Pelearán como perros

Estamos a solo tres días de concluir el año, y no han faltado los tradicionales recuentos en los principales diarios de circulación nacional de las noticias que marcaron el 2015. Los registros de los hechos que impactaron al país los pasados doce meses dejan claro que México vive un momento complejo. Luego de los balances, no hay duda que la sociedad mexicana transita una crisis de gobernabilidad, legitimidad política, derechos humanos, impartición de justicia y democracia. Las distintas evaluaciones del momento nacional parecen confirmar que en tres años de gobierno federal pasamos del “mexican moment” al “mexican crisis” y al parecer, ha sido el año que finaliza donde tal modificación se consolidó.

Empecemos por considerar que este año el alto comisionado de la ONU declaro: “Nadie en México puede sentirse a salvo”. Nada fuera de lugar si se toma en cuenta que tenemos un 98% de impunidad en crímenes, el ejército en las calles, 151,233 personas asesinadas de 2006 a 2015, y 26,000 personas desaparecidas.

Por otro lado, en medio de los invernales y taciturnos días me pregunto al despedir el año viejo: ¿Qué podemos esperar para el año nuevo? Tomando en cuenta que 2016 será año electoral en 13 Estados de la Republica de acuerdo con el INE, pronóstico que será el inicio de una carrera despiadada por la presidencia del 2018, el comienzo de la competencia política por “la grande”. Esta idea podría ilustrarse mejor con la primera escena de una vieja serie de televisión llamada Los Borgia, ahí el Papa Inocencio VIII a punto de fallecer se dirige a los cardenales diciendo: “Yo estoy por conocer a mi creador y confieso que estoy muy asustado. Colona, Sforza, Orsini, Borgia, Della Rovere… pelearan como perros sobre el cadáver que deje, por el trono de San Pedro”. La historia comienza en la época del renacimiento y muestra como los cardenales hacen todo lo posible por ocupar la posición de mayor poder político y económico del siglo XV, el trono papal.

Del mismo modo, veo los políticos mexicanos preparándose ya para pelear por el trono de Los Pinos en el México actual y sobre el ya cadavérico Enrique Peña Nieto (así lo demuestran el 72% de desconfianza que la sociedad tiene sobre su gobierno, esto según un estudio realizado por grupo reforma). Ante esto, solo esperemos que no sea igual de sangrienta la contienda como el proceso electoral de 2015 donde se asesino un total de 21 políticos, o como la del 94 con su icónico Lomas Taurinas.

De hecho, no es aventurado pensar que la competencia ya inició después de tantos destapes de personas que decididamente pretenden gobernar un país de 121 millones de personas. No es casual que en los últimos meses usted haya visto en los diarios a una Margarita Zavala “indignarse” y escudarse en el género para generar polémica, tampoco es casualidad que Ricardo Anaya busque desesperadamente un “debate” con López Obrador para defender a Zavala, o que Jesus Zambrano afirme en diarios que AMLO no será presidente porque “eso sería un retroceso democrático”. Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray, Aurelio Nuño, Manlio Fabio Beltrones son otros de los nombres que ya aparecen en las encuestas como “favoritos” o mejor dicho como “las opciones”. Por el lado de los “independientes” los mansos se pintan de broncos y los astronautas de salvadores, todos queriéndose colar para aparecer en la boleta electoral. Y así muchos más ejemplos, unos más insulsos que otros, pero no lo olvide, la idea será generar controversia y salir en las portadas de los diarios así como en la televisión el mayor tiempo posible de aquí al verano del 2018 hasta que su rostro se quede en la memoria. En fin, como diría Frank Underwood: “Que empiece la carnicería”.

Por último, les deseo que la prosperidad, dicha y felicidad lleguen a sus hogares este próximo 2016, que no olviden pero sí superen el 2015, deseo que el salario les alcance como lo dicta la constitución, que los $17.50 pesos por dólar no afecten sus negocios pero que sí beneficien a las familias de migrantes, que la paz nos irrumpa erradicando la barbarie colectiva, que los pueblos oprimidos se liberen, que haya menos pobres y más ricos, que el amor sea abundante para todos, que la esperanza por un México y por mundo mejor no falten, que como escribiera Gramsci: “cada mañana sea año nuevo”, pero sobre todo les diría para este año nuevo que no olvidemos lo que David Lloyd George dijo: “Las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. La papeleta es un puñal de papel”. ¡Feliz 2016!

@juandavilatovar

Posdata: En la misma primer escena de Los Borgia, el papa Inocencio VIII añade al guión: “…pero el trono fue puro alguna vez, lo hemos ensuciado todos con nuestra codicia y lascivia… ¿Quien de ustedes lo limpiara al fin?…” 

Esa es la cuestión.

Previo

En México ya no existe ningún refugio para los periodistas: RSF

Siguiente

Fin de año, fin de la era analógica