El Salvador frena a las empresas mineras

En una decisión histórica, el gobierno salvadoreño y los legisladores del país centroamericano aprobaron una iniciativa titulada “El ambiente nos pertenece a todos”, para evitar que una empresa canadiense explotara una mina de oro sin ninguna restricción.

Cabe señalar que la empresa no contaba con requisitos legales necesarios para obtener permisos, por lo que el gobierno frenó la intención de Pac Rim Cayman, empresa minera, de adueñarse del ecosistema salvadoreño.

El legislador promotor de la ley, Johnny Wright Sol, afirmó que no sólo se trata un tema de El Salvador, sino que es un ejemplo a nivel internacional.

The New York Times documenta en una editorial los casos donde en algunos otros países las empresas mineras han dañado el medio ambiente y han provocado catástrofes. La promesa de generación de empleos es atractiva para los gobernantes en turno, quienes transforman esos empleos en discurso electoral, sin considerar las consecuencias ambientales y sociales que eso significa.

En Ecuador, por ejemplo, los enfrentamientos entre mineros y activistas han tomado continuamente tintes violentos; en Brasil, en 2015, 19 personas murieron en una explosión minera que dañó el medio ambiente, mientras que en Colombia se han arrasado con hectáreas del Amazonas y en Argentina las comunidades corren riesgo de quedarse sin agua.

En México la minería navega entre la ilegalidad, la impunidad, el narcotráfico y la explotación laboral, como documentamos en Tercera Vía.

La decisión de El Salvador debe ser un ejemplo a nivel internacional para frenar los intereses de esas empresas depredadoras que pasan por encima de los derechos de los pueblos. 

Previo

La piratería en México.

Siguiente

Beitar Jerusalem: la historia de futbol y racismo