Los Rifados de la Basura: Una campaña por la dignidad y los derechos laborales


Escucha nuestro podcast



SMujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO) es una red global dedicada a proteger los medios de sustento de los trabajadores pobres de la economía informal, especialmente las mujeres. Se trata de una organización cuyo principio fundamental es la equidad laboral, en la que todos los trabajadores y trabajadoras deben tener los mismos derechos y oportunidades.

Una de sus labores es crear conciencia sobre las dificultades laborales de las personas que trabajan “voluntariamente” en el servicio público de limpia de la CDMX, para lo cual han creado una magnífica campaña llamada “Los Rifados de la Basura”, que además de ser una plataforma para exigir derechos laborales y asegurarles una vida digna, nos pone a reflexionar sobre nuestros hábitos al gestionar los residuos que generamos en nuestras casas y trabajos. A continuación presentamos lo más fundamental de esta iniciativa de WIEGO.


Es curioso como “tiramos la basura” y pareciera que, por arte de magia desaparece. En realidad hay personas que todos los días recogen 13 mil toneladas de basura en la Ciudad de México y reciclan por lo menos 1691, de acuerdo al Inventario de Residuos Sólidos 2018 de la CDMX. Ellas aportan higiene a nuestras casas y mantienen limpias nuestras calles.

Estas personas trabajan dentro del servicio público de limpia de la Ciudad de México, en donde hay 14 mil 148 trabajadores sindicalizados y 10 mil personas trabajadoras “voluntarias”, de acuerdo a la Sección 1 de Limpia y Transportes, del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México.

El trabajo de estas heroínas y héroes urbanos, es indispensable para mantener la salud de la población y del medio ambiente, y es aun más crítico en estos tiempos de crisis de salud pública causado por el COVID-19. En contraste, lo realizan bajo un alto riesgo, por su exposición directa a los residuos que generamos.

Estas personas recolectoras de residuos son denominadas “voluntarias” por las siguientes razones:

  • Su único ingreso es: las propinas que la gente les da y lo que reciben de la venta de los materiales reciclables. No tienen un salario;
  • No cuentan con un contrato, ni con seguridad social;
  • El gobierno, la mayoría de las veces, no les da equipo de trabajo, como carritos, escobas, uniformes, tapabocas o guantes.

El aislamiento social ha traído consigo una mayor generación de residuos, porque pasamos más tiempo en los hogares, lo cuál hace más evidente la importancia del servicio que realizan. Las personas trabajadoras voluntarias del servicio público de limpia no pueden darse el lujo de quedarse en su casa, ¡porque de eso viven!

_____

_____

Hoy, más que nunca, es momento de reconocer su trabajo y de solidarizarnos con ellos, por eso lanzamos esta campaña, para que tú conozcas de cerca 8 historias de hombres y mujeres que “se la rifan”  recogiendo la basura,  a pesar de las condiciones precarias en las que trabajan.

LAS RIFADAS Y LOS RIFADOS

Patricia Salvador

Patricia Salvador cuenta cómo las alcaldías no dan equipo de trabajo a las personas trabajadoras voluntarias del servicio de limpia y ¡hasta su carrito tuvo que comprar! Ha sufrido acoso sexual y por negarse a estas peticiones, la han retirado de su tramo. A pesar de todo, es feliz cuando la gente reconoce su trabajo.

Rodolfo Vásquez

Rodolfo contribuye al medio ambiente con su trabajo pero se enfrenta a muchos riesgos pues no tiene seguro social. A pesar de tener 14 años trabajando como barrendero, le dijeron que tenía poco tiempo trabajando en el camión, y no le tocó contrato de nómina 8.

Natalia Santillán

Natalia llegó a ser voluntaria de limpia por su hermano que es titular del camión. Como madre sola, este trabajo le permite realizar las labores de cuidado de su hijo. También nos cuenta sobre los riesgos y accidentes más comunes en su trabajo.

Ricardo González

Ricardo vive de las propinas y la venta de los reciclables, también separa los artículos que pueda limpiar o arreglar para venderlos en el tianguis, en sus tiempos libres. Piensa que no ha sacado adelante a su familia, porque no le alcanza, y opina que es imposible obtener un contrato.

María del Carmen Loza

A María hace poco tiempo le pidieron dejar su trabajo.  Gracias a él tuvo la oportunidad de estudiar, aunque también nos cuenta del estigma que su familia ha vivido por trabajar en limpia.  A los 8 días de su parto, regresó a trabajar para no perder el espacio, y llevaba a su hija, pues no tenía quién la cuidara.

Eder Estrada

Eder, de 19 años, llegó a  ser voluntario por medio de su padre. Ante la falta de seguridad social para él y su familia, nos cuenta cómo logró sacar adelante de una emergencia médica a su esposa, gracias al préstamo de dinero que le hizo un señor al que le recoge la basura.

Patricia Ángeles

Patricia, voluntaria desde hace 13 años, nos cuenta cómo hace la separación de los reciclables, cuáles son los materiales que más le entregan y cómo realiza la venta. Aunque el gobierno no garantiza sus derechos laborales, ella es consciente de las aportaciones que hace a la CDMX con su trabajo.

Ricardo Mendoza

Al grito de ¡la basura! Ricardo explica cuáles son sus herramientas de trabajo, cómo funciona el sistema de propinas y cuáles son sus contribuciones al reciclaje de la ciudad. También cuenta cómo los trabajadores voluntarios de limpia, no se ven beneficiados por los contratos del gobierno.

Conocer las historias de quienes a diario procuran que habitemos una ciudad limpia, es fundamental para mostrar más empatía a la hora de hacernos cargo de nuestra basura. Separarla es impostergable, porque aunque no lo parezca, al final siempre habrá quien tenga que hacer esta labor, y apoyarles en ello no sólo reduce tiempo importante en el trabajo sino que elimina importantes riesgos para la salud de estas trabajadores y trabajadores voluntarios.

La actual crisis, nos debería devolver una mirada de respeto para quienes de forma cotidiana realizan labores esenciales para el funcionamiento de nuestras sociedades; la gestión de los residuos sin duda es una de estas tareas, así que si te interesa apoyar esta campaña comparte esta información para exigir a los gobiernos las siguientes acciones:La campaña completa está disponible en este enlace y si quieres apoyar a WIEGO, puedes entrar a su página oficial, donde podrás suscribirte a su boletín y apoyar campañas similares en favor de los derechos laborales de las mujeres con empleo informal.

 


Vídeo Recomendado



Previo

Jalisco va por su lado en lucha contra el Coronavirus: aplicará 12 mil pruebas

Siguiente

Las vidas que no importan: mueren 13 trabajadores en maquila fronteriza por COVID

Sin comentarios

Deja un comentario