Alumna enseña agricultura a madres solteras como proyecto de maestría


Escucha nuestro podcast



Las Ánimas, en Tecoanapa, Guerrero, es una pequeña localidad de mil 513 habitantes donde más de la mitad son mujeres, por ello, un proyecto de la Unidad de Ciencias de Desarrollo Regional (UCDR) de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), prospectado por la alumna de maestría Ana Patricia Leyva Zúñiga, pretende dotar de independencia económica a las madres solteras de la región mediante un huerto comunitario sustentable. Para Ana Patricia Leyva, el objetivo principal de este proyecto es brindar empleo a las mujeres, además de lograr la educación y capacitación para la gestión de un proyecto productivo, como es el caso de este huerto comunitario.

HEAD huertos0716

“A través de este tipo de huertos podremos garantizar el abasto de alimento, tanto para las madres solteras como para sus familias. Lo que a su vez ayudará a favorecer el desarrollo económico de la región a través de la comercialización de los productos y, por ende, mejorar la calidad de vida de las familias”, dijo la estudiante de la maestría en gestión para el desarrollo sustentable.


Lo que busca este proyecto inicial, que se divide en dos etapas —la primera de investigación y la segunda de implementación—, es poder expandirlo a otros municipios y comunidades cercanas. “Buscamos que este sea una especie de programa piloto, del que podamos evaluar la viabilidad en otras zonas de la República en donde se tienen necesidades parecidas”, explicó Leyva Zúñiga. “La importancia de este proyecto radica en que no existen estudios sobre la región de la Costa Chica que aborden el desarrollo local desde una perspectiva de género, siendo las madres solteras un sector vulnerable y olvidado en esta región del estado de Guerrero”, apuntó la entrevistada.

Las estrategias para implementar el huerto en esta localidad, según explicó la responsable del proyecto, serán respetando los saberes tradicionales de la región, así como el medio ambiente, ya que la producción será sin la utilización de químicos, lo que también será una ventaja de calidad en el producto. Actualmente la fase del proyecto se encuentra en la sensibilización y capacitación de las mujeres que van a participar, además de que se realiza una investigación para conocer los principales factores que provocan que las mujeres vivan en pobreza. Todo esto servirá para hacer una implementación integral del proyecto en esta región, aseguró la becaria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

https://i1.wp.com/2006-2012.sagarpa.gob.mx/saladeprensa/Banco/Mujeres%20en%20el%20Campo/mujeres_001.jpg?resize=1140%2C855

“Las estrategias de implementación van a salir a raíz de varios estudios que se harán a las personas de esta comunidad, con el fin de que se pueda establecer un huerto comunitario sustentable con tecnología específica que favorezca la producción sin la utilización de agroquímicos”, mencionó la estudiante de maestría de la Uagro. La idea de implementar un proyecto de este tipo se remonta a una investigación anterior de Ana Patricia Leyva Zúñiga, donde se detallaba por qué las mujeres de la región de la Costa Chica de Guerrero no tienen acceso a la educación superior, en dicha investigación se detallaron múltiples factores que van desde los económicos hasta los culturales.

“De ahí nos resultó un tema prioritario atender a las madres solteras por ser consideradas un sector vulnerable, que en la mayoría de los casos no tuvieron acceso a la escuela o truncaron sus estudios”, explicó Leyva Zúñiga. Hasta el momento, la respuesta de las mujeres susceptibles al apoyo mediante este proyecto integral de desarrollo regional ha sido favorable porque en esta comunidad no hay muchas fuentes de empleo y porque cultivar respeta sus costumbres, además de que es algo que saben hacer, expresó la investigadora.

_____

_____

Actualmente, la mayoría de las madres solteras de esta localidad no tiene un empleo fijo, por lo que dependen directamente de la familia y se dedican a las labores del hogar e incluso algunas son empleadas domésticas, dijo Ana Patricia Leyva Zúñiga, por eso considera que en el contexto que ellas viven es ideal un proyecto productivo como el huerto sustentable planteado. Del mismo modo, hizo un llamado a que las instituciones de todo el país empiecen a apoyar este tipo de proyectos que dejan beneficios tangibles a las comunidades o a ciertos sectores vulnerables de la población.

Con información de la Agencia Informativa de CONACyT


Vídeo Recomendado



Previo

La longevidad humana alcanzó su límite máximo

Siguiente

La ciencia comunitaria que está creando un planeta cyborg

Sin comentarios

Deja un comentario