Medallas de Panamericanos: ni el presidente ni los deportistas

Vuelta y vuelta, una columna recurrente de Carlos Aguirre


AMLO se colgó la medalla (literal), del éxito en los Juegos Panamericanos 2019, Ana Gabriela Guevara en un acto extraño decidió colgarle la medalla al Presidente por su “apoyo”, de inmediato en redes sociales salieron los críticos a recordar las declaraciones de Guevara con expectativas de medallas por debajo de las que se obtuvieron, lo que habla de una evidente falta de diagnóstico y lejanía con los deportistas, también otros recordaron todas las notas donde se señalaba la falta de apoyo a los atletas: periodistas tacharon de burdo el acto de Guevara y de hipócrita el del presidente. 

AMLO vendió una casa icono de la impunidad y afirmó que será dinero directo a los atletas, casualmente la casa fue comprada por Carlos Bremer, uno de los principales promotores del deporte en el país. Algunos periodistas reflexionaron sobre que el triunfo era de los deportistas, por su exigencia, disciplina y talento y no por ningún gobierno. La verdad es que ni el presidente ni los deportistas. 

Poniendo los ojos en otro lado para entender lo nuestro, recuerdo el proceso de la Selección Femenil de USA donde Marion Reimers escribió que:  “la selección de Estados Unidos es un símbolo de cambio, pero también de la existencia de un andamiaje constitucional que les ha facilitado cumplir con ese papel”. En ese sentido el triunfo panamericano, los cierres espectaculares en atletismo y las medallas en clavados son triunfo de un andamiaje institucional que les ha permitido triunfar: de un sistema sólido de entrenadores, de federaciones que apoyan, de instalaciones dignas, de gobiernos locales, estatales y municipales que tienen al deporte como prioridad. Jalisco ha sido campeón de la Olimpiada Nacional en múltiples ocasiones consecutivas, no es culpa del nuevo gobierno, ni del anterior, sino de un andamiaje institucional que lo hace posible y que esos esfuerzos en conjunto llevan al éxito de una selección. 

El papel del gobierno es diseñar estrategias integrales en proyectos de formación de talentos, atracción de entrenadores, preservar instalaciones, incentivar con premios y fiscalizar a las federaciones. 

Sabemos que hay corrupción en las federaciones deportivas y nuestro andamiaje no es ni de cerca el perfecto, la CONADE debe intervenir ahí para limpiar a estas federaciones de actos corruptos sin frenar procesos largos y que han sido efectivos; austeridad y racionalidad sin depender de Guillermo del Toro. El papel de los atletas es el el mismo que han tenido, la máxima exigencia y disciplina. 

La medalla de los Panamericanos no es del presidente ni exclusivamente de los atletas.  

 

Previo

Mariana fue a la tienda y no volvió: la destriparon en la carnicería de su calle

Siguiente

Cuando el SAT le condona casi 4 millones al deportista mejor pagado de México

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *