¿Se equivoca AMLO al no buscar alianzas?

Durante el III Congreso Nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador cerró la puerta a una alianza con el PRD por “mercenarios y oportunistas”. Podría estar de acuerdo con el tabasqueño que la dirigencia perredista es especialista en el pragmatismo, en la administración de la derrota y en sobrevivir políticamente a costa de la rentabilidad electoral de terceros. Los “Chuchos” son así, sin duda. No vacilaron en pactar con Felipe Calderón si era necesario o con Enrique Peña Nieto si eso les aseguraba oxígeno político.

Sin embargo, si hablamos de mercenarios, oportunistas y corruptos, pocos ejemplos tan claros como la dirigencia actual del PT. El partido de Anaya y su séquito de juchés norcoreanos se ha vendido con todos, sea AMLO, el PRI o el PRD. Por lo tanto, me parece que las razones de López Obrador para no pactar con el PRD son otras. Pueden ser fobias personales, el costo de la alianza o simplemente que el cálculo le dice a AMLO que son innecesarias.

Más allá de las razones que AMLO considere relevantes para no pactar con el PRD, los datos nos dicen otra cosa.



  1. AMLO necesita unificar a toda la izquierda si quiere llegar a Los Pinos en 2018. Los datos son contundentes: los partidos de izquierda juntos alcanzan, como marcas, 40% del electorado. Morena, por sí solo, está entre los 24 y los 28 puntos porcentuales.
  2. El techo electoral de la izquierda, toda unida, alcanzó 35% en 2006. Con ese porcentaje, hay una altísima probabilidad de que AMLO llegue a Los Pinos, debido a la fragmentación.
  3. AMLO necesita de las ciudades y, para ello, son indispensables los pactos. El lópezobradorismo, como tal, sólo tiene peso en la megalópolis del Valle de México. No es poca cosa, pero para ganar necesita avanzar en ciudades que le votan poco: Guadalajara, Monterrey, Tijuana, Puebla, Aguascalientes, Torreón, Querétaro. Para ello debe buscar pactos, no solo con el PRD, también con MC o con plataformas independientes.
  4. La concentración geográfica del voto de AMLO. Sabemos que López Obrador es hegemónico del Centro del país hacia el Sur. Sin embargo, en el Bajío, Occidente y el Norte, su voto es muy bajo. Una fragmentación mayor le podría borrar del mapa en estas zonas.
  5. AMLO tiene que conquistar la megalópolis del Valle de México con un porcentaje superior al 60%. Para ello, tiene que pactar con el PRD. Fragmentar el voto entre las izquierdas en la capital del país, puede ser un golpe mortal para el tabasqueño. Recordar que, en 2012, Miguel Ángel Mancera obtuvo más votos que AMLO en la capital.
  6. AMLO debe apostar por la transversalidad. Una unión de los partidos de centro y centro izquierda mandaría un mensaje de moderación y mayor transversalidad social e ideológica. Lo peor que le puede pasar a AMLO es que las facciones radicales de Morena, llevan la temperatura del debate. Una narrativa conciliadora le permitiría capturar más votos y ampliar su base de simpatizantes.

Estas son algunas razones por las que López Obrador debe repensar su política de alianzas. El PT, como instituto político, no le da nada. La muestra es el Estado de México. Sólo un frente amplio de izquierdas puede enfrentarse con éxito al PRI y al PAN. Un bloque que necesita diálogo, negociación y acuerdo.

Previo

Filtraciones de la DEA y la policía mexicana detonaron la masacre de Allende

Siguiente

Descifran el código para el reconocimiento facial

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *