Wixáricas y Tepehuanos denuncian agresión de policías municipales de Villa Guerrero

Cuatro policías municipales “uniformados y encapuchados” de Villa Guerrero (Jalisco) secuestraron, golpearon e intentaron ahorcar al ciudadano Humberto Reyes Betrado el pasado 10 de julio, denunció la comunidad indígena wixárika y tepehuana de San Lorenzo de Azqueltán. El Ayuntamiento está encabezado por Aldo Gamboa (PAN), quien previamente fue alcalde (2015-2018).

En un comunicado, los pobladores de San Lorenzo destacaron que entre los agresores se encontraba Teódulo Pérez Martínez, quien ha sido denunciado en otras ocasiones “por realizar ataques armados y hostigamientos a comuneros, entre ellos miembros del consejo de ancianos, quienes son de avanzada edad”.

El día de la agresión, Reyes Betrado se encontraba en el atrio de la capilla de San Lorenzo. Los uniformados arribaron al lugar y le pidieron que saliera, pero Reyes se negó, por lo que “comenzaron a golpearlo y tratar de ahorcarlo”.


“Posteriormente estos sujetos subieron a Humberto a la fuerza al vehículo y lo llevaron a la comandancia, donde lo siguieron torturando. En ese lugar se encontraba también Fernando Gutiérrez González, Director de Seguridad Pública del municipio, quien se encargó de golpearlo con una tabla, amenazándolo de muerte”, señalaron los pobladores de san Lorenzo con base en el testmonio de Reyes Betrado. La víctima fue liberada el 11 de julio “en estado grave” y “sumamente golpeada”.

La comunidad responsabilizó al presidente municipal de Villa Guerrero, Aldo Gamboa, al director de seguridad pública, Fernando Gutiérrez, “y al violento grupo que lo acompaña”, así como exigió castigo para los culpables de homicidio en tentativa, secuestro, tortura, amenazas de muerte y desaparición forzada contra los miembros de la comunidad.

A continuación el comunicado completo:

La comunidad indígena autónoma de San Lorenzo de Azqueltán, municipio de Villa Guerrero, Jalisco, denunciamos que el pasado 10 de julio de 2020 alrededor de las 23:00 horas fue secuestrado por cuatro policías municipales de Villa Guerrero, Jalisco el ciudadano Humberto Reyes Bretado, quien se encontraba en el atrio de la capilla de San Lorenzo en nuestra comunidad.

Los agresores arribaron a nuestra comunidad en un vehículo particular de color gris de cuatro puertas, uniformados y encapuchados. Durante el secuestro de nuestro compañero, uno de los delincuentes vestidos de policías se quitó la capucha y nos dimos cuenta que se trataba de Teódulo Pérez Martínez, quien ha sido denunciado en diversas ocasiones por nuestra comunidad por realizar ataques armados y hostigamientos a comuneros, entre ellos miembros del consejo de ancianos, quienes son de avanzada edad.

_____

_____

Estos agresores, siempre han estado al servicio del cacique Favio Flores, Alias la Polla, quien, con la complicidad descarada del gobierno municipal de Villa Guerrero, Jalisco, ha atentado contra la vida de nuestras autoridades y se ha apropiado de muchas hectáreas de tierra de nuestra comunidad, como el reciente ataque a dos ancianos de más de 70 años en la localidad de Izolta el pasado 22 de marzo, lo cual denunciamos en su momento de manera pública y ante instancias penales sin que haya ningún resultado.

De acuerdo con el testimonio de Humberto, rendido ante las autoridades tradicionales de nuestra comunidad, estas personas se acercaron a él diciéndole que querían hablar, que saliera a la calle, pero al negarse, ingresaron al espacio sagrado del atrio de la iglesia donde se encontraba y comenzaron a golpearlo y tratar de ahorcarlo. Todo esto pasó ante la vista de comuneros que se encontraban cerca del lugar.

Posteriormente estos sujetos subieron a Humberto a la fuerza al vehículo y lo llevaron a la comandancia, donde lo siguieron torturando. En ese lugar se encontraba también Fernando Gutiérrez González, Director de Seguridad Pública del municipio, quien se encargó de golpearlo con una tabla, amenazándolo de muerte.

Así mismo, al tratarse de actos delictivos y no tener ninguna confianza en la seguridad municipal, nuestras autoridades se comunicaron a la policía estatal de Jalisco para solicitar su intervención, respondiendo que en una hora máximo se harían presentes en la comunidad. Ellos nos dijeron que aproximadamente a las 11:00 horas del día 11 de Julio pasaron a preguntar por el compañero Humberto a la comandancia Municipal para verificar ver su estado salud, no encontrando ninguna acta que justificara la detención o explicara las razones de la misma. Humberto fue liberado sumamente golpeado el día 11 de julio de 2020 en estado grave, que difícilmente le permitía mantenerse de pié.

Es importante mencionar que anteriormente con fecha 5 de julio el compañero comunero Eleuterio de la Cruz Carrillo también fue agredido por estos mismos elementos de la policía de Villa Guerrero, Jalisco, y amenazado por el director de seguridad pública de este municipio y por Adán Bañuelos Herrera de que lo colgarían. Señalándoles que “contaban con luz verde para matar a uno de Los Valles y uno o dos tepehuanos que andaban luchando por la tierra”.

Asimismo, el ciudadano Eufrasio Pérez Reyes fue agredido el día 30 de mayo de 2019 por parte de estos mismos supuestos servidores públicos, además del policía Adán Bañuelos Herrera, recibiendo de la misma manera amenazas de muerte.

Ante estos hechos, exigimos que los culpables sean castigados y desmantelada la red de tráfico de tierras comunales que con violencia han encabezado el presidente municipal de Villa Guerrero, Jalisco, Aldo Gamboa, el Director de seguridad Pública Fernando Gutiérrez González, los policías municipales Teódulo Pérez Martínez y Adán Bañuelos Herrera, quienes están al servicio de caciques, así como los grupos de choque al servicio del asesino Favio Flores (alias la Polla) quienes gozan de completa impunidad.

Nuevamente, hacemos responsable por la integridad de nuestras autoridades y comuneros al delincuente Aldo Gamboa, presidente municipal de Villa Guerrero, Jalisco, al director de seguridad pública Fernando Gutiérrez y al violento grupo que lo acompaña.

Exigimos.

  1. Castigo para los culpables de homicidio en tentativa, secuestro, tortura, amenazas de muerte y desaparición forzada contra los miembros de nuestra comunidad.
  1. Castigo a los delincuentes ladrones de tierras comunales.
  1. Alto al despojo del territorio ancestral de San Lorenzo de Azqueltán.

Atentamente

Nunca Más Un México Sin Nosotros

Julio de 2020

Comunidad indígena wixárika y tepehuana de San Lorenzo de Azqueltán, municipio de Villa Guerrero, Jalisco

Con información de Desinformémonos y La Jornada


Vídeo Recomendado



Previo

Ella es la joven científica que está inspirando a una nueva generación: te decimos por qué

Siguiente

La revolución de Rojava: ocho años de construir otro mundo

Sin comentarios

Deja un comentario