El reporte que revela los abusos sexuales y amenazas de militares y policías a mujeres en México

El reporte “Mujeres con la frente en alto. Informe sobre la tortura sexual en México y la respuesta del Estado” del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez revela que nuestro país no solo es un territorio hostil para las mujeres por parte de los diversos tipos de agresores sino también desde el lado de las autoridades y agentes del orden que supuestamente tienen la misión de procurar su bienestar.

Además de las policías comunes (como estatales o municipales), el reporte también pone bajo la lupa abusos por parte de elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal, existiendo testimonios que van desde tocamientos hasta violaciones. ¿La razón? Detenciones que bajo amenazas o abusos graves pretenden que mujeres se declaren culpables de delitos que no ha cometido.

Leemos en La Jornada:

Araceli Olivos, integrante del Centro Prodh y quien dirigió la investigación, dio a conocer los hallazgos de la misma que asientan que en 27 de los 29 casos la violación sexual estuvo presente, en 16 casos se consumó la violación y en 12 de esos 16 fue de manera tumultuaria; en 11 casos Se realizaron amenazas de violación, en dos se dio el abuso frente a sus familias.

Además, en 28 de los 29 casos las mujeres sufrieron abuso sexual mediante tocamientos, actos similares o desnudez forzada; en siete casos fueron fotografiadas o videograbadas por los agresores, en diez casos se les golpeó o dio descargas eléctricas en sus genitales y senos, en uno hubo mutilación genital.

El reporte del Centro Prodh analiza de manera cualitativa los testimonios acerca de los abusos que sufrieron 29 mujeres entre el 2006 y 2015, trascendiendo que la gran mayoría (26) siguen encarceladas por delitos que no cometieron, mismos que por medio de amenazas o agresiones sexuales confesaron.

La nota de La Jornada destaca que cuatro de estos casos de tortura sexual sucedieron en las instalaciones de una institución que en un mundo perfecto debería inspirar confianza, pero hoy en día es todo lo contrario: la PGR.

El artículo completo en La Jornada.


Vídeo Recomendado

Previo

AMLO plantea una consulta para decidir si juzga a expresidentes por corrupción

Siguiente

Manifiesto desde los feminismos mexicanos sobre el acoso sexual y otras formas de violencia contra las mujeres

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *