Conoce a Natalia Mendoza, ganadora del Premio Bellas Artes de Ensayo Literario José Revueltas 2020

La obra El extravío de los signos. Tres ensayos sobre duelo y porvenir le ha valido el Premio Bellas Artes de Ensayo 2020 a la mexicana Natalia Mendoza, originaria de Sonora.

El jurado estuvo integrado por Francesca Gargallo, Marcela del Palacio Rossetti y Jesús Ramírez Bermúdez, decidiendo por unanimidad. Dice el acta de deliberación: “nos pareció una obra de actualidad apremiante, que apunta a una conciencia histórica para sostener la acción colectiva. Esto nos permite buscar una reconstrucción social tomando en cuenta también el fenómeno de la búsqueda de desaparecidos y el arrepentimiento de los sicarios”.

n esta ocasión, la convocatoria para el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario José Revueltas 2020 se enmarcó en la campaña “Contigo en la distancia”. El documento señala que se trata de un ensayo que analiza la contemporaneidad mexicana y latinoamericana, y lo realiza con rigor crítico sin incurrir en esquematismos. “Una de sus virtudes es el diálogo con mujeres escritoras y pensadoras, además de las activistas rastreadoras”, expone.

En el acta, emitida tras el fallo, se añade que “con riqueza en el plano formal”, el ensayo vincula la tradición clásica de la tragedia según el mito de Antígona con los discursos contemporáneos en torno a la violencia, la política social y el duelo.

El Premio Bellas Artes de Ensayo Literario José Revueltas 2020 consiste en un diploma y la cantidad de 300 mil pesos. La ceremonia de premiación se realizará el 23 de octubre en la ciudad de Durango, Durango, si las condiciones sanitarias lo permiten.

_____

_____

Fanática de la literatura fantástica

En entrevista con el INBA, Natalia Mendoza señala que este premio es “sumamente significativo” para ella, ya que José Revueltas siempre fue una figura entrañable, “una especie de tío”. “Mi padre fue muy cercano a ‘Pepe’, y cuando era niña me hablaba de él; de las veces que vino a Sonora a encontrarse con el movimiento estudiantil, sobre las visitas que le hacían en Lecumberri, las cosas que Revueltas contaba de su propia infancia y su relación con Durango, sobre su ruptura con el estalinismo, su claridad política y convicción revolucionaria”.

La ganadora del premio compartió que sus primeros acercamientos “potenciales” con el lenguaje fue a través de cuentos y relatos orales, pues desde los nueve o 10 años comenzó a leer a JRR Tolkien y todo el canon fantástico, luego la mitología griega y las sagas medievales: “Mi convicción de niña era que esos mundos y seres mitológicos eran reales, en alguna parte, y de alguna manera estudiar antropología me lo ha confirmado”.

 


Vídeo Recomendado



Previo

Letras que muestran tormentos

Siguiente

Una disculpa no es un acto de justicia: La respuesta de Las Abejas de Acteal a Encinas

Sin comentarios

Deja un comentario