Deconstruyendo Mitos: 3 recomendaciones literarias


Escucha nuestro podcast



Se inyectan Asteroides, una columna de Emmanuel Medina


En el mes patrio mexicano, con un virus que nos mantiene en vilo desde inicios de año, y con una economía que se mantiene pegada con el diurex más barato de la papelería, ¿quién quiere sacralizar humanos, cuando sabemos que somos más frágiles que ollitas de Tonalá, Jalisco, México?

En las letras que propongo esta semana, los héroes se vuelven tan comunes como un billete de veinte pesos y las biografías son tan ásperas que duele saber que los salvadores de la humanidad sólo existen en las películas de Marvel o en las series “B” de Netflix: en realidad, la literatura nos regala un gran espejo para entendernos como personajes de una novela, en continuo avalancha, en donde la verdadera trascendencia es sobrevivir con algo de decoro y, al final, ser recordados por quienes nos amaron con un sonrisa y una buena anécdota.


Estos tres libros van justo de eso.


El Caballero de la Triste Figura, versión 2019.

Salman Rushdie, reconocido escritor de raíces indias, pero criado en la cosmopolita Inglaterra, no deja de agarrar los mitos a hachazos y hacer que su literatura sea una exclamación poderosa de rebeldía y confrontación: muchas décadas de su vida ha vivido bajo la perenne amenaza de una venganza del Islam por su novela “Los Versos Satánicos”, y ahora está más que dispuesto a hacer rabiar a más de un furibundo hispanista al reconstruir, en una modernidad compleja y estadounidense, la figura de El Hombre de la Mancha.

En su novela “Quijote”, el símbolo de la literatura hispana es transmutado en (otro) anciano (delirante) de nombre Ismail, triste ejecutivo de ventas, que enamorado de una estrella de televisión, como moderna Dulcinea, inicia un viaje con un particular “Sancho” en busca de que lo ame, en una país, Estados Unidos, donde el lema “Todo Puede Pasar” es una promesa engañosa.

La fábula de Rushdie se deja leer de forma veloz y entretenida y esconde un par de ases bajo la manga que hará que el lector sienta deseos de escapar y jugarse la honra y la comodidad porque la vida es una: sutil y refrescante, como el viento pueda mover los molinos de viento que nos detengan el paso.
“Quijote”

De Salman Rushdie, editado en Seix Barral

_____

_____


(Casi) Todo sobre Woody

Mordaz.
Una sola palabra basta para describir, a bote pronto, las memorias que escribe el cineasta (que él mismo se define como escritor, antes que todo) que más ama Nueva York y que se propone, como un largo stand-up, narrar su vida y obra como una rara parodia de sí, donde él mismo es objeto de cómico escrutinio y ácida visión para asegurar que, quien escribe e interpela al lector, es un gran impostor que ha hecho creer a todos que es un genio del cine moderno estadounidense.

Con un texto que ha estado, desde antes de publicarse, en el ojo del huracán porque ha sido acusado de las excusas de un “pedófilo y depravado”, Woody Allen no teme tocar el tema que más lo reconoce, en una larga disertación sobre por qué casarse con la hija de la actriz que fue su musa en una docena de cintas no es motivo de linchamiento y, lejos de ser una perorata aburrida o autoexculpatoria, se inserta en este entretenido monólogo sobre el amor y sus contradicciones; sobre los juicios mediáticos y sus perversiones.

La visión, pues, de un tipo que ha sabido mostrar las pasiones humanas a base de risas y celuloide y que, por encima de todo, sabe que la vida es un gran espectáculo donde siempre hay carcajadas y abucheos, preparados, para cada ser humano que habitamos este planeta.

“A Propósito de Nada”
De Woody Allen, editado en Alianza Editorial


Desmitificando el futuro.

Pocos autores mexicanos se atreven con la ciencia ficción.

Y mucho menos a aquella que mira de frente a Phillip K. Dick, maestro de la metafísica literaria, convertida en futuros o vidas paralelas, posibles o, mejor aún, imposibles.

Yuri Herrera, originario de Actopan, México, se estrena de manera brillante en este género con su colección de cuentos “Diez Planetas”: con sutileza de lenguaje mexicano, se adentra en la expiración de mundos donde lo mismo una bacteria toma conciencia en el intestino grueso o un ser interplanetario llamado Zorg escribe su versión del libro más leído en lengua española. Claro, El Quijote.

Por cierto, los humanos, en estos brillantes relatos son apenas supervivientes de una tierra  que reconocieron como plana o son “esclavizados” por alienígenas que los quieren aparear con lo más parecido que han cazado en sus viajes interplanetarios: un orangután.

Como prólogo, Herrera construye una narración donde el libro mismo es un objeto que tiene instrucciones, exclusiones y ofrece la manera de escapar de él, sólo oprimiendo la tecla AQUI.
Un gozo delirante.

“Diez Planetas”
De Yuri Herrera, editado en Periférica.


Vídeo Recomendado



Previo

Covid-19: La vacuna rusa llegará a México en noviembre

Siguiente

Estás en la historia más nueva

Sin comentarios

Deja un comentario