Crea Gómez Urrutia, líder minero y Senador por Morena, nueva central sindical a modo

Trece años después, la vida es muy diferente para Napoleón Gómez Urrutia. En 2006 huyó de México en plena crisis del Sindicato de Mineros, luego de la tragedia de Pasta de Conchos y con una supuesta persecución por parte de Germán Larrea (de Grupo México) con el permiso del gobierno de Vicente Fox.

Gómez Urrutia nunca fue minero, sino heredero del sindicato dirigido por su padre. En una entrevista con la revista Día Siete realizada un par de años luego de su partida a Canadá con una visa humanitaria, el líder sindical llegó a mencionar que si bien nunca trabajó en el gremio, los trabajadores lo respaldaban porque por años se preparó académicamente para representarlos.

Su contraparte, Germán Larrea, también es otro heredero. Leemos en El Financiero:

Una de las debilidades de Germán Larrea son los vinos franceses. La afición la heredó de su padre, Jorge Larrea, fundador del Grupo México, quien estuvo al frente de esta organización hasta 1995, cuando pasó la estafeta a su hijo Germán. Como presidente y director general, Germán Larrea convirtió a su brazo minero en el tercer mayor productor de cobre del mundo y a las operadoras Ferromex y Ferrosur es unas de las empresas de ferrocarriles más importantes del mundo; las más extensas de México. Todo esto, casi siempre en medio de controversias y litigios.

Uno de los momentos más difíciles para Germán Larrea y el Grupo México vino tras la muerte de 65 mineros en la mina de Pasta de Conchos, en Coahuila, en febrero del 2006. Esta tragedia que estremeció a la sociedad mexicana culminó con el rompimiento de Larrea y el líder del Sindicato Nacional de Mineros, Napoleón Gómez Urrutia, hoy exiliado en Canadá por el mismo caso.

En diversas columnas de los diarios nacionales, son comunes las puyas entre los dos poderosos hombres. El sindicalista exiliado hasta el año pasado, cuando ocupó la curul plurinominal del Senado por Morena, y el CEO de uno de los corporativos más poderosos de México.

A pesar de haber estado casi doce años en Canadá, Gómez Urrutia siguió al frente del sindicato minero e incluso en 2014 (con Peña Nieto al frente del ejecutivo) se le reconoció como su titular ante la Secretaría del Trabajo. Dice una nota de Reporte Índigo: 

En 2008 también fue elegido pero el gobierno de Calderón negó la toma de nota. La Suprema Corte de Justicia concedió al gremio un amparo que obligó el reconocimiento.

Este gobierno sí lo reconoció, Gómez Urrutia es líder legal de los mineros pero no puede asistir a las juntas. Al menos en el territorio nacional, ya que el heredero del liderazgo del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros enfrenta orden de aprehensión por la supuesta substracción de 55 millones de dólares del fideicomiso de agremiados. 

Sus abogados mexicanos promovieron un amparo negado en abril, por lo que su condición legal es de prófugo.  

En abril pasado la Procuraduría General de la República (PGR) solicitó al gobierno canadiense la extradición del líder minero, pero aún no han informado la posibilidad de concretar la petición al gobierno canadiense dentro del derecho internacional, ni que la Interpol emita la “ficha roja” que alerta persecución de prófugos. 

_____

_____

Hoy, Carlos Loret revela que el Senador por Morena estaría formando desde su condición de líder minero vitalicio una especie de central obrera que competiría con la CTM de los mejores tiempos priístas: la CSID (Confederación Sindical Internacional Democrática).

El periodista expone en un breve texto como la confederación está con un andamiaje legal en el que (si es su deseo), Gómez Urrutia podría ocupar su titularidad de manera perpetua ya que las reglas están acomodadas de tal modo que sólo sería elegible al cargo un hipotético segundo al mando. Y Napíto, como también le conocen, también ocupa esa silla.

Citamos de la columna en El Universal la manera en que Gómez conservaría su poder:

3. Uno de los requisitos para ser candidato a Presidente es ser actualmente o haber sido Secretario General del CEN. Cuando la dirigencia de Napito aprobó esta disposición, el único que durante los últimos 40 años había tenido ese cargo era su padre… y ya había muerto. En síntesis, sólo Napito puede ser Presidente. Amarró ser el número uno… y ser el número dos.

Aunque hay muchos más detalles en el texto completo, no podemos dejar de destacar que esta nueva central también tiene toda la protección estatutaria para mostrar musculo, como en los mejores días del PRI:

9.- El artículo 146 dice que es obligación de los sindicalizados asistir a las manifestaciones. Si no van, precisa la facción XXII, “automáticamente dejará de ser socio o miembro del sindicato”.

10.- Y si el trabajador minero deja de pagar su mensualidad al sindicato, presenta una queja contra un funcionario sindical o incluso cambia de equipo deportivo sin autorización, le pueden suspender el empleo sin goce de sueldo hasta por 5 años.

PARA LEER

Más detalles sobre esta nueva confederación en Proceso.

Y sobre Gómez Urrutia y la tragedia de Pasta de Conchos, en Sin Embargo:

PARA VER

Previo

Morena aprueba Guardia Nacional con mando militar...

Siguiente

Pueblos originarios frenan minera en Zoquitlán pero la lucha está lejos de terminar

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *