Aprueban construcción de hotel español en área protegida de Cancún

Desde hace tres años una serie de litigios en materia ambiental, entre ellos uno por la afectación de dos áreas naturales protegidas (ANP), se llevan a cabo para evitar la construcción del hotel Riu Riviera Cancún. El proyecto de inversionistas españoles, tiene planeado construir un recinto con 563 cuartos, en una zona de humedales, colindantes con dos ANP en Punta Nizuc, al sur de la zona hotelera de la Riviera.

Aunque en mayo de este año la Sala Constitucional y Administrativa emitió una sentencia definitiva para hacer nulas las licencias otorgadas en 2014, el ayuntamiento de Benito Juárez entregó este mes una nueva licencia de construcción para el proyecto que ya cuenta con todo lo necesario para iniciar las obras.

Una de las razones por las que el proyecto fue rechazado, es que el predio se ubica en la zona de influencia de dos ANP: Área de Protección de Flora y Fauna Manglares de Nichupté y el Parque Marino Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc. A su vez  la construcción del proyecto incurriría en violaciones a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, la Ley de Asentamientos Humanos del Estado de Quintana Roo, la Ley del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, así como la Ley General de Cambio Climático, asegura el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

El domingo, el presidente municipal de Cancún, Remberto Estrada Barba, defendió el otorgamiento de la nueva licencia de construcción . Dijo que el proyecto cumple con todos los requisitos de ley y no hay ningún impedimento para que el ayuntamiento le negara una segunda licencia.

Por su parte un representante de Cemda, el abogado Karim de la Rosa, recordó que la primera vez que el proyecto fue sometido a evaluación de impacto ambiental, se determinó negar la autorización en materia de impacto ambiental y no se autorizó el cambio del uso del suelo. Dicho diagnostico fue firmado por Alfonso Flores Ramírez, director general de Impacto y Riesgo Ambiental de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Meses después y en un acto irregular,  Flores cambiaría de opinión y autorizaría el permiso para cambio de uso de suelo.

Con información de Proceso y El Financiero.

Previo

Solicitan que Peña Nieto se someta a ejercicio de ratificación de mandato

Siguiente

La insensibilidad de Ruiz Esparza: Busca "camino sencillo" con deudos del socavón