Berónica Palacios Rojas #VocesVioletas

#VocesVioletas es un espacio semanal dedicado a compartir poesía escrita por mujeres de México y Latinoamérica.

Berónica Palacios Rojas (Chapala, Jalisco, 1973). Lic. En Letras Hispánicas y Maestra en Educación, tiene un Diplomado en cultura jalisciense, por el Colegio de Jalisco. Autora de las plaquetas: Nostalgias (2002) y Herencias (2003), Corazón por fuera (2006), Memoria Incendiada (2011), Hombre Mar (2014). Un libro de cuentos Chapala y el beso soñado (2008) y una plaqueta Remanso de mil aguas (2015). Actualmente es directora de la revista Papalotzi y de Ediciones Papalotzi . Es cofundadora del Encuentro Francisco González León desde el 2011, Lagos de Moreno Jalisco.

Ganadora del tercer lugar del concurso de Cuento y poesía Adalberto Sánchez Navarro organizado por STAUdG, 2014. Ganadora del primer Lugar en el Torneo de poesía y cuento en Conmemoración de los 20 años del Aniversario del Concurso Literario FIL Joven organizado SEMS y la Editorial Verso Destierro (2014). Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño (2016). Ganadora de los XLII Juegos Florales en Sahuayo Muchoacán (2017). Antologada en el Diccionario de escritoras de Guadalajara (2018). Ganadora del CECA Jalisco, 2018, con el libro Roja Rutina.

A continuación presentamos una breve selección de su obra poética:




Letanía de madre

A Guadalupe Rivera

El 24 de noviembre de 2011

el aire tapatío se llevó un boom panamericano

_____

_____

y la FIL invocaba una altiva Alemania.

Un nudo aprehendió tu garganta, Lupe

ese día despertaste a la madrugada

y en transitar de cuentas

tu vientre parió amargo presagio.

Así, mariposa tornasol con vuelo vacilante,

llegaste al trabajo con la esperanza a cuestas.

Lupita-niña, mujer-colibrí, madre-hormiga

coraza de plomo.

Llamada fatal.

Un ¡Dios mío! ¡Ojalá no sea!

Y vísceras en tormenta.

Con manos inquietas, vuelve

un Dios te salve que doloroso rueda.

Odiar esa parte de ti, Guadalupe-luciérnaga,

Imperiosa fortaleza te arropó

al identificar tu propia carne.

Momento para contener tormenta de mil aguas

que se gestaban en tus adentros

y con palabras de plomo decías:

—Sí, es éste.

Señalabas al que arropaste con sábanas de tu carne

y bañaste en tus entrañas.

Mientras el aroma a muerte penetraba quedo

e incansable en tu recuerdo.

Madre-roble, piernas de trapo y corazón de niña.

En irrespirable escena las imágenes te acribillaron:

sus primeros pasos, la primer palabra,

sus amigos, su voz adulta, inmadura, distante,

la cruz de su pecho

y la sorda estupidez que lo vestía.

Lupita sauce, soldadera, sola, somnolienta,

sedienta de un hombro fuerte

sólo formaste un hombre-niño que prestado fue.

Te acompañaron lluvias y profundo silencio.

Mariposa guerrera hoy, vistes alas de esperanza.

Al entregarlo Lupita-lluvia, la culpa se desprendió de tu vientre

y reposó tu alma de niña.

Madre desamparada, valiente en crujir de conciencias,

regazo de mil aguas y guía que albergas nueva luz

ante los ojos del mundo.

 


 

Debería pero no

I

Uno debería aprovechar la poesía,

para hablar mal de la familia.

Ser feminista, burlarse un poco

de Narciso y de Edipo.

Destrozar con ironías a los hombres:

El que quiso pasar de listo,

el que te compartió algunos momentos de placer.

El que consentía y te pegaba

y odiabas a ratos

y amabas

en la soledad de tu cama.

 

II

Uno debería utilizar la poesía:

Para hablar horrores de parientes mano larga,

de injustos maestros, de malos padres

y decisiones crueles.

También hablar mal de los amigos,

y amantes sin hombría

pero no,

prefiero vomitar esta aspereza

que como hiel destilo

por los inútiles espacios

de mis secreciones.

de Memoria incendiada.


La lluvia y La llovizna

La llovizna es mujer suave

y la lluvia,  mujer independiente

que se da a todas horas.

La llovizna de noche

es serenata arrulladora de almas.

La lluvia es amante exigente

del día, de la noche, de la tierra,

del pavimento y del vibrante arroyo

donde el fluye el deseo.

No reclama una hora precisa

para ser amada

—simplemente—

baja y satisface la sed

de cualquier amante.

La llovizna empalaga

y molesta todo el tiempo.

Es mujer suave, paciente piedad

y dulzura chinga quedito.

No quiere pasar desapercibida.

Esposa sumisa que despide un orden minúsculo

 siempre está lloriqueando.

La lluvia, amante imperativa

despide besos que acribillan el cuello,

 la piel,

el suelo.

Siente celos de saberse la segunda

en ocupar el mismo cuerpo,

el mismo espacio,

el mismo sexo.

Y llora fuerte derriba árboles, casas

y hace zanjas en los recuerdos.

La llovizna es mujer atemorizada

que baja

 y bebe sólo un sorbo de agua

mientras que la lluvia baja

bebe bastante

 y se da entera.

Empapa todo

—con paso preciso, rápido, oscilante—

y se viene ansiosa en temporal.

