No Puedes Separar el Dinero de la Cultura

Por Andrew J. Cherlin para The New York Times

¿Por qué los votantes blancos de la clase trabajadora cambiaron hacia Donald Trump en las elecciones de 2016? ¿Se trataba de dinero o cultura, sus dificultades en la nueva economía o sus prejuicios?

Un artículo reciente en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias por Diana C. Mutz va del lado de la cultura. La Dra. Mutz estudió las respuestas de los votantes que fueron entrevistados en octubre de 2012 y octubre de 2016, centrándose en aquellos que cambiaron su apoyo de Barack Obama al Sr. Trump. Ella argumenta que estos votantes blancos recurrieron al Sr. Trump no porque su situación económica se hubiera deteriorado, sino porque estaban cada vez más ansiosos sobre si podrían mantener su posición social dominante.

Otros estudiosos han hecho afirmaciones similares. Un informe basado en una encuesta nacional de 2016 concluyó que la inclinación de la clase blanca hacia el Sr. Trump se produjo por temor a un “desplazamiento cultural” en lugar de dificultades económicas. Tres politólogos argumentaron que el cambio representaba una “crisis de identidad” entre los blancos sin educación universitaria, que estaba enraizada en su temor de que los afroamericanos y los inmigrantes estuvieran socavando su posición como grupo mayoritario.

Estas conclusiones, por más fieles que sean a los datos de las encuestas que las sustentan, ejemplifican un debate equivocado sobre si la cultura o la economía fueron la fuerza motriz en la victoria de Trump. Sin duda, el racismo es una parte corrosiva de la cultura y la política estadounidenses. Sin embargo, aquellos que intentan distinguir entre el poder explicativo de los salarios estancados y una base industrial en declive por un lado, y las ansiedades sobre el ascenso de los grupos minoritarios por el otro, no entienden el punto: estos no son dos factores diferentes, sino dos lados de la misma moneda

Los estadounidenses con educación universitaria hablan sobre los problemas económicos de la clase trabajadora en términos de tendencias que se pueden ver en tablas y gráficas. Los de la izquierda critican el salario mínimo federal como demasiado bajo, mientras que los de la derecha lamentan la erosión de los incentivos laborales. Pero las personas que están experimentando estas tendencias económicas adversas se expresan de manera diferente, utilizando un lenguaje moral que a menudo está enraizado en las actitudes sobre el trabajo y la raza.

Esto fue notado por primera vez por la socióloga Michèle Lamont en su libro “La dignidad de los trabajadores”. Encontró que los hombres blancos de la clase trabajadora a menudo definen su autoestima a través de su capacidad de llevar una vida disciplinada y responsable. Se enorgullecen de ir a trabajar todos los días para mantener a sus familias. Muchos de ellos ven a los afroamericanos como que no quieren trabajar duro. Rara vez consideran que sus propias ventajas descansen en la posición privilegiada de los blancos en el mercado laboral.3

De esta manera, construyen un sentido positivo de sí mismos a pesar de los límites de su clase económica. Colocados precariamente por encima de los pobres, no hablan de sus modestos ingresos sino de su superior disciplina de trabajo. En tiempos prósperos, pueden enorgullecerse de su éxito en comparación con las minorías.

Pero cuando esa prosperidad se ve amenazada, se quejan de los negros o inmigrantes que, en su opinión, usurpan su lugar en la economía. En una encuesta de 2017, el 24 por ciento de los blancos sin títulos universitarios respondieron que habían sido personalmente discriminados en la solicitud de empleo porque eran blancos, aunque existen pruebas sólidas de que en realidad son los negros los que son discriminados.

La angustia económica de la clase obrera blanca se ha estado construyendo desde la década de 1970. Lo nuevo en 2016 fue un candidato, Trump, que habló sobre esa angustia no en el idioma de un graduado universitario, sino como lo haría una persona de clase trabajadora. Explotó el sentimiento de los votantes de que un Partido Demócrata, que aparentemente favorecía a los negros y a los inmigrantes, les estaba dejando atrás.

Además, cuando las personas blancas de la clase trabajadora hablan sobre su nivel de vida, no son necesariamente aquellos con los ingresos más bajos los que hablan más alto. Más importante que lo que ganan es su sentido de cómo les está yendo en comparación con el nivel de vida de la generación de sus padres. Aquellos que se ven a sí mismos yendo a la baja son los más infelices.

Los blancos de la clase trabajadora con un empleo estable pueden, sin embargo, considerarse peor porque sus padres tuvieron salarios altos y sindicalizados que en su mayoría están fuera del alcance de la actualidad. Aquellos con ingresos más bajos pueden no haber estado esperando tanto. En otras palabras, lo que importa no es el tamaño de su cheque, sino si permite el nivel de vida al que creen que tienen derecho.

El debate sobre por qué la clase trabajadora blanca apoyó al Sr. Trump plantea una pregunta: ¿por qué nos importa tanto determinar con precisión cuánta agitación política se debe a la economía y cuánta se debe a la cultura?

Tal vez nos atrae esta búsqueda fútil porque los problemas económicos parecen más manejables —más fáciles de abordar por medio de la política gubernamental— mientras que los temas culturales parecen más resistentes al cambio. Tal vez sea porque a menudo se dice que los problemas económicos de las personas reflejan problemas estructurales más grandes que escapan a su control, mientras que sus deficiencias culturales a veces se consideran como su propia culpa. En otras palabras: cuando académicos y periodistas quieren expresar afinidad con la clase trabajadora, se enfocan en la pobreza, y cuando no, se enfocan en el prejuicio.

La controversia sobre las explicaciones económicas de la pobreza contra las culturales se remonta a 1966, cuando el antropólogo Oscar Lewis, en su libro “La Vida”, que trata sobre puertorriqueños en Nueva York, escribió sobre una “cultura de la pobreza” que parecía impermeable al cambio.

Hoy, sin embargo, los estudiosos con un ojo agudo no ven un muro entre la economía y la cultura. Reconocen que las dificultades financieras afectan la vida cotidiana de los estadounidenses de la clase trabajadora, pero añaden que la forma en que responden se basa en creencias culturales que pueden llevarlos a utilizar a los grupos minoritarios como chivos expiatorios.

Las personas con ingresos inestables o insuficientes pueden expresar sus temores al hablar sobre la raza porque esa es la forma en que han aprendido a interpretar el mundo. Las personas que se sienten frustradas por su falta de progreso aún pueden tratar de defender la dignidad de su trabajo. Es un error ver a la economía y la cultura como fuerzas distintas. Ambas impulsaron al Sr. Trump a la victoria.

Andrew J. Cherlin es profesor de sociología y política pública en Johns Hopkins y autor de “Labor’s Love Lost: The Rise and Fall of the Working-Class Family in America.”

Traducido de You Can’t Separate Money From Culture por Andrew J. Cherlin para The New York Times. Traducción Armando Alvarez


Vídeo Recomendado

Previo

Brenda Ríos #VocesVioletas

Siguiente

Sobre La Rosa de Guadalupe y la telebasura en 2018: Lo mismo, en modo cínico

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *