Las visiones místicas de Yoshi Nakagawa a través de los patrones de la naturaleza

Al contemplar la naturaleza, el ser humano ha encontrado en ella diferentes estímulos que van desde la ensoñación hasta la premonición. El patrón que se forma en la corteza de un árbol, por ejemplo, es el destello de la destrucción o el renacimiento. En una hoja seca podemos ver nuestro futuro. El arte de Yoshi Nakagawa exhibe a través de los patrones de la naturaleza una experiencia vital que sume al espectador en una suerte de abismo.

Como jardinera en Seattle, Washington, la artista vaticinaba el clima observando los patrones de las nubes cada mañana. Esto la hizo concentrar su atención en los detalles y las texturas del mundo natural—por ejemplo, la espiral doble de un cactus o girasol se repite en un huracán—y cosas pequeñas y simples de la vida que  se pueden reflejar en algo tan enorme y catastrófico como el cambio climático. Para ella cada imagen de la naturaleza era una forma de comunicación tan poderosa, algo así como un evento artístico por sí mismo. Esto la inspiró.

Su interés en la agricultura sustentable atrajo su atención a la Permacultura, un sistema de principios de agricultura y diseño social que utilizan patrones observados en ecosistemas naturales. Esto la condujo al deseo de expresar este concepto, Patterning (patrones), a través del arte. Su deseo era exhibir el vínculo de la naturaleza con el arte.

“La técnica que uso involucra repetición constante: imprimir cada placa una y otra vez se vuelve algo para meditar y me lleva al momento presente. Tanto en la naturaleza como en mi estudio, vivo en el aquí y en el ahora”, expresó la artista sobre su trabajo.

En esta exposición—Patterning— , que será inaugurada el próximo miércoles 1 de marzo en Vértigo Galería (Colima 23, colonia Roma, Ciudad de México) Nakagawa ha elegido diseños japoneses que representan sus raíces. En los cuales usó sus formas geométricas favoritas: esferas, círculos, espirales y hexágonos.

En la exposición podemos encontrar los siguientes símbolos: el diseño Seigaiha simboliza olas y Asanoha, la hoja de cáñamo. Por lo tanto, las olas representan el maremoto de 2011 en Tohoku, Japón; y la hoja de cáñamo es el material usado para hacer kimonos. El tinte índigo es comúnmente usado en textiles japoneses,  este color se proyecta en sus monograbados. “Pale Blue Dot” es el título de una hermosa prosa acerca de nuestro planeta escrita por Carl Sagan. Cada pieza  que compone esta exhibición tiene un significado simbólico para expresar el conocimiento que se obtiene de patrones y diseños. Lo cual resulta una metáfora del compartir la experiencia humana para conservar el equilibrio de la naturaleza.

Si desea consultar más información sobre la exposición, viste la página oficial de la galería aquí.

Previo

Estas son las mejores clavadas de la NBA

Siguiente

La NASA encuentra en México microbios con 60 mil años de vida