Mayra Gutiérrez #VocesVioletas

#VocesVioletas es un espacio semanal dedicado a compartir poesía escrita por mujeres de México y Latinoamérica.

Mayra Gutiérrez (1989). Oriunda del estado de Puebla, pero chilanga desde hace 10 años. Estudió Letras Hispánicas en la FFyL de la UNAM. Escribe poesía, pero también ha cultivado el periodismo cultural. Ha publicado algunos de sus poemas en revistas como Antagónica, Liebre de fuegoPrimera página, así como algunas crónicas en medios como El Septentrión, Antes de Eva o Hablando de cultura. Fan de Temperley, Pizarnik, Bishop, Cummings, Simic, Zurita…

FB: Levitan Mar. Twitter: @LevitanMar.

Actualmente, escribe su primer poemario, del que se extraen estos poemas.


Antídoto

[D.F., 2018]

Se queman los días como fósforos

Se malgastan

Uno más que no dio fuego

Aquel otro está cebado

Un día

Rasgaron el cielo desde sus soles

Y todos los fósforos

Se iluminaron


El corazón abierto como una playa

[Cielo, 2018]

Mis 28 años para detenerme en las puertas del cielo

y rasgar mi torso

encontrarme con la vida

enfrentarla:

exigirle que abra todas las ventanas y puertas y cuerpos

y que quiebre aquello que separa estas tierras del cielo:

el corazón abierto como una playa

el español, la lengua, húmedos para gritar:

Mis 28 años para presentir el cielo

y amarrarlo al corazón

desbocarnos

y seguir cabalgando

porque lo importante fue llegar al cielo

con este presentimiento del final

hasta los últimos días:

nuestros días del corazón germinando allá arriba

donde amar y odiar y nombrar lo es todo


La botella

     (arte poética)

[París, 2018]

Es la poesía el tiradero de agujas?

La noche seca?

O la misma noche quebrada

por las mismas estrellas?

El patio trasero?

El cuarto de servicio de donde nacen las ropas limpias?

La cocina tirada y aún caliente?

El espacio en restauración constante?

La botella vacía

a la que surten con todos los líquidos

y surgen de ahí transparentes

translúcidos?


¿Por qué contemplamos el mar?

​​​​​​​​[Oaxaca, 2017]

Contemplar la infinitud arrebata a lo inesperado de la muerte

Nos avisa de un accidente en automóvil o de células que nos comerán desde adentro

Pero el mar es también el paño

Y pasa su brazo fresco y afectuoso por las espaldas

Consolando y durmiendo nuestras nuevas certezas


Vídeo Recomendado

Previo

Estudiantes mexicanos obtienen cinco medallas de oro en robótica

Siguiente

Sobre el alcance histórico de la elección de AMLO

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *