Un muro ciudadano impide la deportación de refugiados en Escocia

“Estos son nuestros vecinos, dejenlos ir”, gritaban decenas de personas mientras rodeaban un furgón de la Agencia de Fronteras de Reino Unido en cuyo interior se encontraban al menos dos ciudadanos afganos, solicitantes de asilo, que habían sido detenidos para su deportación. La acción de desobediencia pacífica acabó con su puesta en libertad y la euforia colectiva que invitaba a los agentes a retirarse. “Policías, se van a casa”, exclamaban al ver que las puertas del furgón se abrían para que los vecinos detenidos se quedaran en el barrio.

Los hechos ocurrieron durante la jornada de este jueves 13 de mayo en el barrio de Pollokshields, de fuerte presencia migrante, al sur de Glasgow. Poco antes de las 10 se producían las detenciones, pero el procedimiento se vio rápidamente desbordado ante la presencia de vecinas y vecinos que se acercaban a exigir su liberación. Los agentes de migración necesitaron recurrir a la policía escocesa para que prestara apoyo, pero nada pudo con la presión popular: la protesta pacífica se mantuvo durante siete horas, hasta que los uniformados se vieron obligados a liberar a las personas detenidas.

En su cuenta de twitter la policía escocesa relataba la cronología de hechos y dejaba claro que no estaban colaborando con el procedimiento de expulsión. “La llamada fue realizada por el Servicio de Control de Inmigración del Reino Unido después de que un grupo de manifestantes se reuniera en la dirección a la que asistía personal de UKIE. Hay agentes en el lugar para vigilar la protesta y garantizar la seguridad pública”, aclaraban.

La acción ciudadana continuada en forma de muralla humana que impidiera la expulsión de los vecinos rápidamente fue ganando adeptos y en un momento llegaron a ser más de doscientas las personas concentradas que rodeaban el operativo de las fuerzas de seguridad.

“Me enorgullece representar a un electorado y liderar un país que da la bienvenida y muestra su apoyo a los solicitantes de asilo y refugiados”.- Nicola Sturgeon.

Algunas con megáfonos, otras con tambores, cada una elegía la forma de protestar y alzar su voz contra una decisión que consideraban injusta. “Eran afganos que habían huido de las bombas británicas y estadounidenses”, manifestaba el director de la Fundación Afgana de Derechos Humanos, Mohammad Asif.

Titulares de los periódicos locales.

A media tarde la policía escocesa publicaba el siguiente comunicado: “Con el fin de proteger la seguridad, la salud pública y el bienestar de todas las personas involucradas en la detención y posterior protesta en Kemure Street, Pollokshields, hoy, el superintendente en jefe, Mark Sutherland, tras una adecuada evaluación de riesgos ha tomado la decisión operativa de liberar al hombre detenido por agentes de inmigración del Reino Unido para regresar a su comunidad. Para facilitar esto de manera rápida y efectiva, la policía escocesa está pidiendo a los miembros del público que se dispersen de la calle lo más posible. Por favor, tengan cuidado al salir del área y sigan las indicaciones de los oficiales en la calle”.

La decisión fue elogiada por el propio secretario de Justicia de Escocia, Humza Yousaf, quien además cuestionó con dureza la actuación del Ministerio de Interior británico. “Déjenme ser claro, el entorno hostil creado por el gobierno del Reino Unido no es bienvenida aquí”, aseguraba en video difundido en sus redes sociales.

_____

_____

La situación creada ante la acción popular tampoco pasó inadvertida para la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, que el día anterior había visitado junto a Yousaf la mezquita más grande de Escocia para felicitar a la comunidad musulmana por la festividad del Eid Mubarak y pedirles cuidado durante las celebraciones, ante la amenaza latente de la Covid. “Estoy profundamente preocupada por esta acción del Ministerio de Interior, especialmente hoy en el corazón de una comunidad que celebra el Eid. Mi oficina está haciendo consultas urgentes y está lista para ofrecer la asistencia necesaria a los detenidos”, aseguraba.

A última hora de la tarde, en un hilo de twitter Sturgeon explicaba que los hechos se habían producido por responsabilidad del Ministerio de Interior británico, poniendo “en una posición odiosa” a la policía escocesa: “no ayudan en la expulsión de los solicitantes de asilo, pero tienen el deber de proteger la seguridad pública. Actúan independientemente de los ministros, pero apoyo esta decisión”, aseguraba, respaldando la liberación de los detenidos.

A la misma hora de los hechos, en el parlamento escocés,  la jura de asunción de las autoridades recientemente electas se hacía en árabe, francés canadiense, dórico, inglés, alemán, galeico, orcadiano, punjabi, escocés, uru, galés, gaélico, shona zimbabuense y en lengua de señas. Las portadas de los periódicos de este viernes en Escocia destacaban la acción ciudadana que había impedido la deportación de los solicitantes de asilo.

Con información de El Salto Diario


Vídeo Recomendado



Previo

Asesinan a candidato de Movimiento Ciudadano en Cajeme

Siguiente

Hermano de candidata de RSP golpea a su expareja en Tlaxcala; ella ahora tiene amenaza de aborto

Sin comentarios

Deja un comentario