El IMSS ni siquiera ha ofrecido disculpas a la joven que perdió ambas piernas por negligencia médica

¿Qué está pasando con el Instituto Mexicano del Seguro Social? 

La institución gubernamental dirigida por Zoé Robledo ha sido objeto de titulares en relación a su falta de recursos, personal saturado y/o con pobre criterio y desatención en general por parte del gobierno federal.

Por ejemplo, un error de infraestructura derivó en una operación de cesárea sin lo mínimo para llevarla a cabo de manera normal y los doctores del IMSS en Mexicali acabaron cortando por error la oreja de un recién nacido.

En Aguascalientes, otro bebé sufrió a causa de la falta de mantenimiento doble (por CFE e IMSS) en la Clínica 1 de la ciudad capital, y al no servir los generadores de energía acabó muriendo un recién nacido. Dice la nota de W Radio:

Jessica madre del bebé, narró que su hijo estaba hospitalizado por nacer prematuro y tener dificultad para respirar, sin embargo la mañana del lunes el pediatra le informó de su notoria mejoría y horas después del apagón, solo fue notificada que su bebé había muerto.

“Me dice que aproximadamente a las 5 de la tarde mi bebé empezó a tener problemas para respirar, le dio un ataque pulmonar por la falta del ventilador que necesitaba tener conectado, después le ayudaron manualmente 1 hora, se le intentó reanimar, no se pudo y a las 6:05 se declaró como muerto”.

La más reciente nota acerca del deficiente servicio de la institución es el de una mujer cuyas piernas fueron amputadas por negligencia en Querétaro. Así lo cuenta El Financiero:

_____

_____

En septiembre de 2018, la joven de entonces 27 años asistió al menos en tres ocasiones a la Unidad de Medicina Familiar número 9 (UMF-9) del IMSS en Querétaro, por un dolor abdominal. El diagnóstico fue infección en vías urinarias y colitis, por lo que se le dio tratamiento sin realizar estudios de laboratorio.

La víctima acudió a la UMF-9 por un dolor lumbar, donde se anotó como antecedente el retiro del DIU y que, sin llevar a cabo algún análisis, se le diagnosticó lumbalgia aguda. Pero la situación de salud de la mujer empeoró y se presentó en el área de urgencias de la UMF-9 y de ahí fue trasladada al HGR-1, donde ingresó por grave pérdida de sangre, gastroenteritis infecciosa y deshidratación severa.

Esto provocó que fuera necesario proporcionarle respiración mecánica a la mujer, que la intubaran y una transfusión sanguínea, y debido al paro cardíaco que sufrió, requirió reanimación por 30 minutos, se le realizó extirpación de útero y ovario y, posteriormente, se le amputaron ambas piernas en el hospital del IMSS.

El caso, que inició con los malos diagnósticos de 2018  y desde 2019 fue llevado a la CNDH e instancias locales en Querétaro, vuelve a ser noticia ante la resolución del organismo mediador: reparación del daño y atención médica vitalicia.

Más indignante: le ofrecen sólo 88 mil pesos a la víctima, Vanessa Dib, y ni siquiera consideran disculpas.

¿Qué exige Vanessa? Reparación del daño, prótesis nuevas y aumento de pensión, además de becas y talleres para sus hijos.

La historia sigue en desarrollo y estaremos al pendiente. 

Posdata

Mientras tanto el Seguro Social

 

 


Vídeo Recomendado




Escucha nuestro podcast



Previo

Chiapas: Exigen alto a la criminalización contra el Padre y defensor Marcelo Pérez

Siguiente

Colectivas exigen la permanencia de La Glorieta de las Mujeres que Luchan

Sin comentarios

Deja un comentario