Todavía estamos a tiempo para frenar el cambio climático

Sin un esfuerzo significativo para reducir los gases de efecto invernadero, incluido un despliegue acelerado de tecnologías para capturar el carbono atmosférico y almacenarlo bajo tierra, y el crecimiento sostenido de energías renovables como la eólica y la solar, el mundo podría perder un objetivo clave de temperatura mundial fijado por el Acuerdo de París. El objetivo a largo plazo de la contaminación neta-cero del clima.

El hallazgo, publicado en la edición del 30 de enero de la revista Nature Climate Change, es parte de un nuevo estudio que tiene como objetivo seguir el progreso y comparar las promesas de emisión de más de 150 naciones que firmaron el Acuerdo de París. Tiene como objetivo mantener el calentamiento global por debajo de 2 grados Celsius de niveles preindustriales, el umbral que los científicos han marcado como el punto de no retorno para el calentamiento catastrófico.

“La buena noticia es que las emisiones de combustibles fósiles han estado planas durante tres años consecutivos”, dijo Robert Jackson, presidente del Departamento de Ciencia del Sistema Terrestre de la Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de Stanford. “Ahora necesitamos reducciones reales en las emisiones globales y seguimiento cuidadoso de las promesas de emisión y estadísticas a nivel de país”.

En el nuevo estudio, Jackson y sus colegas desarrollaron una serie de herramientas matemáticas que pueden utilizarse para rastrear diferentes promesas de emisiones nacionales y, por lo tanto, el progreso global hacia los objetivos del Acuerdo de París.

Aplicando su método al pasado reciente, los investigadores encontraron que las emisiones mundiales de dióxido de carbono se han mantenido estables en alrededor de 36 gigatoneladas de dióxido de carbono en los últimos tres años.

“El rápido despliegue de energía eólica y solar está empezando a tener un efecto global y en actores clave como China, Estados Unidos y la Unión Europea”, dijo Glen Peters, investigador principal del Centro Internacional de Investigaciones Climáticas y Ambientales de Oslo (CICERO) y autor principal del estudio. “El desafío es acelerar sustancialmente las nuevas incorporaciones de energía eólica y solar, y encontrar soluciones para integrarlas efectivamente en las redes eléctricas existentes”.

https://i2.wp.com/cdn.static-economist.com/sites/default/files/cf_images/images-magazine/2015/11/21/FN/20151121_FNP510_facebook.jpg?w=1140

Sin embargo, el viento y la energía solar por sí solos no serán suficientes para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Cuando los investigadores examinaron los factores detrás de la reciente desaceleración, encontraron que la mayoría de ellos reducían el uso del carbón debido a factores económicos, principalmente en China pero también en Estados Unidos.

En China, la disminución del uso del carbón se debió a la reducción de la producción de cemento, acero y otros productos que consumen mucha energía, así como a la necesidad urgente de aliviar la contaminación del aire exterior, responsable de más de 1 millón de muertes prematuras anualmente.

Las razones de la disminución en los Estados Unidos fueron más complejas, impulsadas no sólo por una disminución en el uso del carbón, sino también por las ganancias en la eficiencia energética en el sector industrial y el rápido aumento del gas natural y la energía eólica y solar. “El 2016 fue el primer año en que el gas natural superó al carbón como generador de electricidad”, dijo Jackson, que también es presidente del Global Carbon Project, que rastrea la cantidad de dióxido de carbono emitida por los seres humanos cada año.

Mirando hacia el futuro, los investigadores predicen que el mayor reto para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París es el despliegue más lento de lo esperado de las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono. La mayoría de los escenarios sugieren la necesidad de miles de instalaciones con captura y almacenamiento de carbono para 2030, dicen los investigadores, muy por arriba delas decenas que actualmente se proponen.

Jackson señala que la tecnología de captura y almacenamiento de carbono será aún más crucial si el presidente Donald Trump cumple con su promesa de campaña de resucitar la agonizante industria del carbón en su país: “No hay manera de reducir las emisiones de carbono asociadas con el carbón sin captura y almacenamiento de carbono”, dijo Jackson.

 Con información de Phys.org y Nature Climate Change | Traducción y notas del Proyecto Alterius.

Previo

Rogelio Cuéllar propone diálogo erótico entre fotografía y pintura

Siguiente

#WomensMarch: redes y calles La búsqueda del futuro