Eventos mediatizados, mediáticos y virales en el Caso de Rafael Márquez y Julión Álvarez

El pasado 9 de agosto, un evento irrumpió en la agenda binacional entre México y Estados Unidos: el Departamento del Tesoro estadounidense lanzó un comunicado con una lista de 42 ciudadanos mexicanos que han fungido como prestanombres e incurrido en lavado de dinero en contubernio con Raúl Flores Hernández, un enclave entre los cárteles de Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa. El acontecimiento nos permite hacer una categorización para la comprensión de cómo se hace relevante un tema en específico en la era digital.

Siguiendo al investigador Julián González, la construcción de la relevancia de los acontecimientos es un proceso culturalmente situado. Dicho proceso en la era digital depende no sólo de los medios tradicionales (tv, radio o prensa) y de instituciones de gobierno, sino de un intrincado vaivén entre eventos de comunicación offline cara a cara y eventos virales, expandidos en las redes sociales digitales. De acuerdo con el investigador, podemos pensar en las siguientes categorías de eventos.

  • Evento de referencia: Aquel evento que ocurre en medio de una multiplicidad de otros, que arbitrariamente es tomado como punto de partida para observar una cadena de más acontecimientos.
  • Eventos mediáticos: Aquellos eventos que nacen en un medio de comunicación tradicional, por ejemplo, una entrevista en radio a una figura pública que llama la atención de otros medios y de la opinión pública y se convierte en tema de referencia.
  • Eventos mediatizados: Aquellos que nacen fuera de los medios, por ejemplo, una marcha, un robo a un banco o un accidente de automóvil, que llaman la atención de medios tradicionales y tienen una cobertura que los hace mucho más visibles ante la opinión pública.
  • Eventos virales: Aquellos que crecen y toman forma en las redes digitales, formando conversaciones que devienen trending topics locales, regionales y/o globales.
  • Eventos de Comunicación social: Aquellas formas de interacción entre sujetos concretos, que pueden ser tanto offline (en la charla en calles y en otros espacios), como online (hablando en privado o en público con un interlocutor directo), y que alimentan y se ven alimentados por eventos mediáticos, mediatizados y virales.

La cadena de eventos desatada por el informe del Departamento del Tesoro norteamericano fue un evento de referencia (E), determinado no sólo por la tensa relación entre ambos países desde que Donald Trump tomó posesión de la presidencia de los Estados Unidos, sino por la coyuntura bilateral próxima a renegociar el Tratado de Libre Comercio, por lo que el evento de inmediato fue captado por los medios de comunicación on y offline y en pocos minutos devino Evento mediatizado (Em) y Evento viral (EV), al mismo tiempo que producía de manera efervescente múltiples eventos de comunicación social (Ecs) on y offline para convertirse en un tren de discusión al que todos prestaban atención. La cadena fue tan potente que en minutos diversos medios comenzaron a lanzar sus propios Eventos Mediáticos (EM), notas, videos, semblanzas de los personajes, para ser nuevos referentes en la discusión.

Cada uno de los acontecimientos activados por el Evento de referencia condensan distintas aristas que construyen la relevancia social del acontecimiento. Por ejemplo, un video, donde el periodista José Ramón Fernández habla del tema, al día de hoy lleva más de 462 mil reproducciones. Una muestra de 462 comentarios en ese mismo video arroja la siguiente nube de palabras, cuyo tamaño depende de la preponderancia de las mismas en la discusión:

Utilizando Google Trends con cuatro de las tendencias de búsqueda en México de los últimos siete días (Rafael Márquez, Julión Álvarez, Trump y Rius) obtenemos la siguiente tabla:

La producción de contenidos de parte de los usuarios de las redes tampoco tardó en politizar referentes de la cultura pop para hablar del tema y hacer analogías de una situación real desde una ficción:

Y finalmente, la discusión en twitter con los términos de búsqueda RafaelMarquez y JulionAlvarez, nos ofreció, en un rastreo hecho con THOTH,1Script de minería de datos desarrollado por el equipo de Signa_Lab 362 hashtags y 1614 usuarios principales hablando del tema, entre los que destacan Julio Hernández López y Margarita Zavala, ¿por qué? debido a una columna escrita por el periodista al día siguiente del suceso, donde liga al futbolista con la precandidata del PAN a la presidencia de México.

En la era digital, la construcción de la relevancia de los hechos sociales depende de diversos actores on y offline, así como de intereses institucionales locales e internacionales, políticos, económicos y culturales, de la inmediatez propia de internet y de la habilidad de los usuarios para generar contenidos a partir de la mezcla de referentes de capas diversas de la realidad.

El futbol y la música de banda y norteña en México son dos aspectos centrales de la cultura cotidiana contemporánea, pero no son “naturalmente llamativos”, su capacidad de llamar la atención ha sido producida en las últimas décadas. Ambas escenas no sólo tienen una agenda propia consolidada en medios tradicionales e internet (con ligas locales e internacionales, conciertos y festivales de música), sino que de manera recurrente también configuran la agenda nacional gracias a una cultura mediática centrada en el escándalo, el amarillismo y la poca oferta de contenidos.

La coyuntura en la agenda producida por este evento de referencia, más allá del morbo de los medios tradicionales y de tantos espacios en redes digitales, puede ser también vista como posibilidad de creación de un escenario de intervención en el modo en el que se naturaliza la corrupción y la cada vez más borrosa línea entre el crimen organizado y las instituciones en México, en este caso, las del legitimado entretenimiento nacional. Lejos de pensar únicamente en el bochorno mediático y en las restricciones económicas que el anuncio ha traído a cada implicado en la ya famosa lista, es posible pensar todo tipo de coyunturas, vengan de donde vengan, como puntos de acceso para generar extrañamiento ante lo que se nos ha mostrado como común, y para ejercitar el músculo crítico como audiencias de contenidos mediáticos on y offline. En la era digital no se trata de destruir o no prestar atención a coyunturas mainstream, sino de aprender a montarse en estas discusiones, de utilizarlas para señalar los aspectos ensombrecidos por el foco tradicional.

Referencias   [ + ]

1. Script de minería de datos desarrollado por el equipo de Signa_Lab
Previo

Descubren una nueva especie de perezoso gigante en México

Siguiente

Demandarán al Estado de Chile por genocidio contra el Pueblo Mapuche