Nestora Salgado: de policía comunitaria a candidata al Senado

De la serie Senado Disruptivo


A Nestora Salgado la vida la ha puesto en lugares insólitos. Ella era una ciudadana común, pero la la situación de Guerrero la convirtió en una activista; luego, pasó de ser activista a policía comunitaria; más adelante, de pertenecer a la policía comunitaria, se convirtió en presa política; hace un par de años dejó de ser presa política, para ser migrante, y hoy es candidata por Morena al Senado. En Tercera Vía la entrevistamos para conocer el proceso que la llevó a dar éste último paso, que aunque no lo parece, es tan arriesgado como los anteriores.

¿Por qué quieres competir para tener un lugar en el Senado?

Antes que nada debo decir que fue una decisión difícil. Yo vengo del movimiento social y del activismo, y en esos espacios la mayoría no cree en los partidos políticos: estamos desilusionados y vemos que la democracia no existe. Siempre he sido opositora a los partidos, porque muchas veces nos dividen. Por eso tomar esta desición fue muy complicado y significó un cambio muy radical.

Yo vengo del movimiento social y del activismo, y en esos espacios la mayoría no cree en los partidos políticos

Sin embargo, consultando con amigos y compañeros, nos preguntamos de qué serviría que yo llegara al Senado. Y sentí que era más el apoyo y las ganas de que intentáramos desde ahí levantar la voz por las luchas que hemos venido apoyando. Al final me animé, y lo vamos a intentar.

¿Cuáles son los temas de tu agenda?

Me centraré en la defensa de los Derechos Humanos. Buscaré la libertad de los presos políticos y promoveré una nueva ley de amnistía; también estaré en el tema de los feminicidios y de las desapariciones forzadas, así como en migración, porque mucha gente muere en el trayecto a USA, además de que los que cruzan no necesariamente están bien, sobre todo ahora con Trump, que ha infundido mucho miedo en nuestros compatriotas. Yo creo que el que quiera salir de México debe hacerlo por gusto y no por necesidad, y es eso lo que impulsaremos.

Me gustaría, además, recuperar el tema de los pueblos originarios y el respeto a los usos y costumbres, porque existe mucha represión para los pueblos indígenas. Yo creo que son los grupos más fuertes, por su resistencia histórica, y por eso quiero hacer respetar la consulta previa, libre e informada, sobre todo ahora, con el tema del aeropuerto, que lo vemos como una imposición.

Foto: Annick Donkers

Mencionas a Trump y el tema de los migrantes mexicanos en Estados Unidos, ¿Cuál es tu opinión de la relación entre ambos países?

Tenemos un presidente que no esta tomando en serio el problema de Trump. Hay mucha deportación y hay una amenaza constante de un muro y de militarización de la frontera. Nosotros los mexicanos aportamos desde Estados Unidos con las remesas y creo que eso merece un trato justo, tanto de los norteamericanos que se quedan con parte del dinero -porque te cobran mucho por mandarlo a tu familia- como de nuestro país que se beneficia de eso y que debe defender a sus ciudadanos.

Lo que yo veo es que hay muchos consulados mexicanos que en Estados Unidos no están cumpliendo sus funciones. No ofrecen el apoyo ni la asesoría a los paisanos. Nosotros allá siempre buscamos acercarles la información, conseguirles abogados gratuitos, medicamentos, seguimiento jurídico, y hemos presionado para que mejoren las condiciones en los centros de detención. Ahora imagínate si llegamos al Senado: podremos actuar desde el cambio en las leyes y las políticas para que eso mejore.

¿Cuál es tu diagnóstico de la situación actual de Guerrero?

Hay mucho dinero en el estado, pero que se ha quedado en pocas manos
Guerrero está lleno de muertos y de sangre. Los que tenemos familia y trabajamos en ese estado sabemos su realidad: diario hay muertos, desaparecidos y secuestrados. Y sin embargo, en el estado tenemos mar, bosques, playas, zona ganadera, tierras de cultivo, todo para crecer…pero con tanta inseguridad, no se puede.

Hay muchos grupos que se pelean también porque el estado es muy propicio para sembrar amapola y marihuana, y hay pueblos indígenas que están siendo vulnerados, porque mucha gente es obligada a cuidar los sembradíos, y al final, los matan para no pagarles. Eso es lo que hay que cambiar. No les vamos a decir nada nuevo: Guerrero es un lugar con muchas luchas históricas de resistencia. El problema es que los presidentes municipales y los gobernadores se han vuelto ricos en pocos años, porque hay mucho dinero en el estado, pero que se ha quedado en pocas manos: los priístas tienen mucho poder e incluso han trabajado de la mano de la delincuencia organizada. Sin embargo, creo que teniendo como aliadas a las organizaciones sociales y a la gente que lucha, podremos hacer nuestra parte.

Foto: Annick Donkers

En caso de llegar al Senado, ¿Qué será lo primero que harás?

Voy a buscar ser alguien diferente. Mi bandera siempre ha sido la defensa de los pobres, de los campesinos, de los más vulnerables. Quiero que la gente tenga acceso a hospitales, a más escuelas, eso sería fantástico. Pero lo primero que buscaré será luchar por los presos políticos. Hay mucho preso político, a quienes se les han fabrican delitos, que están enterrados vivos en las prisiones y parece que a veces a la sociedad se le ha olvidado que los pocos derechos que tenemos son gracias a la resistencia y a la lucha constante de ellos. Por eso no podemos dejarlos a su suerte. Yo tengo un compañero, por ejemplo, Marco Antonio Suástegui, que tenemos que liberar. Creo que esa lucha será mi primer objetivo, porque, además, sé por lo que están pasando: también lo viví. Por eso quiero entrarle con todo.

Previo

Lo cuento yo, porque mi amiga no pudo #Cuéntalo

Siguiente

La marca de guitarras Gibson está en bancarrota y te explicamos porqué

1 comentario

  1. […] Nestora Salgado: de policía comunitaria a candidata al Senado […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *