento era un insulto velado a Berman, y su colega Denise Dresser, pero aún así el académico tuvo tiempo y creyó prudente contestarlo.

Dicho tuit, citaba un vídeo de Revolución 3.0 (medio de Epigmenio Ibarra que también es porrista de la 4T) que cortó de manera mañosa un clip del espacio que han formado Sabina Berman, Carmen Aristegui y Denise Dresser.

La validación de su compañero de programa a un troll, no pasó desapercibida para Berman, quien contestó en un extenso hilo. Recuperamos algunos tuits:

La siguiente parte es importante ya que se revela que los invitados (los porristas de la 4T) eran decididos por Ackerman:

¡Paréntesis! ¿Y el dicho clip que citó el troll #RedAMLOVE para incordiar a Ackerman? Resulta que estaba editado, y el profesor aún así lo validó  y amplificó

(Por supuesto, hubo más violencia machista de trolls en Twitter luego de dicha aclaración)

El tuit original de Ackerman, de las 10 de la mañana el 8 de Noviembre, no fue donde paró todo. Ya que luego del hilo de la co-conductora (aunque el esposo de la titular de la SFP afirme alguna superioridad porque “la invitó”)y cientos de tuits de trolls misóginos, el profesor -luego de reflexionarlo 4 horas- decidió que era buena idea enviar una nueva embestida contra su compañera de programa.

Al menos la etiquetó.

Pero como saben todos los fans y personas que se acababan de enterar de la existencia de John y Sabina en el Once, el lunes tocaba programa. ¿Arreglarían sus diferencias como gente grande? ¿John sería el mejor hombre? ¿Un hombre sensible?

Todos en México, o al menos aquellos con antena y una tele HD en zona cobertura, pudimos observar lo siguiente:

Leemos en El Universal qué opinó el invitado del programa, Esteban Moctezuma, colega y compañero en el gabinete de la esposa de Ackerman:

Al terminar la respuesta de Moctezuma, la dramaturga tomó la palabra: “Señor secretario, tenemos un problema de paridad en este programa. John y yo somos coconductores, pero no tiene remedio. Ya ve usted que apenas ahorita me acaba de turnar la palabra. Aconséjeme usted, como secretario de Educación, ¿qué hacemos con este problema de machismo? Es un problema flagrante. ¿Qué hace una mujer como yo, respetuosa de los acuerdos, de los contratos, en una situación así? John, sencillamente, no me deja participar”. 

Ackerman, quien se mantuvo sonriente, escuchó la respuesta del secretario: “Creo que es muy importante que lo expreses, es el primer paso, Sabina. John es un hombre sensible, va a entender lo que estás diciendo. Y estoy seguro de que a partir de ahorita, en el programa, hará un esfuerzo adicional para que no sea esa disparidad que te molesta. Es un ejercicio que debemos de ver y cuando se está así, es más complicado tratar de suplir lo presencial con un poco más a distancia”.

Spoiler: No hubo tal esfuerzo. Y los rastros en redes sociales, donde el profesor fue tópico-tendencia (tal vez el momento más alto de fama en su vida), muestran nulo rastro de lo sucedido pero sí esa tendencia tuitera de decir algo sin decir nada.

Para empezar, compartió una liga a su sitio oficial con el episodio de John y Sabina, eligiendo una foto en el foro junto a Moctezuma en lugar de una captura de pantalla donde saliera Berman junto a ellos.

Eso sí, no hubo disculpa a su compañera, pero sí un post de esos que solo los aliados de cepa pueden echarse:

Para terminar, hay que compartir lo mejor que se escribió del tema. Fue en Verne por Almudena Barragán y bajo la categoría de ‘Machismo’, con el título Choque en el programa de ‘John y Sabina’: cómo se exhibe el machismo en televisión.

El artículo, además de recapitular el penoso comportamiento de Ackerman, tiene una opinión experta respecto a la violencia machista que ejerció. Dice así:

“Ignorar a las mujeres es una forma de violencia hacia ellas”, señala la socióloga Anmeris Chaparro. “Lo que vimos fue una forma progresiva de microviolencia que implica descalificar e ignorar a tu interlocutora, sin tomar en cuenta lo que dice, para acabar echándole la culpa a ella por no hablar. Es lo que se llama manipulación de la percepción.

Se genera la idea de que ambos parten de un piso parejo, pero aunque tenga el micrófono la mujer no es escuchada por su compañero, es ignorada. Cuando propone hablar sobre un tema importante de violencia de género en el país, no solo ella es violentada, sino que también se minimiza el tema que está proponiendo”, señala Chaparro. “Que el micrófono esté abierto es necesario, pero no suficiente para el ejercicio de la expresión”, remata.

La socióloga entrevistada por Barragán, también habla del pacto patriarcal ante la tibieza de la respuesta de Esteban Moctezuma.

El texto, imperdible, aquí.


Posdata

https://twitter.com/MaricruzMonteG/status/1325926702304800768/photo/1

 


Vídeo Recomendado



Previo

¡Rescatemos Radio Educación!

Siguiente

AMLO apuesta por desaparecer el Outsourcing

1 comentario

  1. Avatar
    Marcos
    13/11/2020 at 10:44 — Responder

    Ackerman es una mala imagen para su grupo de poder deben sacarlo. Sus palabras en contra de sus adversarios políticos solo son el reflejo de su mismo. Llama oportunistas a Lilly Téllez y a Sabina Berman. Hasta sus seguidores se sintieron avergonzados de tal cinismo.

Deja un comentario