Son privilegiados, no lo entienden: Moneros y columnista de La Jornada sobre los activistas y académicos

En El País reunieron a lo cuatro intelectuales que -alegadamente- se reúnen seguido los fines de semana con el presidente López Obrador. Hasta eso, ellos (ligados a La Jornada y movimientos de lo que fue la izquierda hace tres décadas) no se asumen los más cercanos al tabasqueño ni quienes dictan línea, ni tampoco que lo ven cada sábado sin falta.

Sólo admiten que es una costumbre que ya tenían y su amigo, ahora resulta ser el presidente.

El ejercicio, redactado por Jacobo García, los encontró luego de una comida maratónica con López Obrador en la casa de Coyoacán de uno de los moneros, acompañados de conchas y café. Se trata de Antonio Helguera, Rafael Barajas El Fisgón, José Hernández y el columnista Pedro Miguel, el único que no dibuja del cuarteto.


La redacción es imperdible para conocer en qué anda el círculo intelectual cercano a Palacio Nacional, pero algunas cosas son aterradoras. Por ejemplo, la frialdad con la que ven el tema de los fideicomisos.

Esto dijo Pedro Miguel:

Hay de repente algunos grupos disidentes que se manifiestan en Michoacán, cinco que ponen una carpa en el Zócalo, pero el grueso está involucrado con la cuarta transformación. ¿Qué pasa con las ONG de clase media? Que son ambientalistas, feministas, etcétera. Bueno, mira, yo creo que tuvieron una gran ilusión porque se contaron una mentira. Se contaron la mentira de que López Obrador estaba proponiendo: ‘Por el bien de todos, primero…la clase media’ y no era así. ¿Y qué pasa? Cuando tú tienes que beneficiar a decenas de millones y para eso perjudicas a decenas de miles, perjudicas a decenas de miles, porque esas decenas de miles tienen ahorro, tienen excedente, tienen capacidad de movilidad, tienen posibilidad de conseguir otros trabajos y las decenas de millones no.

Entonces, se han quedado algunos en el desempleo, han perdido contratos, se han quedado sin subsidios porque resulta que las ONG eran OSG, es decir, organizaciones sí gubernamentales porque vivían del presupuesto como se ha demostrado. Pues sí, ¿no? Entonces, claro, o sea pues están furiosos. No solo no les ayudó, sino que los perjudicó, ¿no? Pues sí, yo entiendo que estén furiosos y son artistas, activistas, científicos, académicos. Oye, ¿cómo han vivido los académicos, los investigadores, con salarios de subsecretario, con ingresos de subsecretario? Claro, no les cabe en la cabeza que son privilegiados, no lo entienden, no entienden que estaban teniendo un nivel de vida muy superior al que le corresponde a un investigador, a un académico…

“Muy superior al que le corresponde”, sentencia el escritor de La Jornada, quien tiene claro cuál es el modo de vida que debe tener un activista o académico.

_____

_____

Helguera hace el caso de qué la 4T es feminista por la presencia de Olga Sánchez en Segob, quien acaba de decir que sufre machismo con los especialistas en seguridad. Dijo el monero:

Cuando ella habla de temas de mujeres, pues no la pelan. Cuando la secretaria de gobernación habla de temas de mujeres, y mira que es radical la señora. Muy feministas pero cuando ella habla la nota aparece escondida. O sea, los medios no la destacan. Por presentar a este Gobierno como un Gobierno machista y antifeminista, pero le cierran la boca a la secretaria de gobernación, no la publican, no difunden cuando ella habla. Entonces, ¿quién es el machista?

Tal vez Helguera debería agregar Sánchez Cordero en Google News. El texto completo, aquí


Vídeo Recomendado



Previo

La NASA confirma que en la Luna existen moléculas de agua

Siguiente

Linchan a destacada abogada y a su acompañante en Puebla

Sin comentarios

Deja un comentario