FGR acusa de narcotráfico a doctora que compró fentanilo para ayudar a sus pacientes

El 4 de mayo pasado la doctora Marisa Brito fue imputada por la Fiscalía General de la República (FGR) por el delito de compra de narcóticos al haber adquirido seis ampolletas de fentanilo a través de Internet a un proveedor que le recomendaron unos colegas.

La médico forma parte del equipo que trabaja en el Hospital General Municipal de Iguala, Guerrero, donde atendió durante gran parte de la pandemia a los pacientes que llegaban con síntomas de un contagio de coronavirus.

Para calmar los dolores, Brito utilizaba ampolletas de fentanyl o fentanilo, pues está dentro de la ley que puede prescribirlos dada su profesión, además de cumplir con todos los requisitos.

El Fentanilo es un opioide más fuerte que la morfina, es utilizado para procedimientos quirúrgicos, intubaciones o para mitigar el dolor, pero también se usa ilegalmente para hacer metanfetaminas.

En entrevista con Radio Fórmula, la cirujana anestesióloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reveló que se vio obligada a adquirir por internet varios anestésicos, tales como fentanilo, para utilizar en operaciones quirúrgicas ante el desabasto de medicamentos en Iguala, Guerrero.


“Desgraciadamente, en la segunda oleada, vivimos una escasez, un desabasto completo de anestésicos… Hubo muchos procedimientos que tuvieron que ser parados”, apuntó la profesionista.

“Es lamentable que después de haber pasado una pandemia entonces que ahora de buenas a primeras la quieran meter a la cárcel, no se me hace justo.” (Glorisel Hernández, médico urgencióloga)

En ese grupo, una persona le señaló que sí tenía los anestésicos y le solicitó un pedido, por el que pagó 8 mil 400 pesos. Los productos llegarían por Estafeta desde Guasave, Sinaloa, pero fueron retenidos en San Luis Potosí.

Doctora compró fentanilo por escasez de medicamentos; ahora la acusan de narcotráfico
Fuente: Reporte Indigo

“Yo hice esa compra de buena fe, para ayudar a mis pacientes, para ayudar a quitarles el dolor al momento en que son sometidos a una operación… El paquete es retenido por San Luis Potosí y desgraciadamente ahora me quieren vincular a un hecho terrible, a un delito que es el narcotráfico”, narró la médica.

La médica declaró estar preocupada. Refirió que ella lleva 16 años ejerciendo la medicina, por lo que es injusto que la señalen por un delito contra la salud cuando ella sólo pretendía mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

_____

_____

Los anestesiólogos del país también están preocupados por la persecución a la doctora Brito, pues el uso del fentanilo es para ellos una herramienta de trabajo.
Los médicos explican que ante la escasez que hubo a causa de la pandemia fue común que los especialistas la adquirieran en línea. El medicamento fue utilizado en los pacientes de covid-19 para evitar que sintieran dolor al intubarlos cuando no podían respirar por sí mismos. Durante la pandemia, la doctora Brito ha intubado a pacientes contagiados de covid-19 en el Hospital General Municipal.
Actualmente la doctora Brito goza de libertad, pero en la audiencia del próximo 22 de junio un juez determinará si es vinculada a proceso. Si se determina que hay delito será encarcelada y podría tener que cumplir una pena de 10 a 25 años. “Ahorita estoy desconcertada, estoy triste por la situación que estoy viviendo”, dice Brito antes de tener que entrar al Hospital General para seguir anestesiando a pacientes que lo necesiten.

A principios de marzo recibió la primera visita de agentes de la Fiscalía General de Guerrero, a quienes les mostró su cédula profesional para comprobar que se dedica a la medicina. Sin embargo, el 11 de mayo le enviaron un oficio donde aparece como imputada y le exigieron presentarse a una primera audiencia el 20 de mayo.

“Para nosotros es algo de uso diario, sí estoy muy sorprendida y nos podemos ver afectados incluso todos, no nada más ella.” (Ana Florencia Ortiz, anestesióloga)

La médica entregó como pruebas distintas constancias y cartas de recomendación de la comunidad médica, donde comprueba que la compra de los opioides era para uso médico exclusivamente. La audiencia para determinar la situación jurídica de la doctora Marisa Brito se llevará a cabo el próximo 22 de junio.

“Estoy desconcertada porque al final mi objetivo era ayudar, mi objetivo era para el trabajo, mi objetivo era medicamentos que yo tengo que aplicar… lo que menos queremos sentir es dolor y este es un tipo de opioide… que ocupamos nosotros los anestesiólogos”, manifestó.

Qué es el Fentanilo

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, se trata de un opioide sintético con efectos similares a la morfina, pero hasta 100 veces más potente que la misma. Por lo general, explican, se receta a pacientes con dolores intensos, especialmente después de una operación quirúrgica. También puede ser suministrado a pacientes con dolor crónico o aquellos que presentan tolerancia física a otros opioides.

Su método de administración bajo vigilancia médica es en forma inyectable, en forma de un parche que se coloca sobre la piel o en forma de pastillas que el paciente disuelve en la boca. Lamentablemente, el fentanilo también es una sustancia que se consume o se distribuye de manera ilegal, con el objetivo de crear metanfetaminas o por sí sola, y es un negocio en crecimiento entre los cárteles mexicanos.

Decomiso pastillas de fentanilo valle alto (Foto: FGR)
Decomiso pastillas de fentanilo valle alto (Foto: FGR) | Fuente: Infobae

Este fentanilo sintético se vende ilegalmente en forma de polvo, vertido en gotas sobre papel secante, en envases de gotas para los ojos o rociadores nasales o en pastillas. Además, es probable que encuentras en el marcado ilegal otras combinaciones o mezclas con la heroína, cocaína o MDMA, pues una pequeña cantidad podría causarte grandes efectos.

Gracias a estas adicciones es que en los Estados Unidos se considera parte importante del 59.8 % de las muertes relacionadas con opioides, y con las muertes por sobredosis desde 2017. Una sobredosis de fentanilo podría causar que se detenga tu respiración y por lo tanto sufrirías una hipoxia, pues el oxigeno no llegaría a tu cerebro; probablemente terminarías en coma y causarías daños al cerebro.

En pacientes recetados médicamente o no, podría también tener efectos como la felicidad extrema, náuseas, estreñimiento, sedación, confusión, pérdida del conocimiento, entre otras.

Con información de Milenio, Reporte Indigo e Infobae


Vídeo Recomendado



Previo

A propósito del PES: No existen los Community Managers

Siguiente

El escuadrón 421 del EZLN llega a España: Fueron 50 días de viaje sobre "La Montaña"

Sin comentarios

Deja un comentario