¿Cómo funcionó a Operación Safíro de César Duarte, ex gobernador de Chihuahua acusado de desvio de recursos?


Escucha nuestro podcast



El día de ayer, en plena visita del presidente López Obrador a los Estados Unidos, el ex gobernador César Duarte fue arrestado en Florida. En Tercera Vía ayer retomamos una línea de tiempo que incluye recordar que mas de 20 colaboradores suyos ya habían sido arrestados, aunque algunos (todavía en libertad) afirmaron tener influencias en la dirigencia anterior de Morena.

Ya son 24 los capturados por lazos con la red de corrupción de César Duarte


También está el antecedente de que los últimos dos meses del gobierno de Enrique Peña Nieto fueron aprovechados para defender públicamente a Duarte, quien finalmente se fugó al extranjero.

En el sitio de Mexicanos Contra la Corrupción encontramos un artículo que explica en qué consistió la Operación Safiro y cómo la red de corrupción de César Duarte se organizó en Chihuahua.

Compartimos el texto de Raúl Olmos:

Las acusaciones contra Duarte datan de octubre de 2016, cuando el actual gobernador Javier Corral, de extracción panista, denunció que al tomar posesión del cargo había descubierto un desfalco millonario de las arcas públicas.

Al avanzar las pesquisas, la fiscalía chihuahuense denunció que al menos 250 millones de pesos habían sido desviados a través de cuatro empresas fantasma para financiar campañas electorales del PRI en otros estados.

_____

_____

 

El exgobernador Duarte se dio a la fuga, ante lo cual la Interpol giró una ficha roja para buscarlo en 190 países.

En febrero de 2018, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), en colaboración con la revista Proceso, publicaron una investigación titulada “Las guaridas de Duarte”, en la que se documentó que el exgobernador chihuahuense poseía al menos nueve casas en la ciudad texana de El Paso.
Pese a las evidencias aportadas por Proceso y MCCI, acerca de que Duarte estaba en territorio estadounidense, las autoridades mexicanas no lo localizaron.

Desvían 650 millones en 7 estados

El 21 de diciembre de 2017, The New York Times reveló, en una investigación conjunta de su corresponsal en México y del corresponsal de la revista Proceso en Washington, el mecanismo del desvío de fondos públicos de Chihuahua para las campañas del PRI en 2016.

Ese desvío se realizó con el presunto contubernio del entonces dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y la Secretaría de Hacienda federal, que en ese momento encabezaba Luis Videgaray. Ambos personajes han rechazado las acusaciones.

Posteriormente, el 21 de noviembre de 2018, una nueva investigación de MCCI reveló que el desvío de fondos de la llamada ‘OPERACIÓN SAFIRO’ (así, con ‘s’, que es el nombre que le asignaron los operadores del PRI) se había extendido de Chihuahua a Sonora, Colima, Durango, Estado de México, Morelos y a la delegación Milpa Alta de la Ciudad de México.

En la trama se utilizaron 12 empresas fantasma, a través de las cuales los gobiernos de esos siete estados desviaron alrededor de 650 millones de pesos.

Del monto anterior, 250 millones de pesos corresponden a Chihuahua y 400 millones más a otras seis entidades.De acuerdo con testimonios ministeriales de exfuncionarios de Chihuahua, el dinero transferido fue desviado para fines electorales.

Ricardo Yáñez, exsecretario de Educación de Chihuahua y quien fue sentenciado a cuatro años de cárcel por el desvío de recursos, declaró al Ministerio Público que, en una reunión realizada en 2016 en la sede nacional del PRI, dirigentes de ese partido le dijeron que no se preocupara porque las empresas fantasmas utilizadas “estaban blindadas por parte del SAT y que además Chihuahua no era el único estado en que se había manejado el desvío de fondos, que también había ocurrido en otras entidades con una mecánica similar”.

Aún más, en su declaración añadió que el entonces Gobernador de Chihuahua, César Duarte, le informó que el dinero para los contratos simulados había sido autorizado expresamente por la Secretaría de Hacienda de la Federación en acuerdo con Manlio Fabio Beltrones para operar campañas electorales del PRI en otros estados.

Según la información recopilada por MCCI, los mayores desvíos realizados en 2016 a la red fantasma corresponden a las gestiones de los gobernadores priístas de Chihuahua, César Duarte (246 millones de pesos); Durango, Jorge Herrera Caldera (230 millones) y Sonora, Claudia Pavlovich (140 millones).

LECTURA COMPLETA en el blog de MCCI


Vídeo Recomendado



Previo

¿De qué acusan al ex gobernador César Duarte y cuantos cómplices suyos han sido arrestados?

Siguiente

¿Realmente se usa el cubrebocas en todo el mundo?

Sin comentarios

Deja un comentario