Perú: La explotación laboral tras el ecocidio de Repsol

El derrame de 6 mil barriles de petróleo en el mar peruano, considerado un desastre ecológico, tiene responsables que se han intentado ocultar. La principal responsabilidad recae sobre la Refinería La Pampilla S.A., administrada por el Grupo Repsol del Perú S.A.C., que brindó información inexacta sobre esta tragedia y no menos importante es el rol de la Marina de Guerra del Perú y las instituciones ambientales del país, que fueron debilitadas convenientemente en los últimos años.

Son responsabilidades que no se deben obviar para empezar a atender el problema realmente, uno que desde hace décadas afecta en especial a la Amazonía y no recibe mucha atención.

Tras las advertencias efectuadas por la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) de Perú y su reciente filtración a los medios de comunicación nacionales, Repsol y las empresas subcontratadas para la limpieza del derrame de 6.000 barriles de crudo, ocurrido el pasado 15 de enero en el distrito de Ventanilla (Provincia Constitucional del Callao, fronteriza con el departamento de Lima), han tomado mayores medidas para garantizar que las labores se realicen en condiciones de seguridad y precaución sanitaria. Sin embargo, los grupos de trabajadores han estado faenando durante días con un equipamiento insuficiente y sin cumplir las prevenciones sanitarias prescritas por los organismos autorizados.

 

derrame petroleo repsol peru - 1
Playa Cavero ha sido una de las zonas más afectadas por el derrame ocasionado por Repsol durante el transporte de crudo desde la refinería La Pampilla al buque italiano Mare Duricum | Foto: Ramón P. Yelo
La petrolera española no cuenta con sus propios equipos especializados de contención para que actúen en caso de que se produzca un vertido de esta magnitud y ha encargado las labores de saneamiento a entidades subsidiarias que están reclutando operarios eventuales sin experiencia previa y que apenas reciben las indicaciones básicas de actuación antes de iniciar las tareas de limpieza.Las escenas recopiladas en playa Cavero el pasado viernes, una de las zonas más afectadas por el vertido, muestran como los Equipos de Protección Personal (EPP) distribuidos por Repsol no evitaron que los residuos oleosos se filtrasen y cubriesen las manos y los pies de los trabajadores, los cuales realizaron sus tareas con materiales precarios como bidones y baldes que salpicaban su contenido mientras eran elevados manualmente con cuerdas por el acantilado.

Así es como personas que buscan mejorar sus ingresos habituales fueron expuestas a la toxicidad de los hidrocarburos y al calor intenso del verano por retribuciones que oscilan entre los 80 y 120 soles (18 y 27 euros) al día, según diversos testimonios recogidos entre los contratados. De hecho, uno de ellos lamentaba que “muchos de los aquí presentes son jóvenes padres de familia que necesitan la plata y no saben dónde se están metiendo”.

“Cuando llego a casa, me bebo un litro de leche para combatir la sensación de intoxicación”.- Efectivo de limpieza

derrame petroleo repsol peru - 2
Los trabajadores se ven expuestos al contacto con el crudo mientras intentan trepar un bidón por el acantilado | Foto: Ramón P. Yelo
De igual forma, las pausas cada treinta minutos recomendadas por las autoridades públicas no se efectuaron con el rigor necesario, lo que resulta especialmente grave si tenemos en cuenta que muchos de los operarios laboraban sin mascarilla o con unas de escasa protección destinadas a impedir el contagio de enfermedades. “Cuando llego a casa, me bebo un litro de leche para combatir la sensación de intoxicación”, comentaba otro de los efectivos de limpieza. Este tipo de escenarios se ven facilitados por la falta de una supervisión efectiva por parte de las empresas subcontratadas o de los técnicos enviados por Repsol, que tienen una presencia irregular y no cubren muchas de las zonas donde se desarrollan las actividades. En este sentido, son famosas las imágenes que circulan en redes que exhiben como los trabajadores almorzaban los menús donados por diferentes entidades en los mismos espacios contaminados.

Las gotas de petróleo derramadas llegan a las caras de los operarios que, además, apenas cuentan con mascarillas de escasa protección cuyo uso no siempre es correcto debido a las altas temperaturas | Foto: Ramón P. Yelo
Contingentes de voluntariosLos grupos de operarios suelen estar acompañados de colectivos de voluntarios que desempeñan tareas de limpieza de menor riesgo pero que, igualmente, están expuestos a los efectos del crudo. Bryan Torres es el encargado de dirigir a una veintena de personas que se ofrecieron para sanear el vertido en la playa de Bahía Blanca y explica que son un conjunto de jóvenes procedentes de la ciudad de Pachacútec, en el distrito de Ventanilla, que buscan “ayudar a solucionar esta catástrofe y cuidar del medio ambiente”.

_____

_____

derrame petroleo repsol peru - 4
Los baldes repletos de crudo son elevados con cuerdas por el acantilado, lo que requiere un gran esfuerzo físico | Foto: Ramón P. Yelo
Torres aclara que, antes de comenzar sus labores, reciben instrucciones durante diez o veinte minutos sobre cómo usar los EPP, el límite de profundidad que deben alcanzar al adentrarse en el oleaje, la frecuencia con la que tienen que descansar y cobijarse del sol o el procedimiento a la hora de manejar animales afectados por los residuos oleosos. De esta manera, Torres reivindica el papel del voluntariado en el contexto de desastre ambiental a la hora de cubrir la falta de efectivos desplegados por las empresas subcontratadas por Repsol en ciertas zonas de la costa: “Nuestra labor es de gran importancia dado que los trabajadores contratados son del todo insuficientes”.

derrame petroleo repsol peru - 5
Los guantes y las botas de los EPP no garantizan un aislamiento completo, dado que el crudo se filtra en manos y pies cuando estos son sumergidos en el agua contaminada | Foto: Ramón P. Yelo

Un problema antiguo

Como hemos recordado desde Servindi, los derrames petroleros son una realidad diaria que sufren los pueblos indígenas principalmente de la Amazonía norte desde hace décadas. Según el estudio ‘La sombra del petróleo’, solo entre el 2000 y el 2019 se han registrado 474 derrames de crudo en los lotes petroleros de la Amazonía Norte.

derrame petroleo repsol peru - 7
Foto: Ramón P. Yelo

El estudio indicó que el 65% de los derrames se debieron a fallas operativas y a la corrosión de los ductos y el 28% a la intervención de terceros, es decir, por responsabilidad de las operadoras. Además, según lo reportado por el Observatorio Petrolero de Puinamudt, desde finales del 2021 han ocurrido cuatro derrames en los lotes 8, 192 y el Oleoducto Norperuano. Tal situación debería llevarnos a abordar este problema endémico desde su raíz, empezando por establecer una Comisión de la Verdad sobre la minería y los hidrocarburos más allá del Congreso.

Con información de El Salto y Servindi


Vídeo Recomendado



Previo

Funcionario de la CNDH dice insulto homofóbico y amenaza a víctima de tortura

Siguiente

Esther Zimmer: La bióloga al que le arrebataron el Nobel pero salvó millones de vidas

Sin comentarios

Deja un comentario