Demuestran que reconocemos idiomas un mes antes de nacer

Utilizando tecnología de detección no-invasiva del Centro Médico de la Universidad de Kansas por primera vez con este propósito, un grupo de investigadores del Departamento de Lingüística ha demostrado esta discriminación en el lenguaje uterino. Su estudio, publicado en la revista NeuroReport, tiene implicaciones para la investigación fetal en otros campos, dice el autor principal.

La literatura científica sugiere que el desarrollo del lenguaje humano comienza temprano, unos días después del nacimiento, y que los bebés de pocos días han demostrado ser sensibles a las diferencias rítmicas entre las lenguas. Según los investigadores, esto se ha analizado, por ejemplo, midiendo si los bebés cambian el ritmo con el que succionan el chupete cuando el discurso cambia de un idioma a otro, ya que cada discurso tiene diferentes propiedades rítmicas.

A raíz de estos conocimientos, el equipo estadounidense se preguntaba en qué momento empiezan los bebés a reconocer patrones de lenguaje. Utilizando una tecnología de detección no invasiva llamada magnetocardiograma (MCG), han demostrado finalmente que esta discriminación existe ya desde el útero.


En un estudio anterior, se utilizó ultrasonido para ver si los fetos reconocían cambios en el lenguaje midiendo la frecuencia cardíaca fetal. Los sonidos del habla que fueron presentados al feto en dos idiomas fueron realizados por dos personas diferentes y descubrieron que los fetos eran sensibles al cambio en los sonidos del habla. Sin embargo, en ese estudio no quedó claro si lo que distinguían los bebés era el lenguaje o las diferencias en el hablante.

https://i2.wp.com/www.kimberlyemilia.com/wp-content/uploads/2014/05/smart-baby.jpg?resize=1140%2C760

Cambia el ritmo cardiaco

Para corregir esta imprecisión, el nuevo estudio ha analizado, usando el MCG, el efecto de la voz de dos docenas de mujeres, embarazadas de aproximadamente ocho meses. El aparato se ajusta sobre el abdomen materno y detecta pequeños campos magnéticos que rodean las corrientes eléctricas de los cuerpos materno y fetal. Esto incluye los latidos del corazón, la respiración y otros movimientos del cuerpo.

El equipo hizo que un orador bilingüe hiciera dos grabaciones, una en inglés y otra en japonés (son lenguajes rítmicamente distintivos), para ser reproducidas en sucesión al feto. El habla inglesa tiene una estructura rítmica dinámica que se asemeja a las señales de código Morse, mientras que el japonés tiene una estructura rítmica de ritmo más regular.

_____

_____

Los ritmos cardíacos fetales cambiaron cuando oyeron el lenguaje desconocido y rítmicamente distinto (japonés) después de haber oído un pasaje del habla inglesa, mientras que sus ritmos cardíacos no cambiaban cuando se les presentaba un segundo pasaje de inglés, en lugar de un pasaje en japonés. Según los investigadores, el cerebro fetal se está desarrollando rápidamente y formando redes. El ambiente intrauterino es un lugar ruidoso y el feto está expuesto a los sonidos intestinales maternos, los latidos de su corazón y la voz, así como los sonidos externos. Sin exposición al sonido, la corteza auditiva no obtendría suficiente estimulación para desarrollarse adecuadamente.

Todo comienza en el útero

Estos resultados sugieren que el desarrollo del lenguaje puede comenzar en el útero, donde el bebé va afinando sus oídos a la lengua que va a adquirir incluso antes de nacer, sobre la base de las señales de habla disponibles en el útero. Un trabajo anterior, realizado por investigadores alemanes y publicado en Journal and Voice, afirmaba, por su parte, que los recién nacidos lloran en la lengua de sus madres. Los  bebés cuyos padres hablan una lengua tonal lloran en un patrón de melodía más alto comparados con los que tienen padres que utilizan una lengua no tonal.

“El llanto de los recién nacidos, cuyas madres hablan un lenguaje tonal, se caracteriza por una variacion melódica significativa frente a los recién nacidos alemanes, por ejemplo”, dijo Kathleen Wermke, profesora y jefe del Centro para el Desarrollo Pre-habla y Trastornos de la Universidad de Wurzburgo. Este estudio y sus resultados sugieren que los factores genéticos están involucrados en el proceso de aprendizaje del lenguaje, pero no los exime de aprender otros idiomas y, por ende, diferentes tonalidades.

Artículo original publicado en Neuro Report.
Con información de la Universidad de Kansas y Agencia T21.
Selección, traducciones y notas del Colectivo Alterius.

Vídeo Recomendado



Previo

10 años sin justicia

Siguiente

La serie de Juan Rulfo se estrenará en noviembre por televisión nacional

Sin comentarios

Deja un comentario