Google habría premiado a un ejecutivo acosador con 90 millones de dólares

Andy Rubin es el creador del sistema operativo Android, el cual es usado por la mayoría de los teléfonos inteligentes hoy en día y pieza fundamental para las finanzas de Google. Y también es el último  hombre poderoso acusado de supuestas vejaciones y abusos contra mujeres a su cargo.

Peor: su salida misteriosa de Android y Google hace unos años, con un eventual regreso en una compañía de teléfonos mediocres, fue más bien un premio de los fundadores del gigante de Mountain View. ¿Por qué? En lugar de ser despedido luego de una investigación interna (que comprobó las acusaciones), Rubin tuvo un bono de 90 millones de dólares, a pagarse en paquetes a lo largo de los años.

Un reporte del New York Times, que llevaba un año en proceso, indicó que Larry Page (CEO de Alphabet, compañía matriz de Google) decidió dar una salida decorosa al ejecutivo a cargo de Android aún cuando organizacionalmente tuvo la opción de despedirlo por su conducta nociva.

La cosa se pone todavía más indignante si analizamos los demás datos:

  • Se habla de que Rubin obligó a una colaboradora a realizarle sexo oral en un hotel.
  • Estaba casado y nunca acordó con su esposa el tener [él] más parejas sexuales, pero aún así se embarcó con trabajadoras de Google. ¿Por qué es importante? Es un dato público en una demanda que da más luz al hermetismo de la empresa de tecnología, además de reafirmar los otros datos que investigó el NYT acerca de un patrón en el comportamiento de Rubin.
  • Rubin también incumplió políticas internas de Google, por no hablar de su relación semiformal (y extramarital) con una mujer que estaba debajo del rango de él, que sería la misma que sufrió el abuso sexual en el cuarto de hotel.
  • La simpatía de Larry Page y Sergey Brin, los directivos de más alto nivel en Alphabet/Google habría llegado a niveles cínicos: le perdonaron la tardanza de un préstamo personal de la firma a su cuenta, para comprar ¡un pedazo de playa en Japón!
  • Hay más: Google, luego de que dejó ir a Rubin en silencio por el caso de supuesto acoso, ofreció capital para un proyecto de inversiones del creador de Android.
  • También se le acogió en un proyecto de robótica bajo el auspicio de…Google.
  • La joya: justo antes de que explotara la denuncia por acoso, Rubin acababa de recibir 150 millones de dólares por un bono de desempeño. El NYT no puede comprobar si Page o Brin tenían conocimiento de la mala fama de Rubin a la hora de aceptar ese pago.

La directiva actual de Google, que hoy en día es una subsidiaria de Alphabet, no negó la información del New York Times y más bien ofrecieron datos abstractos acerca de trabajadores de Google expulsados por acusaciones de acoso sexual.

En años pasados ya hubo otro escándalo acerca de la manera en que altos ejecutivos llevan sus relaciones afectivas dentro de Google.


Vídeo Recomendado

Previo

Isaac Hernández: el precio del éxito

Siguiente

Festival Metropolitano de Cineminuto, escaparate para nuevos talentos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *