Televisa se venga de Slim borrando los Olímpicos, no deja de perder 25 millones

Siempre me he preguntado el porqué de la obsesión de Carlos Slim, y su emporio de comunicaciones, acerca de tener una señal de televisión abierta en México. Es claro que el llegar a millones de pantallas en México, en un medio adoptado  por el grueso de la población, es algo atractivo que vale el precio que quieran ponerle los encargados de repartir los canales, en este caso el gobierno federal. ¡El señor Slim ya lo tiene! ¡Es el internet!

Según la AMPICI, el internet ya alcanza al 59% de sus usuarios potenciales en México. Es decir: muchísima gente cuenta con una conexión a la red. 53.9 millones de usuarios. Se creció 11 millones de usuarios de 2015 a 2016.

A pesar de no haber ganado la tercera cadena de televisión, Slim ya llega a millones de pantallas. ¡Es el internet!
Por muchos años la plataforma preferida fue la PC, la vía de conexión era la línea telefónica convencional y Telmex mantenía una alianza fuerte con Microsoft, que por medio de prácticas cuestionables dejaba su navegador como el default, con su propia página de inicio a primera vista. Está comprobado que las opciones predeterminadas rara vez son cambiadas a conciencia y más bien forman patrones de conducta que incluso desembocan en ser el nuevo normal. Entonces tener internet en México era igual a ver Prodigy MSN, un ala de Telmex, para millones de personas. Los hábitos de conducta migraron a teléfonos celulares y Microsoft perdió el mundo móvil. ¿Importó para Slim? No necesariamente, ya que América Móvil (Claro como operadora en el resto de América, Telcel en México) a pesar de una mayor competencia reciente, sigue siendo el líder en usuarios de celular en México. Salvo el caso del iPhone o los Android Nexus, Telcel y los fabricantes tienen el hábito de retacar los teléfonos inteligentes con bloatware: aplicaciones basuras preinstaladas por el carrier con un propósito comercial, ya sea la venta de ese espacio en la pantalla de inicio o el ofrecer un servicio concreto con la esperanza de realizar ventas debido a la practicidad de que ya está instalado.

¡Es el internet! | Imagen vía www.japanexperterna.se
¡Es el internet! | Imagen vía www.japanexperterna.se

Dicha filosofía no siempre resulta exitosa ya que la competencia en el mundo móvil, los mercados de aplicaciones y la web social puede aplastar hasta a las más malvadas estrategias de sinergía. Por ejemplo, Mobli era una aplicación multimedia con feed social [cómo Instagram, Vine, Snapchat Stories, Twitter], tan genérica como todas las que suceden a una gran idea. Por algo después de Facebook no hubo otra red social en el sentido convencional. El caso es que, a la par de algunas celebridades que invirtieron varios millones en la app, Mobli resultó una compra fácil para las estrategia de Slim de dominar el mercado móvil como si fueran las líneas caseras de México. Más allá de haberse ganado un par de burlas en Gawker, el forzar la app dentro de teléfonos de América Móvil no resultó exitoso. Incluso Mobli ha caído en decadencia como producto con 1/5 de calificación en la App Store de Apple y reseñas cómo “Ya no hace nada de lo que hacía antes, ni filtros” o “Inútil”. El sitio web actualmente se encuentra defectuoso y los perfiles de celebridades que invirtieron con anterioridad como Leonardo DiCaprio, han desaparecido. Un fracaso.

Llega Claro

De un par de años hacía hoy (agosto 2016), la estrategia de América Móvil ha girado alrededor de la marca Claro en América Latina (y de color rojo), mientras que en México se sigue con el logo de Telcel en color azul. Ambas marcas suelen ser englobadas en los comunicados de prensa de América Móvil como una misma. Incluso, servicios a medias y que no han despegado, como Claro Música, comenzaron como conceptos de Ideas, nacidos en Telcel para luego ser relanzados en todo el continente.

En claro se ven a sí mismos como un HAL con rótulo
En claro se ven a sí mismos como un HAL con rótulo

En 2013 asistí a Aldea Digital, un encuentro acerca de tecnología organizado por Telmex en el Zócalo del DF durante una semana al año. Ahí pude notar que cada conferencia, actividad, premiación y panel fue grabado por personal de UNOTV. Y no era cualquier grabación: traían equipo de primer nivel, desde grúas hasta cámaras y jefes de piso. ¡Estaban haciendo un test drive rumbo a su señal de televisión abierta!

La estrategia ha pasado por varios nombres. Que si UNOTV, que si entrando a MVS por medio de Dish, que si ya de plano es Claro. De hecho Claro Sports, solía ser Viva Sports, una señal de MVS Televisión Incluso, su casa natural sigue siendo dicho consorcio televisivo. Y la dirección de la razón social de Claro es la misma de UNOTV. Como la canción de Timbiriche tú y yo somos uno mismo, wo-oh.

Y es por Claro Sports dónde Carlos Slim quiere que disfrutemos los Juegos Olímpicos.

