Letras que muestran tormentos


Escucha nuestro podcast



“Se Inyectan Asteroides” es una columna de Emmanuel Medina @emmanuelmedina

**

El otoño llegó con su carga de hojas sueltas y su estela de añoranzas de que nos metimos en casa en marzo y abrimos la ventana y es finales de septiembre y el SARs-COV-2 sigue ahí.

Un 2020 cargado de augurios y malas señales que no parecen mejorar y que solo buenos libros, para quienes las letras consuelan como no lo hacen ni las conferencias mañaneras o las series, venidas a menos, de Netflix, logran alegrar.


Pero hay letras que muerden, como se dice en el argot de los libreros, y estas tres recomendaciones despiertan bajas pasiones y desvelan la rabia que se gestan en las diferencias entre géneros literarios y humanos.

¿Bisexual?, ¿mujer sumisa?, ¿mestizo?, ¿femme fatale?, ¿traidora?: etiquetas que atraviesan estas narraciones para recordarnos que, en este último tramo del año, en esencia, todos somos “prisioneros” de nuestros miedos, si cabe una etiqueta general, y que las letras nos abren las cadenas, para quien encuentra en la narrativa, senderos de escapismo.

 

El infierno son los otros.

 Considerada una obra maestra al nivel del ‘Guernica’ de Picasso en el epílogo de esta edición, escrito por el reputado dramaturgo norteamericano Tennessee Williams, la segunda novela de Carson McCullers es una pequeña pieza de horror cotidiano, de pulsiones humanas llevadas al extremo y de la naturaleza retorcida que nace en los seres más ‘normales’.

‘Reflejos en un Ojo Dorado’ sucede entre cinco seres ‘encerrados’ en un suburbio de oficiales del ejército norteamericano: adulterio y homosexualidad escondida son el pivote que desatan la tragedia que envuelve está historia incómoda y esencial en el catálogo de una de las escritoras norteamericanas más celebradas del siglo pasado. Una digna compañera de Faulkner en eso que el mismo Tennessee llama ‘el gótico americano’, donde no existen más monstruos que seres humanos y donde no hay Dráculas o Franksteins: solo la realidad de seres hundidos en su miseria.

_____

_____

No es poca cosa.

 

“Reflejos en un Ojo Dorado”

Carson McCullers

Editado en Seix Barral

 

La mujer más peligrosa

Ganadora del Premio Plutarch a la mejor biografía del 2019 por este libro, la escritora inglesa Sonia Purnell nos sumerge en una historia real que parece sacada de las películas de cine “noir” o las vertiginosa historias de guerra más emocionantes.

El sendero de esta poderosa narración nos lleva tras los pasos de Virginia Hall, una socialité de Baltimore que se abrió paso en el Servicio de Operaciones Especiales, la organización de espías creada por Winston Churchill, y que llegó a ser calificada, por las fuerzas oscuras de la Gestapo, como alguien muy peligroso para sus planes de apoderarse del mundo.

“De todos los espías aliados, esa mujer es la más peligrosa. Debemos encontrarla y acabar con ella”, se leyó en un despacho enviado a todas las sedes alemanas, en 1942.

Basada en una intensa investigación, Purnell, que ha escrito reportajes reconocidos para The Economist y The Sunday Times, ha reconstruido, en la vertiginosa de esta espía con una pierna de palo, una historia asombrosa e inspiradora de heroísmo, resistencia y triunfo personal sobre la adversidad que no tarda en convertirse en serie de Netflix.

 

“Una Mujer sin Importancia”

Sonia Purnell

Editado en Planeta

 

Mitos de una grecia alterna

Margaret Atwood es la gran escritora de narrativa feminista de los últimos 30 años.

Quizás más.

Con “El Cuento de la Criada” y su secuela, “Los Testamentos”, separadas ambas novelas por casi tres décadas, ha creado una narrativa donde la mujer es llevada a extremos de vejación en una sociedad distópica, pero nada alejada de la realidad, según nos revelan los noticieros todas las noches.

En su novela breve, “Penélope y las Criadas”, la escritora canadiense recrea, de manera sarcástica y subversiva, el mito de la fiel esposa de Odiseo y la muerte de sus 12 criadas, al regreso del gran aventurero griego, para retomar, en la mezcla de fábula mitológica, obra griega, juicio mediático y vodevil, nuevamente la humillación de estar a la sombra de un “gran” hombre y sus decisiones arbitrarias, todo en la recreación de un leyenda de la literatura universal, transportada a la modernidad.

Una pequeña obra de arte que se puede leer como un epilogo a sus narraciones donde las criadas son humilladas hasta niveles intolerables: aquí, ellas,, quizás, encuentran su venganza, atormentado a los Odiseos del mundo de ayer y hoy.

 

“Penélope y las Doce Criadas”

Margaret Atwood

Editado en Salamandra

 


Vídeo Recomendado



Previo

Ciencia y tecnología artesanal: Un ejemplo de pesca responsable en Colombia.

Siguiente

Estás en la historia más nueva

Sin comentarios

Deja un comentario