Una mente en paz produce sueños placenteros

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Turku, Finlandia y la Universidad de Skövde, Suecia, muestra que las personas con mayor tranquilidad en el estado de vigilia (el momento en el que nos encontramos despiertos) tienen sueños más positivos, mientras que aquellos con más ansiedad en este mismo estado tienen sueños más negativos. Esto significa que las experiencias de los sueños, tal como se revelan en sueños recordados e informados, pueden reflejar la salud mental de una persona.

Durante mucho tiempo se asumió que el contenido de los sueños puede decirnos algo sobre el bienestar de la persona. Sin embargo, hasta ahora los investigadores de sueños han estudiado principalmente los sueños de personas que padecen diversos trastornos y sabemos muy poco sobre el lado positivo del bienestar; pero… ¿La gente más feliz tiene sueños más felices?

Los investigadores del bienestar, por otro lado, han estudiado específicamente la felicidad, pero han descuidado un aspecto quizá más importante que puede ser menos ambiguo: la paz mental.

  • Queríamos abordar estas brechas importantes en la investigación del sueño y el bienestar y estudiar cómo las emociones del sueño se relacionan no solo con los diferentes aspectos del malestar en la vigilia, sino también con los diferentes aspectos del bienestar, incluida la tranquilidad. De hecho, este es el primer estudio que analiza cómo la paz mental se relaciona con el contenido de los sueños, dice Pilleriin Sikka, autor principal del artículo publicado en el Scientific Reports de la revista Nature.
  • La paz mental es un estado de paz y armonía interior, un estado de bienestar más complejo y duradero asociado tradicionalmente con la felicidad en las culturas orientales, continúa Sikka.
  • Aunque rara vez se ha medido directamente en estudios de bienestar, en varias tradiciones filosóficas y enfoques espirituales, la paz mental siempre se ha considerado fundamental para el florecimiento humano, agrega el coautor Antti Revonsuo, profesor de psicología en la Universidad de Turku y Profesor de Neurociencia Cognitiva en la Universidad de Skövde.

Los investigadores pidieron a los participantes sanos que completaran un cuestionario que midiera su malestar y bienestar durante la vigilia. Luego, durante las siguientes tres semanas, los participantes mantuvieron un diario de sueños en el que, cada mañana al despertarse, informaban todos sus sueños y evaluaban las emociones que experimentaban en esos sueños. Los resultados mostraron que las personas con niveles más altos de tranquilidad reportaron emociones de sueño más positivas, mientras que las personas con niveles más altos de ansiedad informaron más emociones de sueño negativas.

Estos hallazgos muestran que si queremos entender cómo el contenido de los sueños se relaciona con el bienestar, no es suficiente medir solo los síntomas del malestar mental, sino que debemos medir el bienestar en sí mismo. Sorprendentemente, aquellos aspectos que normalmente se consideran y se miden como “bienestar” no están relacionados con el contenido de los sueños. Así que parece haber algo único en la tranquilidad y la ansiedad, explica Sikka.

Los investigadores proponen que los individuos con niveles más altos de tranquilidad pueden estar en mejores condiciones para regular sus emociones no solo en el estado de vigilia sino también durante el sueño, mientras que lo contrario puede ser cierto para aquellos con niveles más altos de ansiedad.

En futuros estudios deberíamos explorar si la mejor capacidad de regulación de las emociones y el autocontrol en general es algo que caracteriza a las personas con mayores niveles de tranquilidad, y si la mejora de dichas habilidades también puede conducir a una mayor tranquilidad, concluye Sikka.

Con información de Nature y Medicalxpress. | Selección, traducción y edición del Colectivo Alterius.


Vídeo Recomendado

Previo

La verdad sobre el anuncio del TLCAN: Una medida electorera a la orden de Trump

Siguiente

Alondra: la fractura impune de una vida

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *