¿Qué pasa con el amparo contra el Tren Maya?


Escucha nuestro podcast



El día de ayer un juez federal concedió una suspensión definitiva a las obras del Tramo 1 del Tren Maya, la cual fue tramitada por comunidades indígenas afectadas de  Palenque, Salto de Agua y Ocosingo.

Horas después, reportes han indicado que la suspensión sería hasta que termine la pandemia. No es para siempre, pero tampoco pronto.


Leemos más sobre el amparo en Forbes:

Las comunidades indígenas demandaron el amparo para frenar las obras del Tren Maya al impugnar el decreto presidencial que dio luz verde a la construcción del proyecto a pesar de la contingencia sanitaria causada por la epidemia de Covid-19.

Esta situación fue el eje de la demanda y en ese sentido, la jueza le dio la razón a los habitantes, pues consideró que los trabajados de la obra podrían ocasionar contagios de la enfermedad. La agrupación señaló que la suspensión definitiva tiene efectos contra cualquier obra nueva, salvo las relacionadas al mantenimiento de las vías, hasta en tanto el juicio no sea resuelto de manera definitiva.

En la mañanera del miércoles 24, el presidente López Obrador indicó que realizará su obligación de aceptar la ley pero que “ve tintes políticos” en el amparo.  ¿Por qué afirma eso? Argumenta que al ser promovido con apoyo de organizaciones de la sociedad civil y no enteramente por habitantes de la zona, no deja de ser legítimos pero que observa otros intereses.

Hay que recordar que en el espíritu de aquel meme de septuagenarios contra el futuro, el Tren Maya no usará energía eléctrica sino Diesel y que el quinto tramo del proyecto tiene el interés del fondo de inversión BlackRock, uno de los más importantes del mundo. ¿Primero los pobres?

_____

_____

BONUS: El etnocidio

Un dato más que acaba de ser nota lo trae Sin Embargo:

Después de que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Tren Maya incluyera la frase: “El etnocidio puede tener un giro positivo”, autoridades aseguraron que se trata de un error de redacción y señalaron que es una frase desafortunada.

“El etnocidio puede ser económico o cultural. Económico cuando se hace en nombre del desarrollo y cultural cuando se pretende desaparecer a las minorías étnicas para dar lugar al Estado Nación. Se destruye en nombre de la unidad nacional, el progreso y el desarrollo”, dice el documento público.


Vídeo Recomendado



Previo

Mujer logra pedir ayuda a una amiga mediante señal de auxilio por violencia intrafamiliar

Siguiente

Vienen elecciones: normalicemos el fact-checking (y que no se vaya)

Sin comentarios

Deja un comentario