Es Septiembre y no deja de llover (sobre el 19#s)

Todo parecía que iba a ser 
un día de simulacro de temblor, 
un día cualquiera,
un día sin importancia.

Había pasado más de treinta y dos años desde Septiembre de 1985.

Una vez más
los brigadistas intentarían que sus compañeros 
vieran con seriedad las indicaciones en caso de sismo.

19 de septiembre del 2017.

Eran la 1:14 horas.

Comienza a temblar,
la gente deja de hacer lo que estaba haciendo 
y se repliega,
entra en shock ,
no sabe que hacer;
No hubo aviso previo de sismo, 
solo empieza a temblar.

Las estructuras se hacen de un lado a otro,
y crujen, 
los llantos empiezan,
y con ello
la alerta sísmica.

Ese sonido tan peculiar 
que se nos queda tatuado en la memoria.

Alerta sísmica, 
alerta sísmica, 
alerta sísmica.

Volvió a temblar un 19 de Septiembre,
pero ahora estamos en el año 2017

Mujeres y Hombres entran en crisis, 
cesa el temblor pero los llantos siguen
y comienza el desalojo.

No pasa nada, 
Evacuemos, 
no griten, 
no corran, 
no empujen.

Al ir bajando por las escaleras,
las paredes se van quedando sin revestimiento.
Pedazos de mármol han caído,
Y las paredes están semidesnudas.

Se escucha indicaciones 
de los brigadistas de protección civil.
todo sucede tan rápido.

Se camina al lugar de concentración
Y las comunicaciones vía telefonía celular cesan.

No hay comunicación.

De repente no hay voces, no se escucha nada
La tecnología no permite que nos comuniquemos
Y el silencio es una loza que impregna el ambiente.

Pasa el tiempo, 
Como el caminar de una tortuga 
en una pendiente.

En 1985 se colapsó el sistema de telefonía,
En 2017 también.

Poco a poco las noticias fluyen,
La gente se retira a sus casas
No hay sistema de transporte
El trafico esta petrificado
La gente camina rumbo a sus hogares
peregrinando.

Apropiación de las calles y de la ciudad por un sismo.

Las noticias empiezan a llegar cual tormenta
Edificios colapsados,
Gente y animales atrapados,
Daños en casas y edificios.

Las cicatrices se hacen evidente
Producto del fenómeno natural,
Del tipo de suelo
De la ciudad en la que vivimos
De la corrupción y el enriquecimientos
De políticos e inmobiliarias,
De vivir en una ciudad cosmopolita 
Y sobrepoblada.

La corrupción es la grieta que nos sigue fracturando
y nos ahuyenta de nuestros espacios de seguridad
de nuestra casa y trabajo.

La sociedad civil sale,
salva a gente y niños de escuelas,
de casa y multifamiliares.

La sociedad civile sale a rescatar 
A las personas atrapadas , 1985.

Se apropian de lo que es de ellos 
y organizan el acopio
la clasificación de los productos,
la distribución
y la labor informativa en las redes
asi como el marcado de los productos
con la leyenda donativo,
asi como el rayado del código de barras.

Donativo, donativo, donativo.

Es una leyenda que quiere decir 
que los políticos y funcionarios corruptos
son responsables de desvíos
y que no queremos que esto suceda más.

Poco a poco las labores de recopilación de donativos
y el brigadero se hace intenso.

Miles de mujeres y jóvenes reclaman su lugar en la historia
Y salen y se caen etiquetas como ‘ninis’, o ‘millenials’

Con un tiempo de retraso llega la marina 
y el ejército y toma el control
y con ellos los secretarios de estado y gobernantes que son
Insultados por los voluntarios.

El protocolo de las 72 horas se reconfigura con el mandato popular
Las familias quieren a sus familiares vivos o muertos y se generaliza

No a la entrada de maquinarias,
No a la entrada de maquinarias.

Llueve y con ello 
no cesa la ayuda, 
no cesa la búsqueda
no cesa la esperanza,
no cesa la desconfianza contra funcionarios 
Municipales, estatales y federales
no cesa y no cesara 
la lluvia que germina una nueva sociedad de la solidaridad.

Es Septiembre y no deja de llover.

Moisés Quintana Guerrero

20/09/2017

Previo

La obra "Milagros", un enfoque conmovedor sobre la infertilidad

Siguiente

Cataluña: Una vez más escribiendo la historia