Trump: anti-mexicano, controversial y populista

Un especial de Tercera Vía
Fotografía original: Annick Donkers
Diseño web: Francisco Trejo
flechitaDOS

¿Quién es Donald Trump?

trumpDonald John Trump nació el 14 de junio de 1946 en la Ciudad de Nueva York y es el cuarto hijo de cinco de Frederick C. Trump, quien era hijo de inmigrantes alemanes, y Mary MacLeod Trump. Desde sus inicios Donald tuvo una vida privilegiada, ya que su padre tenía una empresa de bienes raíces encargada de la compra, venta y construcción de inmuebles en Queens, Brooklyn y Staten Island. A la edad de los trece años, Donald Trump fue enviado a una academia militar, donde se graduó en 1964. Cuando Donald no estaba ocupado en sus estudios, su padre Frederick lo llevaba a trabajar con él para que su hijo aprendiera sobre los negocios familiares. Al terminar su educación militar, Trump comenzó sus estudios de economía en la Universidad de Pensilvania, donde obtuvo su grado de economista en 1968.

Al terminar sus estudios universitarios Trump siguió los pasos de su padre y se unió a la compañía familiar, Elizabeth Trump & Son, en la cual comenzó a revolucionar las operaciones de la empresa. Trump logró convencer a su padre de ser más abierto en la adopción de préstamos bancarios para la expansión de la compañía. Para 1971 Donald Trump se había convertido en director general de la empresa cambiando el nombre de la empresa a Trump Organization.  Al mando de la compañía, Trump comenzó a ampliar la cantidad de proyectos inmobiliarios en Manhattan. Una de sus principales inversiones  en aquella época dentro de la gran manzana fue la construcción de los hoteles Penn Central´s y Grand Hyatt . A partir de entonces, Donald Trump era ya un conocido empresario en Nueva York y en todo Estados Unidos.

Durante la década de los noventa el emporio de Donald Trump tuvo una caída abrupta

Durante las siguientes décadas Trump Organization amplió el número de edificios en Nueva York y comenzó a invertir en la industria del juego por medio de la construcción de casinos en Atlantic City, Nueva Jersey.  Durante la década de los noventa el emporio de Donald Trump tuvo una caída abrupta debido al mal paso del mercado de bienes raíces en Estados Unidos. En esta época la riqueza del empresario cayó de $1.7 mil millones de dólares a $500 millones. Sin embargo, Donald Trump afronto la crisis de manera satisfactoria y rápidamente incrementó su fortuna hasta llegar a los $2 mil millones de dólares en 1997.

donald-trump-the-apprentice

Una vez establecido su gran imperio multimillonario, Donald Trump comenzó a incursionar en otros ámbitos de la vida pública. En 2004 inició su carrera televisiva como presentador del programa “The Apprentice”, el cual rápidamente se convirtió en un éxito mediático. Este programa le dio al magnate neoyorquino mayor visibilidad en todo Estados Unidos. Incluso, Trump participó en varias ocasiones en programas televisivos de la Lucha Libre Norteamericana comúnmente conocida como WWE.

flechitaDOS

Trump y la política

En el año 2000 Trump participó en la contienda por la presidencia de su país
Donald Trump tiene ya experiencia en participar en las elecciones para la candidatura a la presidencia de los Estados Unidos. En el año 2000 Trump participó en la contienda por la presidencia de su país pero sin mucha suerte, pues después de las elecciones primarias de California decidió abandonar la contienda. Este tropiezo en la carrera presidencial del magnate no hizo que Trump abandonara por completo la  vida política. Desde su posición como empresario influyente el magnate neoyorquino se convirtió en un financiador importante del partido republicano, pero especialmente del demócrata. De acuerdo con un estudio realizado por la compañía norteamericana National Public Radio (NPR), entre 1989 y 2009 la mayor cantidad de fondos destinados a la política por parte de Donald Trump tuvieron como destino el partido demócrata. Solamente es a partir de 2010 cuando el partido republicano comenzó a recibir el 97% de las donaciones del empresario neoyorquino.