_____

_____

El problema es que a pesar de toda la preparación para la cadena televisiva que finalmente perdieron tanto Slim como MVS, y de las promesas de que no habría fallos como en ChivasTV, Claro Sports no cumplió y cuando todos los ojos estaban en el servicio, hubo errores que dejaron enfurecidos a los usuarios.

Este garrafal error es explicado en una escena de The Social Network

La venganza de Azteca y Televisa

Una bajeza: Como las televisoras abiertas más grandes de México no tienen transmisiones oficiales de los Olímpicos, hacen como si no existieran. En nota de AM se comenta que partidos de los equipos más grandes del futbol mexicano serían acomodados para hacer sombra a la selección nacional en Rio 2016:

Los partidos entre América, Chivas, Pumas y Cruz Azul estarían siendo reagendados para competir con los partidos del combinado mexicano y pelear la guerra de ratings.

Si uno googlea “Televisa borra”, hay un macabro historial de como la otrora todopoderosa compañía podía hacer y deshacer carreras o eventos internacionales. Basta con pensar unos minutos acerca del appeal colectivo del basketball y baseball, deportes que traen glorias a México de manera constante, en contra del mediocre futbol nacional.

Azteca y Televisa perderían alrededor 46 millones dólares por no tener cobertura Olímpica, al obviarse la derrama económica a raíz de patrocinadores y altos ratings. Ahí está la herida de Slim hacía los Azcárraga y Salinas Pliego. En consecuencia, los noticieros de ambas empresas harán como si los Olímpicos no existieran. Una especie de universo alterno dónde hay mucho hablar de las Chivas y Pumas, de Suicide Squad, de la Voz México y Master Chef, pero no de uno de los gremios más golpeados del deporte nacional: los atletas olímpicos.

¿Esto fue intempestivo? Para nada, desde 2013 América Móvil ganó los derechos de transmisión.

¿Y los que no tienen internet?

América Móvil están donando la señal de Río 2016 a canales públicos


De acuerdo a los datos de AMPICI, 49% de los mexicanos no tienen acceso alguno a internet. Es bastante gente. Y es todavía más aquellos que sí cuenta con televisión abierta. América Móvil, tal vez para curarse en salud, ha donado la señal de Claro Sports en cuestión olímpica a diversos canales no comerciales a lo largo del país. Por ejemplo, en Aguascalientes habrá transmisiones por la televisora oficial gubernamental, mientras que el canal de la Universidad Autónoma de Aguascalientes también tendrá las competencias en vivo. En Guanajuato TV4, un canal gubernamental, también consiguió los derechos para transmitir contenidos selectos del llamado “Tri Olímpico”. Canal Once y Canal 22, de acceso libre en la Ciudad de México y disponibles en el grueso de las cableras nacionales, también tienen las justas olímpicas para su audiencia.

Las marcas y prohibiciones para no-patrocinadores, pero no para medios (ojo, Televisa)

El Comité Olímpico Internacional es algo cretino en este caso, ya que la regla 40 de sus estatutos prohíbe que marcas o personalidades que no estén en convenio con ellos usen ciertas palabras. Los medios de comunicación y periodistas están exentos de dichas reglas, por su labor informativa, así que Televisa/Azteca bien podría hablar del tema en sus noticieros sin tener una amonestación de COI.

Lo desgradable de esto no es que Puma no pueda felicitar como-se-debe a uno de sus atletas debido a que el sponsor oficial es Nike, sino que [por poner un ejemplo de lo más burdo] una marca local de quesos mexicana no pueda sumarse al espíritu olímpico por medio de su perfil en Facebook para celebrar la gloria de algún deportista nativo de nuestro país.

Citamos a El Confidencial:


Escucha nuestro podcast



Durante ese período, ningún patrocinador no oficial puede lanzar una campaña que implique una relación de esa marca con los Juegos. Al revés también opera la prohibición: un deportista no podrá publicar en sus redes sociales mensajes en los que haga referencia a un patrocinador que no tenga contrato con el COI.

Palabras como “medalla” o el hashtag #Rio2016 son prohibidos para los no-patrocinadores o atletas con convenio en una marca rival. Un empresario de la industria de la limpieza incluso ya estableció una demanda por su derecho a tuitear sobre los olímpicos.

El futuro de América Móvil y Slim en televisión, después de Río

Con Dish y MVS o sin ellos, Telmex pretende tener un servicio de televisión propio y de paga para 2017, siguiendo la obsesión del [a veces] hombre más rico del mundo por llegar a la tele de los mexicanos, tal vez sin valorar que ya es dueño de la pantalla más importante para ellos: su móvil.

**

Imagen de portada: https://www.flickr.com/photos/atosorigin/12568057033 (CC)

**

Texto de opinión responsabilidad del autor


Vídeo Recomendado



Previo

La pasión olímpica de lxs grandes científicxs

Siguiente

Cecilia Payne: La astrónoma que alumbró al Sol

Sin comentarios

Deja un comentario