Descubren nuevos mecanismos en el desarrollo del cerebro

Un equipo de biólogos ha encontrado una fuente inesperada para el desarrollo del cerebro, un hallazgo que ofrece nuevas ideas sobre la construcción del sistema nervioso.

La investigación, que aparece en la revista Science, descubrió que la glía, una colección de células no neuronales que habían sido consideradas como células de apoyo pasivas, de hecho son vitales para el desarrollo de células nerviosas en el cerebro.

“Los resultados nos llevan a revisar la visión a menudo neurocéntrica del desarrollo del cerebro para ahora apreciar las contribuciones de las células no neuronales como la glía”, explica Vilaiwan Fernandes, becario postdoctoral en el Departamento de Biología de la Universidad de Nueva York y autor principal del estudio . “De hecho, nuestro estudio encontró que las preguntas fundamentales en el desarrollo del cerebro con respecto a la sincronización, la identidad, y la coordinación del nacimiento de las células nerviosas pueden ser entendidas solamente cuando la contribución glial se explica”.

El estudio se realizó observando el desarrollo del sistema visual de la mosca de la fruta. Se puede observar el desarrollo de la retina (en la parte de arriba) que está coordinado por la región del lóbulo óptico (la esfera que se puede reconocer en la parte de abajo). Las zonas de color magenta, son las regiones del cerebro que están siendo reguladas por las células de la glía | Fuente: Vilaiwan M Fernandes, Desplan Lab del Departamento de Biología de la Universidad de Nueva York.

El cerebro se compone de dos grandes tipos de células, células nerviosas o neuronas y la glía, que son células no nerviosas que constituyen más de la mitad del volumen del cerebro. Los neurobiólogos han tendido a centrarse en los primeras porque son las células que forman redes que procesan la información.

Sin embargo, dada la preponderancia de la también llamada neuroglía en el montaje celular del cerebro, los investigadores de la NYU plantearon la hipótesis de que podrían desempeñar un papel fundamental en el desarrollo del cerebro.

Para explorar esto, examinaron el sistema visual de la mosca de la fruta. La especie sirve como un organismo modelo de gran alcance para esta línea de estudio porque su sistema visual, como el de los seres humanos, sostiene mini-circuitos repetidos que detectan y procesan la luz en todo el campo visual.

Esta dinámica es de particular interés para los científicos porque, a medida que el cerebro se desarrolla, debe coordinar el aumento de neuronas en la retina con otras neuronas en regiones distantes del cerebro.

En su estudio, los investigadores de la Universidad de Nueva York descubrieron que la coordinación del desarrollo de las células nerviosas se logra a través de una población de células gliales, que transmiten las señales de la retina al cerebro para convertir las células del cerebro en células nerviosas.

“Actuando como un intermediario de señalización, la glía ejerce un control preciso no sólo sobre cuándo y dónde nace una neurona, sino también sobre el tipo de neurona en la que se desarrollará”, señala Claude Desplan, profesor de biología de la Universidad de Nueva York.


Vídeo Recomendado

Previo

Escribir en una lengua originaria

Siguiente

Así defendió el ministro presidente los privilegios y altos sueldos en la SCJN

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *