Fallece el poeta maya Isaac Carrillo, lo recordamos con tres de sus poemas

El poeta maya Isaac Esau Carrillo Can (Peto, Yucatán, 1983) falleció la noche de este jueves en la ciudad de Mérida, a la edad de 34 años. Su trayectoria como poeta y defensor de la lengua maya le valió el Premio Nacional de Literatura Maya “Waldemar Noh Tzec” 2007.

Además, recibió los premios “Alfredo Barrera Vázquez” 2008 por la Universidad Autónoma de Yucatán, y el Premio Nacional Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2010.

Es autor de U yóok’otilo’ob áak’ab, “Danzas de la noche”  (CONACULTA), compilador de Kan ik’ti’ilipor el Ayuntamiento de Mérida y coautor de Kuxa’an t’aan, Voz viva del mayab  (Secretaría de la Cultura y las Artes de Yucatán/ UNAM).

Isaac Carrillo, además de poeta fue narrador, dramaturgo y artista visual. Es autor de la pieza Uj que se presentó en The exhibition, Indigeneity, Decoloniality & @rt en la Universidad de Duke en Carolina del Norte y en el Emerson College, en la ciudad de Boston.

A continuación, lo recordamos con tres de su poemas:


Ka’ach tin paalil

 

I

 

_____

_____

Ka’ach tin paalile’

uts tin t’aan in chukik xnook’olo’ob

yéetel in tikinkúunsik péepeno’ob,

juntéenake’ taakchaj in wilik u xik’nal

le xnook’olo’obe’ ka tin tak’aj u xiik’o’ob

yéetel u yiits junkúul che’.

Le je’ela‘ jaajchaj tin kuxtal:

Bejla’e’ ich k’iin ku máan in jiilankil

ba’ale’ ich áak’ab kin xik’nal…

 

 

 


Cuando era niño

 

I

 

Cuando era niño


Escucha nuestro podcast



atrapaba gusanos

y disecaba mariposas,

un día quise que mis gusanos volaran

y les pegué alas

con la viscosa de un árbol.

Esto se hizo realidad en mi vida:

Ahora durante los días me arrastro,

pero en las noches vuelo…

 

 

 

II

 

Ka’ach tin paalile’ kin chukik kóokay,

kin ji’ik u jojopsáasilo’ob tin wíinkilal

utia’al in júult’abtik in piixan ich u jobnel áak’ab.

Juntéenake’ in chiiche’ tu puk’aj u t’aan ich ja’e’ ka tu ts’áaj ten in wuk’ ich ch’ench’enkilil.

Bejla’ kéen in wu’uy u wo’oltiken éek’joch’e’enile’,

juntúul kóokayen ku k’a’ajsik u chiich.

 

 

 

II

 

Cuando era niño atrapaba luciérnagas,

sacrificaba sus cuerpos en mi piel

para iluminar mi espíritu en las entrañas de la noche.

Un día mi abuela diluyó sus palabras en agua y me las dio a beber en silencio.

Ahora cuando la oscuridad me envuelve,

soy una luciérnaga que recuerda a su abuela.

 

 


Neek’

 

In t’aane’,

jump’éel wóolis chak neek’ kin pak’ik tu tuuch lu’um,

Beyo’,

le kéen méek’a’ak xma uj tumeen u ts’ook jump’éel in áak’abile’,

yaan junkúulche’tal tu’ux ch’oj ch’íich’o’ob kun k’ayik in k’ajláay.

 

 

Semilla

 

Mi voz, mi palabra,

es una semilla roja que siembro en el ombligo de la tierra,

así,

cuando mi última noche abrace a la luna,

será un árbol grande en cuyas ramas, pájaros azules canten mi memoria.

 

 


Junk’aal

 

U kuxtal wíinike’ chéen le jaaj wíimbal ku p’atik u yoochel te’ lu’um yéetel u juum u t’aano’…

Le o’olale’ k ojel tuláakal le náayo’obo’ ku popokxiik’o’ob t óok’ol ka’alikil k wenel, ba’ax unaj k beetike’:

k ajal,

k chukiko’ob,

k ka’ansiko’ob xíimbal,

wa k múul xik’nal yéetelo’ob.

 

 

Cierre del ciclo

 

La vida del hombre es la única sombra que deja huella y eco…

Por eso creemos que los sueños revolotean sobre nosotros mientras estamos dormidos,

lo que debemos hacer es:

despertar,

atraparlos,

enseñarles a caminar,

o volar con ellos.

 

 


Vídeo Recomendado



Previo

Más de la mitad de los mexicanos creen que "si la mujer estudia se vuelve más rebelde"

Siguiente

Phillip Glass dará concierto con músicos wixárikas para celebrar "El espíritu de la Tierra"

Sin comentarios

Deja un comentario