Cinismo y Javier Duarte

Dos caricaturistas han relatado mejor que  nadie lo ocurrido en  la captura de Javier Duarte, luego que estuvo prófugo más tiempo que Joaquín Guzmán Loera, El Chapo (después de la segunda fuga del narcotraficante).

Helio Flores (El Universal, 17 de abril) muestra a un sujeto (Amado Yáñez) con una maleta,  en ella  el nombre de Oceanografía y le dice al ex gobernador de Veracruz: “Tranquilo, Javier, dos años de cárcel, una fianza de siete millones (de pesos) y te vas a tu casa…”

Mientras que Rocha (La Jornada, ídem), dibuja una piñata del famoso gordinflón y titula a su cartón: Oportuno Judas.

En contrario, Enrique Peña Nieto señala: la captura de ex gobernadores es un mensaje firme contra la impunidad (varios,  17 de abril).

Pero Héctor Aguilar Camín (Milenio, ídem) considera que la aprehensión  de Javier le viene “como anillo al dedo al reto electoral del gobierno”, que se las ha estado viendo negras en Nayarit y el estado de México, tanto que Alfredo del Mazo ataca un día sí y otro también a Eruviel Ávila por la inseguridad en la tierra de Enrique.

Aunque, a fin de cuentas, la situación del país es terrible porque el cinismo es la moneda de uso corriente para la  mayoría de políticos. Ello porque  diversas autoridades van de la incompetencia a la negligencia.

Un caso reciente es la excarcelación  de Amado Yáñez- quien defraudó a bancos y a Pemex, amén de  evadir  el pago  impuesto. Está en la calle   por una bicoca para él: siete millones y medio millones  de pesos de fianza, lo cual  es un golpe a la confianza de que exista un poder judicial serio, competente, respetable.

En el multicitado caso de Javier Duarte, las cosas son más graves. A los dos días que renunció se escapó. Tardaron en encontrarlo más de 180 días, no obstante que según las autoridades de la PGR, tenían una sólida  pista que estaba en el sur del país o en Guatemala ya que  un pariente suyo, Mario Medina Garzón, fue detenido el 10 de noviembre en Tapachula con dos pasaportes apócrifos con los retratos de Javier y su esposa Karime. Lenta y torpe la justicia mexicana.  

Ella,  Karime,  no obstante sus gastos desbordados con presupuesto oficial, está exonerada de todo proceso. Igual suerte corre su familia.

Varios columnistas han indicado correctamente  que  fue pactada la  captura  de Javier a cambio de la impunidad de sus parientes. Máxime que Duarte ríe en varias ocasiones desde su detención hasta su presentación en los juzgados guatemaltecos. Lo que representa que no teme a la justicia. Además se le traerá a nuestro  país entre  tres meses y  un año, algo que ya no tendrá significación en los actuales procesos comiciales aunque será una moneda a presumir, como lo hizo Peña Nieto.

También locuaz y bravucón es Miguel Ángel Yunez, quien se atribuyó la aprehensión de su rival. Añadió que puso en juego su vida y la de su familia para acabar con la corrupción en la entidad (sic que enloquece). Palabrería sin sentido. Cinismo puro.

Edgar Veytia, al ser detenido en Estados Unidos, hizo un boquete a las elecciones en Nayarit y al gobernador Roberto Sandoval. Pero el hombre fue encumbrado por el mandatario  que ahora se espanta. Y fue festejado por Isabel Miranda de Wallace, quien lo niega, pero hace poco llevó un pastel a la residencia de Los Pinos en un cumpleaños de Peña Nieto.

Es decir, complacencias a la carta  entre supuestos activistas, represores, funcionarios y narcos emboscados. Algo que pareciera de locos.

Mientras en gringolandia se castiga con dos mil seiscientos millones de dólares a la empresa brasileña Obredecht, en México no se informa si Emilio Lozoya, antiguo empleado de la constructora OHL y aliado de Luis Videgaray, es el responsable de recibir cinco millones de dólares para edificaciones y compras en Pemex. Es decir, nuevamente simulación y encubrimiento  de nuestros males.

Podríamos  seguir con Roberto Borge y su venta de terrenos, la libertad muy rápida de Rodrigo Medina y muchas otras cuestiones más, pero lo que vemos en el ambiente no es un país de justicia sino de la prepotencia de unos cuantos, no importando lo que piensa y sienta la mayoría.

El cinismo y la impunidad apoderados del país.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44

Previo

Las versiones de la captura de Duarte

Siguiente

Multifeminicidio en Estado de México