¿Quiénes están ahí?: Crónica de una Ciudad arrebatada.

*1Publicado el viernes 22 de septiembre a las 12:21hrs.

Las “feminazis” de sus ofensas están ahí, bien organizadas -en brigadas feministas, desde luego-. Se les ve sacando escombro, reportando, vigilando que los cuerpos y las vidas de las costureras atrapadas en el edificio de Chimalpopoca y Bolívar sean tratados con dignidad.

Los “nacos” y “chakas” de sus burlas también están ahí, manejando con maestría las palas, los picos, las barretas, los mazos, las carretillas; transportando en sus motonetas a los rescatistas o la ayuda más urgente.

Los pueblos indígenas, los despreciados de siempre, están ahí. Poniendo sus centros comunitarios para organizar, mandando dinero para ayudar en la reconstrucción -como hizo el Ejército Zapatista de Liberación Nacional- u organizándose en el Congreso Nacional Indígena y en el Concejo Indígena de Gobierno para garantizar que la ayuda llegue también a los pueblos.

“Lxs chairxs” también están ahí, sacando el escombro, reportando en redes, verificando información, clasificando el acopio, llenando camionetas para mandar a Morelos, Puebla, Chiapas y Oaxaca.

A los y las periodistas de “los medios libres, autónomos o como se llamen” igualmente se les ve por ahí, tomando fotos, escribiendo, haciendo entrevistas, desmintiendo a los medios hegemónicos que fabrican historias para lucrar con nuestro dolor y subir el rating.

Ahí están lxs geografxs, geeks y analistas del “big data” haciendo mapas de las zonas dañadas. También están las organizaciones de derechos humanos levantando quejas para que se busque con todos los esfuerzos a todas las personas atrapadas. Está ahí también la doñita del puesto de quesadillas de la esquina que esta vez preparó chicharrón en salsa verde con arroz y frijoles para repartir a lxs brigadistas.

Y los grandes medios están ahí, mintiendo y lucrando con el dolor. El ejército está ahí, burocratizando la solidaridad y queriendo hacernos olvidar que nos deben a los 43 estudiantes de Ayotzinapa. La clase política está ahí, discutiendo si nos dan el dinero de los partidos, dinero que de por sí es nuestro.

Nadie olvidará estos días en que la desgracia nos hizo salir a tomar las calles, a ayudarnos, a abrazarnos. Nadie olvidará estos días en que les arrebatamos la Ciudad.

Referencias   [ + ]

1. Publicado el viernes 22 de septiembre a las 12:21hrs.
Previo

Qarabag, el equipo exiliado que juega la Champions

Siguiente

Delfina Uriburu #VocesVioletas