image01

Ante las dos derrotas del partido republicano por la presidencia de los Estados Unidos con los candidatos conservadores Mitt Romney and McCain y en la ausencia de liderazgos fuertes dentro de los republicanos,  Trump vio una oportunidar para volver a competir por la presidencia de su país. En junio de 2015 Trump lanzó su candidatura a la presidencia por el partido republicano desde sus oficinas en Wall Street. La campaña de Donald  se ha caracterizado hasta el momento por sus fuertes declaraciones en contra de distintos actores políticos y sociales de Estados Unidos, como Barack Obama, Hillary Clinton, Marc Rubio, Ted Cruz y actores internacionales como México, China y el Estado Islámico han sido el centro de sus ataques y parte fundamental de su campaña política conocida como “Make America Great Again”.

Así busca Trump alcanzar la presidencia de Estados Unidos:

1) Reforma al sistema de salud

Una contra reforma al Obama-care

Esta propuesta busca realizar una contra-reforma al actual programa de salud creado por el presidente Barack Obama, llamado Obama-Care. Este consiste en dar cierto incentivo económico a las personas de bajos recursos para que puedan acceder a seguros médicos privados. Este programa, según Trump, ha causado una carga económica muy grande para la mayoría de los norteamericanos. Como propuesta el candidato republicano utilizará el libre mercado para disminuir los costos de los seguros médicos por medio de la eliminación de las barreras comerciales entre estados para que diversas compañías médicas puedan invertir en todo el territorio.

2) Tratado económico entre China y Estados Unidos

Plantea a China como un problema para la economía estadounidense

El acceso de China a la Organización Mundial de Comercio promovida en 2000 por el entonces presidente Bill Clinton, ha sido según Donald Trump un problema económico para los Estados Unidos. Desde entonces las inversiones norteamericanas y extranjeras han parado en el país asiático, cerrando fábricas y empresas en los Estados Unidos, y dejando a miles de personas desempleadas. De llegar a la presidencia, Trump ha prometido obligar a China a quitar sus barreras económicas para hacer más competitivo el mercado internacional.

3) Reforma administrativa en favor de los veteranos

Combatir a la corrupción para apoyar a los soldados que han participado en alguna guerra

Para ayudar a los veteranos de guerra se busca reformar las oficinas encargadas de brindar servicios de salud y de reincorporación a la sociedad de este sector. La corrupción ha sido, según Trump, la principal causa del poco apoyo que se les ha brindado a los soldados que han combatido en alguna guerra por los Estados Unidos.

4) Reforma fiscal

Disminuir impuestos a clase media

El principal objetivo de la reforma sería disminuir los impuestos a la clase media para fomentar el consumo de este sector de la población norteamericana. Por otro lado, la disminución de la carga tributaria se llevaría a cabo también en los grupos empresariales con la finalidad de estimular la inversión, aumentar el número de empleos y con esto fortalecer la economía.

5) Control de armas

El gobierno de Donald Trump mantendrá el derecho de las personas para poseer armas

Esta política irá ligada al aumento en las penas por el uso de armas en crímenes. Donald Trump ha asegurado que la persona que cometa un acto delictivo con un arma será juzgada en cortes federales y será castigado con una pena mínima en prisión de cinco años.

6) Reforma migratoria

Toda persona indocumentada viviendo en Estados Unidos será deportada.

En esta postura Trump ha sido enfático.Además, para evitar el ingreso de personas sin papeles ha decidido construir un muro en la frontera con México, el cual sería pagado por las autoridades mexicanas.

¿Le ha funcionado?

Estas seis propuestas -algunas muy controversiales- le han dado gran popularidad a Donald Trump en el transcurso de su campaña. Muchos analistas pensaron que la candidatura de Trump por la presidencia tendría el mismo resultado negativo que en 2000. Sin embargo, gran parte de electorado republicano se ha visto seducido por las declaraciones y propuestas de este sui gueneris candidato. Con base en encuestas de opinión pública realizadas por la empresa norteamericana The Huffington Post, la popularidad de Trump ha incrementado notoriamente desde el lanzamiento de su campaña en 2015. Mientras que la popularidad del candidato republicano alcanzaba solamente al 3.8% del electorado republicano en mayo de 2015, hasta el 2 de marzo del presente año la aceptación de Trump llegaba a un 43%. En menos de un año la popularidad  del magnate neoyorquino aumentó de forma estratosférica en relación con sus más cercanos competidores. Hasta el momento la popularidad de Marc Rubio y Ted Cruz no supera el 18% de los simpatizantes de su partido cada uno.

Candidato1/4/20151/6/2015Sept 20151/11/20151/1/20161/3/2016
TRUMP3.70%5%27.50%34.10%36.50%43%
CRUZ8.10%6.40%5.90%12.70%17.90%16.80%
RUBIO8.20%11%9.10%12.50%12.50%18.80%

6357598666744843661458552016_trump-univision.imgopt1000x70

El apoyo que ha tenido Trump a lo largo de su campaña viene de un sector demográfico específico de Estados Unidos y en especial del partido republicano. En diversos estudios realizados por la revista The Atlantic y el Washington Post, se muestra que las personas que apoyan a Donald Trump se pueden identificar bajo tres categorías: hombre, blanco y pobre. En cuestión de género el 47% de los hombres republicanos apoyan a Trump ante un 28% de las mujeres. En materia económica, el 50% de las personas que ganan menos de $50 mil dólares al año apoyan a este candidato. Otra característica particular de quienes siguen a Trump es su falta de estudios universitarios. El 42% de las personas sin estudios universitarios apoya al magnate de bienes raíces mientras que solamente Trump recibe el apoyo del 29% de quienes si cuentan con alguna carrera de un nivel educativo superior.

image03

Algunos republicanos han visto en Trump una amenaza
Esta popularidad le ha hecho ganar 10 de los 18 estados en donde se han llevado elecciones primarias para candidato a la presidencia por el partido republicano. Estas victorias le han otorgado la cantidad de 329 delegados para la Convención Nacional del partido republicano que se llevará a cabo en la ciudad de Cleveland para elegir a quien competirá a la presidencia de la república por este partido. El “establishment” republicano, sin embargo, ha visto en Trump una amenaza para su partido. Las declaraciones provocadoras y confrontantes así como su discurso vulgar han puesto en ridículo a la mayoría de los republicanos. Además, de acuerdo con diversas encuestas levantadas por Fox News y CNN, en ningún escenario Donald Trump lograría ganar las elecciones presidenciales sin importar quién este enfrente por parte del partido demócrata. Al mismo tiempo, debido a la poca cercanía que tiene el magnate neoyorquino con el partido, los republicanos creen que una posible victoria de Trump podría dañar fuertemente al partido, generando una fuerte división interna.

Ante este posible escenario, varias fuerzas se han unido en contra de la candidatura de Trump para buscar impulsar a otro candidato. A pesar de la popularidad y las victorias de Trump, existe la posibilidad de que aún pierda la candidatura por la presidencia. Si se suman el número de delegados de los contendientes Marc Rubio (110) y Ted Cruz (231), estos darían hasta el momento la cantidad necesaria para quitarle a Trump el primer lugar. Esta suma de fuerzas se ha convertido en la principal estrategia de los republicanos para terminar con la campaña del empresario nacido en Queens, Nueva York. Para que esto sea posible, sin embargo, alguno de los candidatos, sea Cruz o Rubio, tendrían que dejar su carrera por la presidencia y declarar su incondicional apoyo a su contrincante.

Desafortunadamente para los republicanos, hasta el momento ni Cruz ni Rubio han dejado ver que alguien quiera declinar en favor del otro. Si esto no llega a pasar, los votos “anti-Trump” dentro del partido republicano seguirán siendo divididos entre ambos contrincantes impidiendo de esta forma formar un frente que impida la victoria de Trump en Cleveland.

flechitaDOS

Trump contra México

El candidato republicano se ha caracterizado en su campaña por lanzar fuertes ataques a sus contrincantes y a diversos grupos que para él representan una amenaza a Estados Unidos. Un grupo específico al cual se ha dirigido Donald Trump en su campaña han sido los mexicanos. Desde su lanzamiento como candidato se dedicó a atacar a la población de nuestro país por la supuesta amenaza que representamos. En el discurso inaugural de su lanzamiento de su campaña mencionó que los mexicanos que llegan a Estados Unidos solamente traen droga, son criminales y violadores. Además, Trump ha señalado a los migrantes como una de las principales causas de la falta de empleo para los ciudadanos norteamericanos.

