El artista que dignificará a México en la Muestra Internacional de Arte de Venecia

La vida en los pliegues’ del artista mexicano Carlos Amorales, es la obra seleccionada para representar a México en la 57ª Muestra Internacional de Arte de la Bienal de Venecia. La obra se exhibirá en  la Sala de Armas de El Arsenal, del 13 de mayo al 22 de noviembre.

Esta Bienal uno de los escaparates más importantes del arte a nivel internacional. Además de que México celebra una década de contar con una pabellón oficial en dicha muestra, que se ha convertido en un referente imprescindible para dar a conocer a los más destacados artistas mexicanos.

Para esta ocasión, un jurado académico seleccionó la pieza de Amorales, en la que el artista introduce al público a un mundo donde la gráfica, la escultura, la música y el cine se conjugan para dar vida y forma a un nuevo modo de ver la realidad y de materializar el pensamiento crítico y las actuales problemáticas del arte contemporáneo.

La vida en los pliegues’ refleja la preocupación del artista por el lenguaje en su encriptación. A partir de diversas plataformas, presenta sus propias indagaciones, retomando el discurso artístico que ha trabajado.

“Es una instalación con distintos niveles de lectura. En este trabajo confluye mi interés por lo textual, la poesía concreta, el lenguaje, la escritura y la música, además de que habrá un performance para darle un sentido escénico y experimental”, dijo en entrevista Carlos Amorales.

Esta pieza “plantea un tema que he desarrollado por muchos años: la escritura, pero ahora con sonido, a través de los instrumentos musicales. Es un proyecto donde sintetizo el aspecto gráfico, textual y cómo suena todo eso. Es una obra con una parte que mezcla lo que ya conozco y domino con otra nueva que es la experimental”, señaló el artista.

“En La vida en los pliegues quiero hablar y reflexionar en torno a la forma en la que percibo al país en una metáfora, como si fuera un cuento tradicional que puede ocurrir en cualquier lugar. La idea partió de imaginar cómo uno encuentra la subsistencia entre las distintas funcionalidades”, finalizó.

La trayectoria de Carlos Amorales lo ha llevado a poner en el centro de su reflexión el lenguaje, la codificación y la música. La vida en los pliegues es producto de una extensa investigación en la que el creador introduce un lenguaje formal que se despliega en una variedad de soportes, para constituir una obra de arte total que crea tensiones, activa el pensamiento y desestabiliza sus parámetros.

Previo

Macron debería haber perdido

Siguiente

Los feminicidios son un problema en todo México: aquí los mapas que lo visibilizan