June Almeida: La científica pionera que descubrió los coronavirus

mujeres cientificas, ciencia y genero, coronavirus, june almeida, ciencia abierta

Cuando June Almeida miró por su microscopio electrónico en 1964, vio un punto redondo y gris cubierto de pequeños rayos. Ella y sus colegas notaron que unos picos formaban un halo alrededor del virus, muy parecido a la corona del sol.

Lo que vio se conocería como el coronavirus, y Almeida desempeñó un papel fundamental en su identificación. Esa hazaña fue aún más notable porque la científica de 34 años nunca completó su educación formal.

Nacida como June Hart, vivía con su familia en un edificio de viviendas en Glasgow, Escocia, donde su padre trabajaba como conductor de un autobús. June era una estudiante brillante con ambiciones de ir a la universidad, pero el dinero era escaso. A los 16 años, abandonó la escuela y comenzó a trabajar como técnica de laboratorio en Glasgow Royal Infirmary, donde utilizó microscopios para ayudar a analizar muestras de tejido.


Luego de mudarse a un trabajo similar en el Hospital St Bartholomew en Londres, conoció al hombre que se convertiría en su esposo, el artista venezolano Enriques Almeida. La pareja emigró a Canadá, y June consiguió un trabajo trabajando con microscopios electrónicos en el Ontario Cancer Institute de Toronto. Allí desarrolló nuevas técnicas y publicó varios artículos que describen las estructuras de los virus nunca antes vistos.

https://i1.wp.com/mujeresconciencia.com/app/uploads/2020/05/first-woman-coronavirus-og.jpg?resize=1002%2C789

Nueva forma de ver lo microscópico

Cuando se trabaja con partículas microscópicas, es difícil saber exactamente qué buscar. Un microscopio electrónico dispara una muestra con un haz de electrones y luego registra las interacciones de las partículas con la superficie de la muestra. Dado que los electrones tienen longitudes de onda mucho más cortas que la luz, esto muestra a los científicos una imagen con detalles mucho más finos y pequeños. El desafío es discernir si una pequeña gota es un virus, una célula u otra cosa.

La técnica de microscopía que desarrolló Almeida fue simple, pero revolucionaria para el campo de la virología.

Para resolver el problema, Almeida se dio cuenta de que podía usar anticuerpos tomados de individuos previamente infectados para detectar el virus. Los anticuerpos se sienten atraídos por sus contrapartes antigénicas, por lo que cuando Almeida introdujo pequeñas partículas recubiertas de anticuerpos, se congregaron alrededor del virus, alertándola de su presencia. Esta técnica permitió a los médicos utilizar la microscopía electrónica como una forma de diagnosticar infecciones virales en pacientes.

_____

_____

Almeida identificó una serie de virus, incluida la rubéola, que pueden causar complicaciones durante el embarazo. Los científicos habían estado estudiando la rubéola (también conocida como sarampión de tres días) durante décadas, pero Almeida fue la primera en verla.

Descubriendo el coronavirus

A medida que sus habilidades ganaron reconocimiento, Almeida regresó a Londres para un puesto en la Escuela de Medicina del Hospital St. Thomas. Allí, en 1964, fue contactada por el doctor David Tyrrell, quien supervisó la investigación en la Unidad de Resfriado Común en Salisbury, Wiltshire. Su equipo había recogido muestras de un virus similar a la gripe que etiquetaron como “B814” de un niño enfermo en Surrey, pero tuvo dificultades considerables para cultivarlo en el laboratorio. Como los métodos tradicionales fallaron, los investigadores comenzaron a sospechar que el B814 podría ser un nuevo tipo de virus por completo.

Cuatro coronavirus vistos mediante un microscopio electrónico. Los picos alrededor del borde recordaron a los investigadores un halo, que inspiró el nombre de corona. FOTOGRAFÍA: BSIP, UIG / GETTY

Ya con pocas opciones, Tyrrell envió muestras de Almeida, con la esperanza de que su técnica de microscopio pudiera identificar el virus. “No teníamos demasiadas esperanzas, pero sentimos que valía la pena intentarlo”, escribió Tyrrell en su libro Cold Wars: The Fight Against the Common Cold (Guerras frías: la lucha contra el resfriado común).

Aunque Almeida tenía materiales limitados para trabajar, sus hallazgos excedieron las mejores esperanzas de Tyrrell. Almeida no sólo encontró y creó imágenes claras del virus, sino que recordó haber visto dos virus similares anteriormente en su investigación: uno mientras observaba bronquitis en pollos y el segundo mientras estudiaba la inflamación del hígado por hepatitis en ratones. Ella había escrito un artículo sobre ambos, pero había sido rechazado. Los revisores pensaron que las imágenes eran sólo imágenes de baja calidad de partículas del virus de la influenza. Con la muestra de Tyrrell, Almeida confiaba en que estaban viendo un nuevo grupo de virus.

Mientras Almeida, Tyrrell y el supervisor de Almeida se reunían para discutir sus hallazgos, se preguntaban cómo llamar al nuevo grupo de virus. Después de mirar las imágenes, se inspiraron en la estructura de halo del virus y decidieron la palabra latina para corona, corona. Así nació el coronavirus.

Expandiendo su visión

Almeida se retiró de la virología en 1985, pero se mantuvo activa y curiosa. Se convirtió en instructora de yoga, aprendió a restaurar porcelana fina y desarrolló un buen ojo para las antigüedades, que a menudo buscaba con su segundo esposo Phillip Gardner, también un virólogo retirado.

Antes de su muerte en 2007, a la edad de 77 años, Almeida regresó a St. Thomas como asesora y ayudó a publicar algunas de las primeras imágenes de alta calidad del VIH, el virus que causa el SIDA.

Hugh Pennington, profesor emérito de bacteriología en la Universidad de Aberdeen, trabajó con Almeida en St. Thomas y la describe como su mentora. “Sin duda, es una de las destacadas científicas escocesas de su generación, pero lamentablemente en gran parte olvidada”, dijo Pennington en una entrevista con The Herald. “Aunque irónicamente, este brote de COVID-19 ha vuelto a iluminar su trabajo».

Hoy en día, los investigadores todavía usan sus técnicas para identificar virus de forma rápida y precisa. Cincuenta y seis años después de ver por primera vez un coronavirus a través de un microscopio, el trabajo de Almeida es más relevante que nunca.

Traducción del texto de Sydney Combs, publicado por National Geograpic.


Vídeo Recomendado



Previo

AMLO amaga con quitar concesión a mineras canadienses

Siguiente

Lágrimas de Onvre: Columnista de Récord ataca a periodista deportiva por bloquearlo

Sin comentarios

Deja un comentario