Despide humedad para el amante

y seduce al huésped cotidiano

hastiado de un solo cuerpo.

La llovizna barniza de letanías

canciones de cuna

consuela y arrulla nidos con su sinfonía melódica.

Al amanecer, la lluvia dejó su huella

—entre piernas con olor a sexo—,

en los techos, en las zanjas

y pasó por el caño del oxidado

que respira por su único ojo ciego.

Cuando el alba descubre su velo.

Ambas escamparon dejándolo temblar

con sus recuerdos.

de Memoria incendiada


Petición última al hombre mar

Cuando muera viste de azul (como siempre)

acompáñate del viento que guarda su maullido de noche / murmura un

Ten miedo de mí / y que tus versos rodantes / fluyan con la cresta plateada alrededor de mis cenizas.

Cuando muera / cuida a los hijos / al limón y a los gatos

/ escribe y pinta poesía /

emborráchate con mis amigos / recuerda mi carcajada que resguardan las paredes / las arenas / los viajes.

Porta la sencilla complicidad que nos distinguía /

la quietud de contemplarnos / de tocarnos los espacios infinitos.

Regala todos los libros / los suvenir / las perlas:

Las colecciones de nuestras entregas /

diviértete / y busca la sirena que cuide de tus versos.

de Hombre Mar


Letanía por Ciudad Juárez

Hoy amanecí con tu nombre atravesado en mi garganta,

me nacieron alas para escribirte Ciudad olvidada de Dios.

A la sombra de un naranjo, las hojas dictan y el aire me traslada

al pasado que duele y se encona.

Una niña platica con la muñeca sin brazo al ras de la banqueta

mientras una cascada a muerte nubla humana conciencia.

Emergen recuerdos en hilos de tiempo:

diminuto cuarto, un calentón,

sostener la respiración ante un aparato caja,

calles de tierra, dólares fáciles y un río de miedo.

Ciudad Juárez en mi memoria

Aún respiro la humedad y bravura de tu Río

escucho el chicotear de tules que adornan sus orillas,

y entre sueños,

vislumbro una sonrisa fantasma que me heredó inteligencia y apellido.

Fui una niña con sueños azules,

jugué con pedazos de juguetes, trompos y canicas que encontraba en la calle

del basurero recogí hilos y tejí sueños.

Nací de un óvulo joven y un esperma inteligente.

Disfrutaba la buena comida que veía en la tele

y soñaba con refinados gustos que simplemente, no existieron.

Me divertía con mi hermana cuando pescábamos a las orillas del Río Bravo

y nos paseábamos por el desierto.

Sin embargo, si no hubiera sido por la prudencia y arrebato de mi madre,

fuera una más de ellas, de las muertas de Juárez.

No tuviera críos, ni esposo, ni la preñez de estos versos.

II

Las hojas de los naranjos —de todos los tiempos­ murmuran reclamos

de princesas sacrificadas por grandes sátiros,.

En cada reclamo se ahoga una voz aguda,

en cada suspiro un padre sediento clama venganza

al animal-perverso que asaltó la comisura de 500 clítoris ajenos

y merece ser decapitado.

Hoy mi voz quiere una plegaria para el murmullo de los naranjos,

para las encarnadas voces que proclaman libertad.

Mentira, no hay poemas de amor, concientizadores o ecológicos

que reanuden un concierto de amor y paz.

Ni existen poemas con fórmula mágica

para encontrar a la persona amada.

No existe tormento que se prolongue

ni amigo que resista indiferencia.

Hay días que esas voces tocan mi sueño

y entre dos y tres y media,

una inquietud oprime mi garganta sin sosiego,

inquieta imagino una súplica, atroz oscuridad,

hambre, sangre, miedo y reanudo un rezo.

Las voces de las muertas deambulan en barrancos, basureros,

en fábricas y en el desierto,

casas de suburbios de esta ciudad-infierno.

y en la agonía incesante de estos versos.

Sangre que bombea lento, palpitar de última cita,

el orgasmo maldito, perversos deseos,

cuencas vacías y una Violeta perdida en valle ajeno.

III

En 1993 un manto oscuro cubrió a Ciudad Juárez

Atmósfera de frontera turbia, el ángel de la muerte

pintó en su territorio una enorme cruz de ceniza.

Un silencio atroz enconó la herida,

y la perforó tímida entre su gente.

Frontera púrpura,

angustia que desde el 93 brota de la Madre Tierra.

Maquiladoras que succionan la sangre de obreras

marginadas y destinadas al olvido.

IV

Cobarde el que arrebata la integridad ajena;

Cobardes las manos malditas y agresivas arrebatan el aire

a féminas de larga cascada, delgadas y morenas.

Este aire fronterizo que destila olor a muerte, a “lechada”, a nardo y crisantemo.

Las hojas esmeraldas tararean una canción de paz.

Mujeres de cal, albas, atribuladas de gracia

que portaban el pecado de ser pobres

y extraviaron, el camino a casa.

Hoy la fuerza imbécil de perversos

nos arrebató a las 500 bellas

que no cantarán más una canción de cuna

por simple hecho de nacer con el pecado de ser hembras.

Hoy les pondremos un marco de oro

para darles la dignidad que no tuvieron en vida.

Y, que venga la Justicia Divina.

 

Previo

Explicador: ¿Cómo es que un actor cómico logró ganar la presidencia de Ucrania?

Siguiente

Saraí es una niña de 12 años que también es voladora de Papantla

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *