Casi 2 mil millones de personas beben agua contaminada en el mundo. En México provoca 5 mil muertes al año

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer que alrededor de mil 800 millones de personas podrían estar bebiendo agua que estuvo en contacto con excrementos, contaminada con la bacteria E. Coli.

De acuerdo con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), los trastornos en el clima suponen una amenaza al abastecimiento y la seguridad del agua para millones de personas que viven en zonas propensas a sequías o inundaciones.

Existen tres fuentes principales de contaminación de los recursos hídricos:, las aguas municipales los lixiviados de los basureros (líquidos que se producen por la descomposición de la basura y que se filtran al suelo contaminando los acuíferos); y las aguas resultantes de las actividades productivas, principalmente la industria, agricultura y actividad minera.

Uno de los principales factores que contribuyen a la contaminación fecal del agua es un saneamiento deficiente. Alrededor de dos mil 400 millones de personas carecen de retretes adecuados y casi mil millones defecan al aire libre, lo que significa que las heces pueden estar tan omnipresentes como para contaminar incluso fuentes de agua mejoradas.

Las preocupaciones sobre la seguridad del agua se multiplican, además, debido al cambio climático, resaltó la ONU.

Señaló que cuando el agua escasea durante las sequías, las poblaciones recurren al agua superficial contaminada, en tanto que las inundaciones dañan instalaciones de tratamiento y depuración de este líquido y propagan las heces, lo que a menudo genera un alza de enfermedades como cólera y diarrea.

Las altas temperaturas causadas por el cambio climático aumentan también la incidencia de enfermedades relacionadas con el agua, como el paludismo, dengue y ahora el zika, a medida que se incrementan las poblaciones de mosquitos y se amplía su alcance geográfico.

Y los más vulnerables, según Unicef, son los casi 160 millones de niños menores de cinco años a
nivel mundial que viven en zonas de alto riesgo de sequía, así como los casi 500 millones de menores que viven en zonas de inundaciones.

En 2014  Contralinea advirtió que en los ríos mexicanos se puede encontrar mercurio, plomo, cadmio, níquel, cromo, arsénico, cianuro o tolueno, entre otras sustancias químicas tóxicas y que de acuerdo a datos obtenidos de la propia Comisión Nacional de Aguas (Conagua), el 70 por ciento de los recursos de agua dulce en México están afectados por la contaminación y el 31 por ciento se describe como extremadamente contaminado.

En 2015, un grupo de científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) detectó la presencia de bacterias coliformes fecales en el agua que venden pequeñas empresas purificadoras, por lo que plantearon la necesidad de auditar a este tipo de negocios.

En un comunicado, el Politécnico detalló que para la investigación se tomaron 122 muestras de agua envasada en garrafones de 20 litros, procedentes de 111 pequeñas purificadoras ubicadas en las 16 delegaciones de la Ciudad de México.

En el país hay alrededor de 5 mil muertes al año que puede ser atribuido al consumo de agua contaminada o insalubre y se invierten al rededor de 500 millones de dólares al año para combatir enfermedades relacionadas con infecciones por el agua, según la OCDE.

Con información de Notimex, Reporte indigo y Contralinea.


Vídeo Recomendado

Previo

20 feminicidios en Puebla en lo que va del año. La alerta de género, ausente

Siguiente

Atentados en Bruselas dejan 13 muertos hasta el momento

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *