La cobertura sobre la represión entre la policía y los manifestantes en Jalisco


Escucha nuestro podcast



El día de ayer tuvo lugar un altercado entre manifestantes en contra del gasolinazo y la policía en Jalisco. Como se reportó en Tercera Vía, el alcalde de Guadalajara se deslindó de cualquier intromisión de la policía del municipio y responsabilizó al gobernador del estado y al fiscal general de Jalisco del suceso.

Al informar sobre la intervención de la policía, la Fiscalía del Estado afirmó que no fue tuvo lugar una acción en contra de los manifestantes, sino de “infiltrados” que lanzaron gases a la policía estatal, que a su vez “protegía al contingente” e incluso a los comercios aledaños de la manifestación. En cualquier caso, la policía detuvo a varios manifestantes o y lanzó gases lacrimógenos.

Al día siguiente los medios de comunicación impresos presentaron el suceso con distintos tonos, tintes, adjetivos, espacios y circunstancias, lo que nos plantea una pregunta sustancial: ¿Cómo se cubre una posible represión del gobierno?


Claro que la cobertura depende de la línea editorial y de compromisos comerciales. Sin embargo, un hecho de tal envergadura no debería reducirse a esos criterios. Propongo, en cambio, estás dos líneas críticas:

  • Juzgar la actuación del gobierno sin beneplácito cuando se trata de abusos de autoridad. Eso no quiere decir se deban acallarse los excesos, si extisten, por parte de los manifestantes.

  • Evitar dividir la opinión en buenos o malos: exponer sólo los hechos.

Estas dos líneas son incómodas para dos extremos políticos: en primer lugar, para quienes se consideren defensores del partido en el gobierno, y en segundo término, para los opositores y quienes apoyan las manifestaciones incondicionalmente, y que consideran a los periódicos que hiceron las coberturas están “vendidos”.

Estas fueron las 5 portadas de los periódicos más importantes del estado de Jalisco

Mural

img_1375

_____

_____

El periódico de Grupo Reforma no utilizó la nota como la principal, sino como información secundaria, y la tituló: “Dispersan protesta; acusan infiltrados”. La portada del periódico se ilustra con dos fotografías: una con un manifestante frente a la policía y otra de los cuerpos de seguridad caminando entre los gases.

Esta cobertura podría considerarse en ambas líneas. Las fotografías muestran ambas versiones. En ningún momento de la nota hay adjetivos que califiquen al gobierno ni a favor ni en contra.

Milenio

img_1377

La filial de Jalisco dio las ocho columnas y cabeceó: “Manifestaciones por gasolinazo dejan 5 detenidos” y coloca la misma foto que Mural con los policías entre gases. No se menciona dentro de la primera plana el motivo de las detenciones ni el origen del conflicto. Los “balazos” de la nota solamente señalan aspectos negativos del evento, como la suspensión del servicio de Macrobús o bloqueos en carreteras.

Informador

img_1376

El medio con mayor distribución e impresión en el estado de Jalisco colocó sus ocho columnas así: “Suman voces para bajar impuesto a gasolina”. Destacó que las cúpulas empresariales hicieron un reclamo y en la foto principal colocó una imagen de una pancarta y tituló: “Tapatíos salen a las calles”.

El enfrentamiento ocupó dos párrafos debajo de la fotografía, donde explicó que la policía pidió retirarse a los manifestantes, quienes en acuerdo a los dichos de la autoridad, se negaron.

Crónica Jalisco

img_1378

Su primera plana es la misma fotografía que el Informador y ocho columnas bajo el titular: “No al gasolinazo”. El balazo dice: “Jaliscienses marcan y bloquean avenidas y carreteras en protesta por alza de los combustibles”. Se pueden ver tres pequeñas fotografías de las manifestaciones, entre las cuales destaca una del enfrentamiento, sin ninguna descripción. La plana busca dar cuenta de las manifestaciones pero minimizando el enfrentamiento.

NTR Guadalajara

img_1379

Este periódico es relativamente nuevo en Jalisco. No dio la nota de ocho columnas a los hechos, pero sí le dedicó sus notas secundarias. Publicó una foto con ciudadanos levantando pancartas “No al gasolinazo” y tituló una nota “Indignación sube de tono”, pero al menos en la primera plana no se expone las razones por las cuales “subió de tono”. Por último, una fotografía da cuenta del enfrentamiento, pero en el pie de la foto se hacen juicios de valor con las siguientes afirmaciones:

“Presuntos manifestantes jóvenes intentan provocar a policías, quienes arrojaron gas pimienta para contener a rijosos…”


El análisis de esta cobertura plantea una serie de reflexiones sobre los medios:

  • ¿Manipulan la información?

  • ¿Deben ser por naturaleza oposición?

  • ¿Deben estar del lado de los manifestantes y ciudadanos?

  • ¿Están por encima los compromisos comerciales?

  • ¿Un enfrentamiento en una manifestación es la noticia más importante del día?

  • Los medios compartieron las mismas fotografías, en dos ocasiones, lo que habla de la falta de cobertura.

  • Hubo medios que sí fueron imparciales y presentaron narración de los hechos y otros que con adjetivos intentaron satanizar la manifestación, acercándose a la versión oficial.


Vídeo Recomendado



Previo

Se despide la exposición 'El color de los dioses' del Palacio de Bellas Artes

Siguiente

Fotoperiodismo: La fascinante tradición de recibir el año nuevo a cero grados

Sin comentarios

Deja un comentario