Como propuesta de campaña Trump ha prometido a sus seguidores la construcción de un muro sobre toda la frontera con México. Uno de las cosas que más han causado controversia sobre este tema es que el candidato a la presidencia ha asegurado que la construcción del muro será realizado con dinero del gobierno mexicano. Trump dice que al llegar a la presidencia obligará a México a pagar por el muro que impedirá que los migrantes crucen la frontera.

El gobierno mexicano durante un gran tiempo prefirió el silencio con el argumento de no dar visibilidad al candidato republicano.

A pesar de los fuertes ataques de Donald Trump hacia los mexicanos, muy pocas personas han salido a la defensa de México.  Sin embargo, ante la creciente popularidad de Trump en las elecciones primarias de su partido, la canciller Claudia Ruiz Massieu consideró que las ideas del candidato republicano son racistas y calificó a Trump de ignorante. Al mismo tiempo, los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón han criticado a Trump en la misma tónica. Inclusive Calderón ha utilizado su viejo slogan de campaña y ha denominado al candidato republicano como “un peligro para los Estados Unidos”.

Las respuestas ante los ataques de Trump por parte del gobierno actual y estos dos ex presidentes parecen haber llegado bastante tarde. No solamente Trump ha alcanzado altos niveles de popularidad, sino que su discurso en contra de los mexicanos se ha convertido en un pilar fundamental de su proyecto político. Para poder contrarrestar los ataques que Trump ha realizado hacia los mexicanos quizá sea necesaria una acción colectiva tanto de la gente en México como los México-Americanos en Estados Unidos. De lo contrario, ¿Quién detendrá a Trump?

flechitaDOS

La Entrevista

Kate Irick nació y estudió en USA, pero vive en México. Desde hace algunos años ha sido voluntaria en organizaciones que trabajan temas migratorios. Actualmente es una activista por los derechos humanos, cooperante en una organización de paz, además de colaboradora de diversos colectivos feministas y artísticos.

_R0A5152-Edit
Fotografía: AnnickDonkers

¿Cómo vives el proceso electoral de USA desde México?

La política de los Estados Unidos impacta mucho a la realidad cotidiana de México, y ha sido emocionante ver cómo se han desarrollado las elecciones; sin embargo, la preocupación por la candidatura de Trump ha dominado todas las conversaciones que he tenido al respecto. Sí, es alarmante y desesperante la forma que ha expresado odio y xenofobia hacia la sociedad mexicana. A la vez, lo increíblemente alentador de esta elección no ha logrado hacerse del todo visible aquí: las posibilidades para el cambio, representado por la campaña de Bernie Sanders, así como el hecho de tener dos candidatos importantes – Bernie Sanders y Trump–que desafían y cuestionan al establecimiento partidista en Estados Unidos. Mi experiencia se centra en dar contexto para entender qué significa la popularidad de un candidato como Trump, quien refuerza la idea de la xenofobia y el racismo, logrando movilizar a un sector tradicionalmente poco participativo, pero aislando al mismo tiempo a otros grupos. Vivo esto como una especie de mediación, que busca explicar sin justificar cómo hemos llegado a una figura como Trump, con popularidad impresionante, considerando lo extrema de sus propuestas políticas internacionales, y viviendo acá, pues hay que ser dispuesta a discutirlo… no es sólo en México, donde se le ha dado mucha visibilidad, sino que en Estados Unidos, donde ha ganado representación desproporcional en los medios.

¿Consideras que son unas elecciones sui generis?

Sí, estas elecciones están moviendo un montón de cosas. Cosas importantes, pues han generado la participación de personas que no se han involucrado en otras elecciones, sobre todo por el lado Republicano. Tenemos los dos polos del populismo: la versión progresista de Sanders y la versión autoritaria de Trump. Aunque no sabemos aún quienes vayan a recibir las nominaciones, Bernie Sanders y Donald Trump son personas que vienen de afuera del establecimiento partidista. Esto es importante para el futuro de esa esfera, que ha llegado a una polarización tremenda. Sus campañas populistas están desafiando las líneas de los partidos y en particular en el caso del Trump parece que eso va a resultar en cambios verdaderos dentro del partido Republicano. Creo que Trump en sí es un candidato único, en su irreverencia hacia la política.

¿Cómo Trump llegó a ser el más competitivo candidato republicano?

Desde mi punto de vista, su visión populista de derecha ha logrado convencer a la gente. Muchas personas creen que Donald Trump va a mejorar el país, esto a través de su nacionalismo y su carácter fuerte, directo e implacable. Para la gente a quienes le va mal económicamente–y les ha ido mal por mucho tiempo, o que tiene miedo del terrorismo- Donald Trump promete “Make America Great Again”. Su popularidad ha sido capitalizar sobre la polarización de los dos partidos y las debilidades del partido Republicano en particular. El establecimiento Republicano no quiere a Trump, ha generado la ira no sólo de izquierda sino la derecha también. Hay mucha gente que no cree o incluso desconfía en el sistema, pero cree en Trump. La clase trabajadora blanca es uno de estos sectores principales, aunque el apoyo para Trump es diverso. Igual que Bernie Sanders, su popularidad es una expresión del descontento general hacia los partidos y sus intereses empresariales y de elite. ¿Irónico, verdad?

image04
Fotografía: Annick Donkers

¿Qué piensas de los mexicanos que viven en E.U.?

Los Estados Unidos han tenido un papel fundamental en fomentar la migración–tanto forzada como voluntaria, documentada como indocumentada, de México hacia Estados Unidos, pero a su conveniencia. Es algo que nos incomoda mucho reconocer, porque nos gustaría pensar que nuestras políticas económicas internacionales funcionan a la perfección, como al vacío. No es así, y paradójicamente las mismas políticas neoliberales que tuvieron impacto en el despojo de los pueblos mexicanos son las que exportaron los trabajos de fábricas de Estados Unidos al otro lado de la frontera, acabando con los trabajos de muchos Estadounidenses (que ahora culpan a los que migran, y no los que hicieron las leyes). Los mexicanos y las mexicanas tienen el derecho de estar donde decidan. Pero ese horizonte nos queda lejos, las políticas que llevamos ahora son políticas de muerte, de despojo y las condiciones políticas dentro del país legitiman la discriminación, estigmatización, y violencias de muchas formas. Una reforma migratoria incluyente es urgente, es una desgracia que la polarización de los partidos ha llegado a tal nivel que en ocho años no tenemos reforma, al contrario, tenemos más deportaciones que antes y un candidato como Trump que llega a niveles de xenofobia sin precedentes.

¿Cómo ubicas ideológicamente a los principales candidatos a la presidencia?

Sanders es el candidato progresista–sus principales propuestas tienen que ver con disminuir la desigualdad económica, y combatir la codicia empresarial; ha tenido posturas firmes en cuánto a los derechos sociales, de salud y de educación. Hillary Clinton representa el establecimiento demócrata centrista–sensible a los intereses empresariales y con una postura dura en el ámbito internacional. Trump es extremo, pero no tan hacia la derecha como los otros candidatos Republicanos. Es decir: sus propuestas oscilan ideológicamente (por ejemplo en los temas de impuestos y gastos sociales parte de la línea Republicana), y en concreto tienden a reflejar posturas extremas, sobre todo en el tema de migración, por eso pareciera a veces que es muy de derecha.

¿Tienes un favorita? ¿Por qué?

Yo votaré por Bernie Sanders. Comparto su visión de una democracia social y lo veo auténtico. Sueño tener un país donde la salud y la educación son gratuitos, en donde tomamos medidas serias y radicales para disminuir la desigualdad de clase, de género y la supremacía blanca. Me parece genial tener un candidato que en un debate al ser preguntado cuál es la amenaza más grande a la seguridad nacional contesta con el cambio climático. Estos son los asuntos que a mí me preocupan y comparto eso con muchos de mi generación. Aunque no gane la nominación ha movilizado una población importante: los jóvenes. Y no vamos a desaparecer.

flechitaDOS


Vídeo Recomendado

Previo

Nestora Salgado podría salir de la cárcel hoy

Siguiente

Nuevo León vanguardia del Nuevo Sistema de Justicia.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *