El legado de José Revueltas, más vivo que nunca

Nunca en la historia de México había existido un momento más adecuado para que el legado de José Revueltas se valore en su justa dimensión. Con la llegada de un partido-movimiento de izquierda a la presidencia, destacados herederos intelectuales del autor de El luto humano —como el escritor Paco Ignacio Taibo II— tendrán una gran influencia en esta nueva etapa de la vida política del país.

Taibo II lo advierte con ironía: Menos Paz y más Revueltas. Esta frase tiene una gran resonancia ahora que Taibo estará al frente del Fondo de Cultura Económica, la editorial más importante de México y Latinoamérica. Con lo cual, el menosprecio en torno al legado literario, filosófico y político de José Revueltas quedará atrás. Lo que esperamos es que venga una nueva  y amplia difusión, así como nuevas lecturas, en torno a su obra. Una difusión que merece ir más allá de las fronteras nacionales.

Durante mucho tiempo el campo cultural mexicano —dominado por las élites culturales que representaban los intereses del régimen en el poder — crearon un cerco alrededor de la obra de Revueltas.  El objetivo era enterrar su pensamiento crítico, pero nunca lo lograron. Principalmente por dos razones: la notoriedad que el autor alcanzó por su participación en el movimiento estudiantil de 1968 y la calidad de su obra literaria.



Revueltas es autor de una pieza maestra de la literatura universal: Los errores. Esta novela, publicada en 1964, representa con mayor claridad el carácter intelectual del autor. Pues en ella, su doble condición de militante político y escritor manifiesta un poder subversivo: la gran libertad de pensamiento de Revueltas, una libertad que nunca lo obligó a encerrarse en la ideología.  Esto, lamentablemente, le valió la incomprensión y el rechazo de todos los sectores, principalmente los de izquierda, quienes lo considerarlo un “traidor” a la causa socialista.

Evodio Escalante, uno de los más destacados críticos de la actualidad, expone con claridad lo que significa la producción literaria de Revueltas: “un hueso difícil de roer: igualmente molesto para el lector esteticista que para el militante dogmatizado”.

Los errores es la culminación de su pensamiento crítico y literario, como tal, es la continuación de una ruta trazada en una novela anterior: Los días terrenales(1949), la novela en la cual expone una severa crítica al dogmatismo del Partido Comunista Mexicano. El resultado fue un escándalo que generó el menosprecio a la obra y figura del escritor.

Con el tiempo, la visión reducida de los críticos —y editores—, que veían en las obras de Revueltas más defectos que virtudes, ocasionó una serie de prejuicios que impedían que los libros del autor llegaran a más lectores. Además de que al escritor lo quisieron reducir a ciertos géneros, como la novela o el cuento. Revueltas no sólo es autor de novelas ampliamente conocidas como Los muros de agua, Los días terrenales, Los errores o El apando; sus Obra completas, publicadas por ediciones Era, entre 1978 y 1987, consta de 27 tomos que van desde escritos políticos hasta la poesía, un camino que atraviesa el territorio del cuento, el ensayo y el periodismo, entre otros géneros.    

El tiempo de Revueltas

De acuerdo con la astrología, la fecha en que naces marca tu vida. Si seguimos esta idea, el caso de José Revueltas es representativo: nació un 20 de noviembre (de 1914). Fecha en que los historiadores señalan el comienzo del conflicto armado conocido como la Revolución Mexicana, sucedida en 1910.

_____

_____

Disculpen la cacofonía, Revueltas nació en un periodo de revueltas que duró toda su vida. Quizá por esta razón, como señalan algunos estudiosos, se convirtió en el escritor más involucrado con el drama universal del siglo XX: el comunismo. Su militancia comunista lo llevó también a condiciones dramáticas que marcaron su obra literaria y filosófica: seis meses en la correccional de menores en 1929, cinco meses en las Islas Marías en 1931 —y otros nueve en 1934— y en el palacio negro de Lecumberri de noviembre de 1969 hasta mayo de 1971.

De esta última experiencia carcelaria nace El apando, un relato que para el crítico Christopher Domínguez Michael, “es una de las obras más universales de la literatura mexicana”. El crítico apunta:

“Si Revueltas viajara (es decir, si su obra tuviera alguna vez fortuna en otras lenguas, pues no la ha tenido) ocuparía un lugar junto a La sombra del caudillo, de Guzmán y Pedro Páramo, de Rulfo. Pocas veces, o quizá nunca, se ha dicho tanto en tan pocas páginas: la reducción espacial que significa la cárcel, la anulación del libre albedrío, la caducidad de toda moralidad, el salvajismo de víctimas y verdugos, la atrofia fonética de unos y otros, el cuerpo degradado, el origen del mundo transformado en un medio de transporte, el síndrome de abstinencia… la extrema concentración del lenguaje lograda por José Revueltas en El apando no ha vuelto a repetirse.”

Es cierto, lo mejor que permanece de Revueltas son sus obras literarias. También es cierto que algo de su pensamiento político ha envejecido. Aunque algunos apuntan que la mayoría de sus tesis vertidas en el Ensayo sobre un proletariado sin cabeza no han sobrevivido, por el contrario, hay quienes asegurar que algunas de esas tesis siguen más vigentes que nunca. Yo comparto esta última idea. El problema es la mala lectura que ha tenido este ensayo, el cual debe reelerse a la luz del nuevo panorama político, donde existe un partido-movimiento como MORENA.

Debido a que sus textos no dejan de lado las polémicas coyunturales de su época, muchos aseguran que sus obras resultan en algunos casos “impenetrables”, lo cual no es cierto. Es precisamente esta  mezcla de asuntos políticos e ideológicos con la más alta prosa, lo que hacen de Revueltas el autor único e incomprendido.  Por esta razón, su literatura es política, y su política es literatura. Lo mejor de ambos mundos se concentra en este escritor al que debemos valorar profundamente, en estos tiempos en donde el pensamiento crítico es más indispensable que nunca. Por supuesto, un pensamiento crítico de izquierda, tan necesario.

 

Este contenido se publica con la autorización de El Revueltas Times, para leer la fuente original siga el enlace.

Previo

En un mar de contenido, <i>Homecoming</i> es una de las mejores series que no estás viendo

Siguiente

El debate: Segob pretendería controlar la radio y televisión pública

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *