Comunicar mucho, comunicar vacío

Debemos partir por reconocer que el presidente acuda a comparecer ante los medios de comunicación de manera diaria es un contraste radical al gobierno de Peña Nieto, donde había un telepronter de por medio, cada vez que había un monólogo con los medios de comunicación. Hoy hay un diálogo. Sin embargo estamos frente a una paradoja curiosa: se comunica mucho pero menos.

Parece un sinsentido, sin embargo no podemos definirlo de otra manera, el presidente comparece diario ante los medios de comunicación, donde las y los periodistas dialogan con él, pero las dudas sobre las políticas públicas y acciones implementadas por el gobierno, son cada vez más grandes. ¿De qué te sirve una rueda de prensa diario si la ciudadanía no tiene información certera sobre el plan de combate al robo de combustible? ¿Sobre el desabasto de gasolina? ¿Sobre la licitación pública de la compra de pipas? El presidente tiene una rueda de prensa diaria pero los gobernadores de otros estados no tienen la suficiente información para hacerla llegar a los ciudadanos afectados por el desabasto de gasolina. La información cae a cuenta gotas, pero el presidente tiene su rueda de prensa diario.

Lo escribió Daniel moreno el fin de semana, la rueda de prensa diario es una estrategia de propaganda y no de comunicación, comunicar es dialogar, rendir cuentas y ser cuestionado. El presidente es cuestionado por los medios, pero tiene una habilidad poco vista en la historia de nuestro país para dominar los símbolos, para reinar en la legitimidad y para comunicar mucho pero vacío.

Aparecieron unos espectaculares en ciertas ciudades con Lázaro Cárdenas como estandarte, que pide a la ciudadanía combatir el robo de combustible y apoyar a la presidencia de México en ello. Eso está al filo de romper la ley en la promoción personalizada de la figura presidencial, pero es parte de una estrategia de propaganda y no de rendición de cuentas y comunicación. Debemos pedir al gobierno de la República, resultados, cuentas, datos, y respaldo científico de las decisiones, no nos debemos engañar por la rueda de prensa diaria, esta podría ser un símbolo más del maestro del manejo de los símbolos, pero un símbolo sin contenido.

En redes sociales ha sucedido algo similar, #RecuperemosLoNuestro fue una tendencia impulsada por quién diseña la estrategia de comunicación de la Presidencia de la República, utilizando los canales oficiales de secretarías, secretarios, instituciones públicas y actores cercanos al gobierno federal; esto en otros tiempos hubiera sido señalado y criticado como la utilización de recursos públicos para propaganda, hoy no.

Esos símbolos, esa excesiva estrategia de difusión y propaganda con espectaculares y en redes reciben sus frutos en los niveles altos de legitimidad, pero corren el riesgo evidente de quedarse en exceso de comunicación vacía, sin datos y sin contenidos. Si México votó por una transformación de régimen fue por la distancia entre representantes y representados, alimentada por la poca rendición de cuentas, pero justificando eso no podemos distraernos en símbolos de comunicación y propaganda. Nuestra democracia necesita más que eso.


Vídeo Recomendado

Previo

Democratizando la Ciencia de Datos

Siguiente

La CNDH presenta queja por inacción contra el Ejército en el caso Tlahuelilpan

1 comentario

  1. […] Comunicar mucho, comunicar vacío […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *