Habitantes de la CDMX se organizan ante la política ecocida de Mancera

El programa de desarrollo urbano en la CDMX sigue generando procesos de resistencia, toda vez que por “desarrollo” la política gubernamental de Miguel Ángel Mancera se montó desde sus inicios en el insostenible modelo económico y, coludida con la clase empresarial, continúa planteando megaproyectos que se traducen en alarmantes ecocidios en una metropoli que de por sí ya vive una crisis ambiental difícil de resolver.

Y es que ahora la construcción del viaducto elevado Santa Clara-La Raza implicará el derribo de 5 mil 936 árboles y la ampliación del paradero de Potrero para que llegue el Mexibús y nuevas rutas de transporte colectivo del estado de México, lo que colapsará la zona. Ante ello vecinos de las colonias Industrial I y II, Lindavista, Guadalupe Insurgentes, Tepeyac y Santa Isabel Tola conformaron ayer un frente para impedir que las autoridades capitalinas acaben con el único pulmón verde que se tiene en la zona.

http://i1.wp.com/terceravia.mx/wp-content/uploads/2016/05/20160225_161731.jpg?fit=3264%2C1824
Construcción ilegal de la empresa “Quiero Casa” en Pedregales de Coyoacán; la excavación encontró un pozo de agua potable por lo que notablemente los estudios de impacto ambiental eran fraudulentos. La organización barrial ha impedido que la empresa siga tirando el agua para continuar la obra.

La empresa Pinfra será la encargada del retiro de árboles para levantar esa vialidad de cuota con una longitud de 9.7 kilómetros y un costo de 44 pesos, que no ayudará en nada a la circulación en la zona y deteriorará nuestra calidad de vida, denunciaron Gloria García y Alejandra Villar. Arturo Núñez y María del Carmen Olandés informaron que se solicitó a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) su intervención e interpondrán un recurso ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo para impedir un ecocidio.



Vecinos retiraron las etiquetas amarillas colocadas en los árboles con un número y pusieron listones blancos con el nombre de alguna de las familias a fin de protegerlos, pues se trata de eucaliptos y fresnos, comentaron Dalia Castañeda y Sofía González. Este nuevo frente vecinal se suman a algunos procesos de organización comunitaria que se están dando en la CDMX como respuesta a los desastres ambientales creados tanto por el Gobierno como por diversas empresas del ramo inmobiliario; entre los que destaca el plantón permanente que los vecinos de Pedregales de Coyoacán sostienen para rescatar millones de litros de agua potable que la empresa Quiero Casa, apoyados por las autoridades delegacionales, pretendía desechar por el caño para continuar la construcción de un complejo residencial.

Con información de La Jornada.

Previo

China lanza el primer satélite de comunicación cuántica del mundo

Siguiente

A propósito de la tesis de Peña Nieto: Lo que piensan los plagiarios, explicado

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *